|Domingo, agosto 31, 2014

Azúcares Añadidos en la Dieta Amenazan a la Salud  

Los azúcares añadidos en los alimentos preparados y procesados amenazan la salud cardiovascular de los estadounidenses, reducen los niveles del colesterol protector HDL, aumentan los niveles de los potencialmente peligrosos triglicéridos y posiblemente engordan más a la gente, según encuentra un estudio reciente.

“Observamos a un grupo de personas representativas de la población de EE. UU. y encontramos una relación muy intensa entre los factores de riesgo cardiovascular y la cantidad de azúcar que la gente consume”, apuntó la Dra. Miriam B. Vos, profesora asistente de pediatría de la Facultad de medicina de la Universidad de Emory en Atlanta y miembro de un grupo que informa sobre el hallazgo en la edición del 21 de abril de la revista Journal of the American Medical Association.

El estudio, que se basa en entrevistas y medidas de 6,113 adultos del Estudio nacional de examen de salud y nutrición de 1999 a 2006, encontró un aumento significativo en el consumo de azúcar, de 10.6 por ciento de las calorías diarias entre 1977 y 1978, a 15.8 por ciento actualmente. El adulto estadounidense promedio consume unos 91 gramos (3.2 onzas) de azúcar al día, el equivalente a 21.4 cucharaditas, o 359 calorías, encontró el estudio.

Alrededor de la mitad del azúcar se encuentra en los refrescos, pero “está en todas partes, en los cereales, en los alimentos horneados y más”, advirtió Vos. Un motivo del aumento es la creciente preocupación sobre las dietas ricas en grasa, apuntó. Cuando los fabricantes reducen el contenido de grasa de la comida, con frecuencia añaden azúcar para mejorar el sabor, explicó Vos.

El efecto sobre los niveles de colesterol y otros lípidos en la sangre, que son importante factores de riesgo del accidente cerebrovascular, la enfermedad cardiaca y otros problemas cardiovasculares, fue claro en el estudio. Para los adultos que obtenían diez por ciento o más de sus calorías diarias del azúcar, las probabilidades de que los niveles de colesterol HDL (el colesterol bueno) fueran bajos eran entre 50 y 300 por ciento mayores que para aquellos que obtenían menos del cinco por ciento de sus calorías del azúcar.

Un mayor consumo de azúcar también se relacionó con mayores niveles de triglicéridos, y se observó una relación entre el consumo de azúcar y niveles del peligroso colesterol LDL entre las mujeres, pero no entre los hombres.

Las personas del estudio que obtenían 25 por ciento o más de sus calorías del azúcar reportaron haber aumentado un promedio de 1.27 kilos ( 2.8 libras) en el año anterior, mientras que aquellos cuya ingesta de azúcar conformaba menos del cinco por ciento reportaron una pérdida de peso de alrededor de 0.15 kilos (un tercio de libra).

El estudio “añade más respaldo a las recomendaciones sobre el azúcar de la American Heart Association”, aseguró Rachel K. Johnson, profesora de nutrición de la Universidad de Vermont y autora principal de una declaración científica de 2009 sobre el tema.

“Ahora tenemos evidencia a partir de una gran encuesta nacional de que la ingesta de azúcar añadida se asocia con los factores de riesgo de la enfermedad cardiaca”, señaló Johnson.

La asociación cardiaca recomienda que las mujeres no consuman más de cien calorías en azúcares añadidas al día, alrededor de una onza (28 gramos) o seis cucharaditas, y que los hombres limiten su ingesta a 150 calorías, o unas nueve cucharaditas.

Es mejor consumir azúcar en un producto alimenticio con otros nutrientes, como yogur con sabor o un cereal de desayuno integral, recomendó Johnson.

Los fabricantes de comida podrían ayudar al proveer etiquetas alimentarias más informativas, que mencionen el contenido de azúcar en cucharaditas en lugar de calorías, comentó Vos.

En cuanto a lo personal, los estadounidenses deben leer las etiquetas de los alimentos con más cuidado para saber cuánta azúcar consumen, aconsejó.

La Sugar Association, un grupo del sector, respondió con una declaración en que decía que “disputa la idea de que el consumo de azúcar haya aumentado”. Citó un informe del Departamento de Agricultura de EE. UU. que afirmaba que el consumo de endulzantes calóricos, entre ellos el azúcar, se ha reducido en 9.7 por ciento en la última década.

“El azúcar completamente natural ha sido parte de dietas saludables por 2,000 años”, dijo la asociación en la declaración. “Instamos a los estadounidenses a consumir azúcar, además de todos los alimentos y bebidas, en moderación”.

FUENTES: Miriam B. Vos, M.D., M.S.P.H., assistant professor, pediatrics, Emory University School of Medicine, Atlanta; Rachel K. Johnson, R.D., Ph.D, M.P.H., professor, nutrition and medicine, University of Vermont, Burlington; April 19, 2010, statement, The Sugar Association; April 21, 2010, Journal of the American Medical Association

HealthDay

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*