HISTORIA DE LOS HUMEDALES

La Dieta Muisca y los Humedales

 

 

Olla de barro muisca

 

En la ronda de lagos y humedales los muiscas realizaban actividades relacionadas con la preservación del medio ambiente, pues plantaban árboles para el control de las inundaciones y el mantenimiento de los caudales. Dentro de las especies que utilizaban se encontraban los alisos, arbolocos, borracheros blancos y arrayanes entre otros. Dichas acciones revertían en su beneficio, pues con ello aseguraban la preservación de lagos, ríos y humedales, manteniendo su biodiversidad, "en ese entonces llegaban las garza de Casanare, que venían a desovar entre los juncales".8 Es importante aclarar que hoy, aunque los humedales han reducido su área de ocupación y la contaminación de sus aguas es la elevada, muchas aves al igual que las garzas, siguen viniendo a desovar entre sus juncales.

 

 

El agua de ríos, lagos y humedales no sólo sustentaba gran parte de la mitología muisca, sino que regaba los cultivos y le proporcionaba caza y pesca a los nativos. El registro arqueológico de la fauna cazada en tiempos prehispánicos indica que el venado de mayor tamaño era una de las especies más consumidas, al igual que el curí, probablemente domesticado. Otras especies reportadas son el venado pequeño, el conejo, la comadreja, además de varias clases de caracoles, y en menor proporción peces y aves.9

 

 

La Fundación de Santafé


En 1538 los españoles fundaron la ciudad de Santafé, y en 1919,
 la República de Colombia le cambió el nombre a su capital llamándola Bogotá

 

 

 

 

La ciudad de Santafé fue fundada el 6 de agosto de 1538 cerca al lugar de recreo del Zipa, un sitio muy agradable llamado por los muiscas Teusaquillo. La ciudad fue trazada a partir de la actual Plaza de Bolívar, pues el lugar ofrecía muchas ventajas para la instalación del caserío inicial, ya que gozaba de quebradas y arroyos de aguas cristalinas que descendían de las cuencas formadas por los cerros orientales. Además el terreno no presentaba inundaciones durante la temporada de lluvia, pues el exceso de agua era, como ya se mencionó, recogido y almacenado naturalmente por lagos y humedales.

 

Santafé se consolidó como cabeza del Nuevo Reino de Granada y sus pobladores hallaron, como más tarde lo diría Fray Pedro Simón, "las comodidades que deben tener una ciudad cuerdamente poblada". Los cronistas de la época mencionan la existencia de "ríos que pasan cerca" o "manantiales de buenas aguas que nacen dentro de muchas casas".10

 

Para el trazado de la ciudad se usó la tradicional cuadra española de cien varas11 de lado. Las travesías o calles actuales se alinearon en sentido de la mayor pendiente, es decir hacia el occidente, permitiendo un buen drenaje de las aguas lluvias. Por su parte las calles principales (Carreras) se guían el eje norte sur desaguaban en los ríos que bordeaban la ciudad: El San Francisco y El San Agustín, que luego de vertir sus caudales en los grandes lagos y humedales del occidente de la región, desembocaban en el río Bogotá.12

 

Los habitantes se abastecían del agua de la mana13 o de la quebrada, laguna o río más cercano, llevando el líquido en múcuras, el cántaro muisca por excelencia, cuyo uso subsistió hasta bien entrado el siglo XX.14

 

La Contaminación de las Quebradas

 


Calle típica de Santafé en donde se observa el caño público

 

Calle empedrada y caño público desembocado en una quebrada

El sistema domiciliario de desagüe en Santafé era tan primitivo como el de suministro de agua potable. La mayoría de las viviendas no contaban con ningún dispositivo sanitario y simplemente, se arrojaban las aguas servidas y las basuras al caño público, que cora por el centro de las calles a cielo abierto. Las aguas y las basuras que se acumulaban en las épocas de verano daban a la ciudad un aspecto repugnante, y sólo después de fuertes aguaceros las calles recobraban algo de limpieza. Los arroyos utilizados como único sistema de desagüe y basurero, desembocaban en los ríos que bordeaban la ciudad, y sus caudales transportaban los desechos a lagunas y humedales, y por último al río Bogotá.

 

De otro lado, cuando los españoles observaron que los indios de la Sabana de Bogotá y sus alrededores practicaban rituales religiosos cerca de lagos y humedales, consideraron que los ritmos al agua se dirigían en realidad al "diablo". En consecuencia, crearon todo un sistema para eliminar las creencias ancestrales de los muiscas, cambiando el concepto indígena del ciudadano del agua por su desprecio y abandono, lo que contribuyó con la generación de los altos niveles de contaminación que surgieron en la época de la Colonia, cuando se vertía, sin la menor consideración, todo tipo de desechos a las fuentes de agua.

 

La Colonia (1580-1810)

 

Primera pila pública de Santafé, construida en 1584 en el lugar que hoy ocupa el monumento al Libertador en la Plaza de Bolívar, conocida durante la Colonia como plaza principal.

 

Para 1580 la población santafereña suplía sus necesidades de agua sirviéndose de los ríos San Agustín, San Francisco, Salitre, Fucha y Tunjuelo, sin embargo, las aguas residuales producidas por la ciudad se revertían a los mismos ríos mediante caños o zanjas improvisadas, contaminando el agua que consumían.

 

A finales del siglo XVI y con el fin de mejorar el servicio de agua potable de Santafé se construyó el primer acueducto. Consistía en una acequia a cielo abierto, revestida por lajas de piedra, ladrillo y cal, que se alimentaba del río San Agustín y atravesaba una densa de arbustos sembrados por los indígenas.15 Su función era conducir el agua que descendía de los cerros hasta algunos establecimientos públicos, para luego alimentar la pila pública de la plaza principal.

 

Desde la época de la Colonia Santafé surgió como el principal punto de concentración humana del Nuevo Reino de Granada. LA ciudad estaba influenciada por las huestes militares. Su jerarquía era la base de la organización y distribución del poder, siendo las cabezas militares las privilegiadas al momento de repartos de encomiendas, tierras y honores. De igual forma, los militares dominaban el poder político del Cabildo, que para la sociedad colonial fue el principal motor del desarrollo urbano.16

 

Durante la Colonia se consolidaron las principales institucionales, y Santafé se convirtió en una ciudad burocrática y eclesiástica que albergó a letrados, clérigos, frailes y jueces, quienes con base en la Legislación de Indias, determinaron la composición, estructura e interrelaciones sociales del territorio.

 

 


8 Misión Siglo XXI. El futuro de la capital. Un estudio de prospectiva urbana. Medio ambiente. Vol 1. Ed. Bogotá D.C, 1991, P. 29.
9 Peña León, Germán Alberto. Exploraciones arqueológicas. Fundación de Investigaciones Arqueológicas Nacionales, Banco de la República. Bogotá, 1991. P. 14 (Correal y Van Der Hammen, 1977; Cardale, 1981; Correal y Pinto, 1983; Ardila, 1984; Castillo, 1984)
10 Weisner, Francisco. Aguas para Bogotá. P. 239
11 Cien varas: Ochenta metros.
12 Aparecio Morato, Alberto. Universidad Nacional de Colombia, Bogotá, 1975. P. 34
13 Mana: Manatial.
14 Weisner, Francisco. Op. Cit. O. 239
15 EAAB.El acueducto colonial, la diosa del agua y la tubería de hierro, desde antes de 1538 hasta 1887, P. 84
16 Fundación Colonial. Op. Cit. P. 50

 Haga su consulta por tema