|Sábado, septiembre 20, 2014

Francisco Gattorno sus Escándalos, Amores, Secretos y Debilidades  

El cubano, que ha sido galán de muchas novelas y películas en la ficción, también ha sido protagonista de tremendos escándalos en la vida real en México, y ahora está en Colombia.

El protagonista de la nueva novela Amantes del desierto, que se graba en Bogotá, ha sido titular de muchas noticias escandalosas en México. Aquí, Tv y novelas hace una recopilación de lo que ha publicado nuestra revista madre, además de lo que ha reseñado la revista Cristina con unas declaraciones concedidas a la directora de esta publicación en Colombia hace varios años.

Ahora está enamorado de su esposa Belmaris y aseguran que también enloquecido con sus dos pequeñas hijas, Isabella y Carolina Alicia. «En México me han pasado cosas lindas, pero también cosas feas, de las cuales no me gusta hablar…», dijo en una ocasión. ¿Pero qué fue lo que le sucedió? Aquí están algunos detalles de su vida.

HOJA DE VIDA

NOMBRE COMPLETO: Francisco Alejandro Gattorno Sánchez.
FECHA DE NACIMIENTO: 12 de octubre de 1964.
LUGAR: Santa Clara, Villa Elena, Cuba.
ESTATURA: 1.84 m.
PESO: 79 Kg.
COLOR DE OJOS: café claro.
COLOR DE PELO: negro.
ESTUDIOS: licenciado en artes escénicas, postgrado en actuación, y estudios de dicción y actuación.
TOTAL DE NOVELAS: nueve.
TOTAL DE PELÍCULAS: 18.
DEPORTE FAVORITO: el béisbol.
ÍDOLO: su padre, Francisco Gattorno.
AMOR PLATÓNICO: Nastassia Kinski.
IDIOMAS: inglés, alemán, francés e italiano.
ADMIRA DE UNA MUJER: su fragilidad y su inteligencia.

POR INFIEL

Llegó a México en 1993 luego de haber protagonizado la famosa película Fresa y chocolate. Pese a sus antecedentes, empezó como modelo de Giorgio Armani y hasta posó desnudo para Tv y novelas México. Cuando había decidido regresar a su natal Cuba, lo llamó Florinda Meza para protagonizar la conocida novela La dueña. De ahí en adelante se ganó el puesto de galán en varias novelas de Televisa: Cañaveral de pasiones, Tú y yo, Laberintos de pasión y Preciosa. Hasta ahí todo iba de maravilla, pues además tenía una bonita relación con Cynthia Klitbo, una de las actrices más queridas en ese país. Pero su natural coquetería le ganó una fama de mujeriego, lo que desencadenó una serie de escándalos.

El primero de ellos fue cuando sostuvo una relación con Flor Núñez, quien lo demandó por abuso de confianza y robo de joyas. También declaró que la golpeaba. «Con Flor tuvimos una relación bonita hasta que se convirtió en una relación enfermiza y fea, con celos y peleas. Por eso terminó. Pero jamás hubo robo… Ella me puso una demanda, me llevó a juicio y lo perdió por falta de pruebas…», sostuvo para la revista Cristina.

POR LA NACIONALIDAD

Después surgió el rumor de que el actor se había casado con Cynthia simplemente para lograr la nacionalidad mexicana, pero ambos lo desmintieron. Poco después, la mala fortuna se atravesó en su camino el día en que Gattorno salió de una fiesta rumbo a las playas de Acapulco, acompañado de una amiga bailarina llamada Marilyn Rosado López, y se accidentaron en la carretera, con el infortunio de que ella perdió la vida. Él siempre negó que iba conduciendo el auto, aunque muchos testigos aseguraron lo contrario. Algunos medios lo tildaron de asesino, pero Cynthia confió en él y lo respaldó. Meses después, cuando el matrimonio se terminó, ella declaró que ya estaba cansada de mantener el hogar y de soportarle sus infidelidades. En la revista Cristina el actor lo aceptó: «Sí lo fui, pero ahorita no lo soy. La verdad, no me da ni frío ni calor que piensen que soy infiel». Y para completar, al poco tiempo apareció embarazada Belmaris Suaza, su actual pareja, una bailarina cubana que hizo parte del programa Picardía mexicana.

Hoy, después de un año y de que la tormenta pasó, está feliz con sus hijas y muy enamorado. «De Belmaris me enamoró su sencillez, sus pies bien puestos en la tierra. A mí me gusta la mujer que sea terrícola, que no sea nada tonta, que sea seria y muy apasionada», declaró a Cristina.

En la entrevista que concedió a la directora de Tv y novelas, Gattorno se mostró amable, coqueto, pícaro, alegre, muy convencido de lo que es, de lo que tiene y de su indudable atractivo masculino. Como buen cubano, presume de sus estudios, su cultura e inteligencia; procura mostrarse erudito y asegura que no es frívolo. Pero hay que verle sus ojos y su sonrisa maliciosa para darse cuenta de que disfruta la fama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*