|Viernes, octubre 24, 2014

Síndrome de Mala Absorción de Grasas  

Kurlander y Kirsner112 fueron los primeros en informar acerca de la inflamación no específica del intestino y lupus, pero Bazinet113 y un colombiano, Geobel Marín, fueron los que describieron la mala absorción de grasas en pacientes con lupus eritematoso, además algunos autores no solo han descrito la mala _ absorción de grasas sino también de carbohidratos. Clínicamente se caracterizan por un incremento del volumen de la materia fecal, asociada a abundante grasa, fétida, pérdida de peso, en pacientes con una dieta adecuada. El diagnóstico se realiza fácilmente con una técnica de Sudan negro de las heces donde se aprecia un incremento de la excreción de grasas y la prueba de respiración con C14- Trioleina124.

Miller y cols125 del grupo de Toronto plantearon la posibilidad de que la patogénesis del síndrome de mala absorción de grasas estuviera relacionado con la hipomotilidad intestinal, sobrecrecimiento bacteriano y mala absorción.

Algunos autores en informes de casos, plantearon que la pancreatitis inducida por medicamentos en pacientes con lupus pueden tener insuficiencia pancreática y mala absorción de grasas.

Por ello algunos investigadores preconizan el uso de antibióticos no absorbibles, una dieta baja en grasa, suplementos de vitaminas solubles en agua como la A, D y K, algunos utilizan la colestiramina y se aconseja la utilización racional de antidiarréicos. Weissman y cols120 en 1981 observaron depósitos de complejos inmunes en las pequeñas vellosidades, que ocasionaban deformación, incrementaba su diámetro pero entorpecía la absorción intestinal, en estos casos el uso de pequeñas dosis de esteroides mejora el cuadro clínico126.

La mala absorción de grasas se puede confundir con la enfermedad celíaca. Siurala y cols103 en 1965 informaron sobre la coexistencia del lupus y la enfermedad celíaca. Davies y Marks127 informaron un caso de lupus con dermatitis herpetiforme, que es una patología que se asocia a enfermedades en las cuales se asocia la enfermedad celíaca. Son pocos los informes en los cuales se asocie la enfermedad celíaca y el lupus, la mayoría son descripciones recientes como la de Rustagi y cols121 en 1988, Pelletier y cols128 en 1992, Mukamel y cols129 en 1994, y Komatireddy y cols130 en 1995. Algunos pacientes responden a una dieta libre de gluten y a dosis bajas de esteroides.

Otras asociaciones de tipo inflamatorio con compromiso del intestino delgado y lupus

Ileitis Regional o enfermedad de Crohn

Dubnow y cols131 en 1966, en una publicación regional como Minneapolis Medicine, describieron un caso de lupus que se presentó como un abdomen agudo, posteriormente se documentó el lupus eritematoso. Cuatro años después en la misma revista Shafer y Gregory132 describieron otro caso. Hasta el momento se han descrito menos de 15 pacientes en los que se ha demostrado la asociación de ileitis regional y lupus de acuerdo a las publicaciones de Goldman y cols133, Knecht y cols134, Nagata y cols135, Sugimoto y cols136, Constans y cols137. Llama la atención la asociación patológica de inflamación de la mucosa intestinal y vasculitis que, podría ser una coincidencia, pero también es importante observar la terapéutica empleada como el metotrexate y los antimaláricos en este grupo de pacientes. El diagnóstico se realiza a través de radiografía con bario y biopsia intestinal por colonoscopia. Algunos autores utilizan los medicamentos tradicionales en esta enfermedad como la sulfazalasina y los derivados 5-aminosalicilados.

Colitis colagenosa

Es una entidad de etiología desconocida que se caracteriza por una diarrea acuosa crónica, cuya mucosa es aparentemente normal pero en la que se observa un depósito subepiteleial de colágeno de 10 micrones de espesor. Compromete en forma más frecuente a la mujer entre la quinta y la sexta décadas de la vida.

La enterorragia es rara pero puede asociarse a hemorroides y a fístulas anales. La presencia de leucocitos en un extendido de materia fecal y electrolitos refleja la naturaleza secretoria de la diarrea, pero se asocia a esteatorrea lo que sugiere un compromiso del intestino delgado más que del colon. Se debe realizar un diagnóstico diferencial con otros tipos de diarrea: las diarreas inflamatorias del intestino delgado, colitis microscópica, abuso de laxantes, diarreas medicamentosas, diarreas inducidas por sales biliares, diarreas endocrinas producidas por apudomas, mastocitosis, amiloidosis y mala absorción de carbohidratos.

La primera descripción de la colitis colagenosa la realizó Lidstrom en 1976138, posteriormente esta entidad se ha descrito asociada a varias patologías de tipo autoinmune. Desde el punto de vista de histopatología se observa además del depósito de colágeno un infiltrado linfocitario a nivel de la superficie epitelial.

Bayless y cols139 en 1987 describieron la colitis colagenosa. La primera asociación de colitis colagenosa y lupus la realizó Desmoulins y cols en 1991140 en la revista Gastroenterology Clinic Biology, posteriormente se han efectuado algunos informes por Boussen y cols141 en 1992, Castaned y cols142 en 1994 y Hepkerling y cols143 en 1995.

Síndrome de Cronkhite _ Canadá

Esta asociación descrita por un grupo de japoneses dirigidos por Kubo T y cols144 en 1986, no es otra cosa que una enteropatía perdedora de proteínas.

Pseudo _ obstrucción intestinal crónica

Cacoub y cols145, en 1993, del grupo francés de Godeau, informaron acerca de un paciente que consultaba por un dolor abdominal recidivante, en la autopsia se encontró un proceso fibrótico extenso en la muscularis, sin comprometer el plexo neural. Llama la atención los diferentes procesos inflamatorios asociados a la mucosa intestinal y al lupus.

Amiloidosis

Existen dos publicaciones de esta asociación, una realizada por autores árabes a nivel del mediterráneo (Betsuyaku y cols146 en 1993 y Al- Hoqail y cols147 en 1997). Los pacientes se caracterizan por tener diarrea y hemorragia gastrointestinal.

PUBLICACIONES RELACIONADAS