|Jueves, julio 24, 2014

Manejo Odontológico en la Hemofilia  

Recomendaciones generales

    • Antes de iniciar cualquier procedimiento odontológico, por más elemental que sea, se deben seguir las siguientes recomendaciones:
    • Al igual que con un paciente NO hemofílico, antes de proceder al tratamiento odontológico, obtener una historia clínica completa, en la cual debe ir incluido el tipo y la severidad de la hemofilia y la titulación de inhibidores.
    • Si el odontólogo no está capacitado y ampliamente informado para el manejo de estos pacientes, se deben remitir a una institución de salud que preste este servicio.
    • Siempre se debe trabajar en equipo con el hematólogo y el médico tratante.
    • El odontólogo debe poseer destreza manual para no lastimar los tejidos blandos durante la realización de cualquier procedimiento, ya que cualquier lesión de dichos tejidos puede hacer que se presenten hemorragias.
    • Al tomar radiografías es necesario debe tener precaución de no lastimar los tejidos blandos con las placas radiográficas; se deben proteger los bordes traumáticos de éstas.
    • Al tomar impresiones los bordes de la cubeta o molde, es preciso cubrir con cera.
    • Al paciente hemofílico se le puede aplicar anestesia local infiltrativa, en forma lenta, con mucho cuidado y haciendo movimientos suaves. Las anestesias tronculares requieren siempre cobertura con Factor. Se recomienda utilizar agujas calibre 30. Nunca se debe hacer aspirado.
    • Los eyectores (succionadores) de saliva deben ser traumáticos, o se deben forrar con gasa para disminuir traumatismos de la mucosa del piso de la boca. No se deben usar evacuadores de alto vacío porque la presión negativa que ejercen puede producir un hematoma que obstruya las vías aéreas.
    • Cuando hay que aplicar terapia de reemplazo, se debe aprovechar esta terapia para que el paciente sea atendido por todas las especialidades medicoodontológicas necesarias.

Medidas de bioseguridad

Los pacientes hemofílicos se deben manejar según las resoluciones 300 y 4445 del Ministerio de Salud, y como pacientes de alto riesgo de contaminación viral.

Prevención y Promoción de la Salud Oral

La prevención en el paciente hemofílico, como en el paciente NO hemofílico, es necesario iniciarla desde la vida intrauterina. Durante el embarazo, la madre portadora debe seguir una dieta balanceada controlada por el médico o nutricionista, previniendo así las enfermedades que afecten el desarrollo de los dientes del niño, como son lashipoplasias.

    • La primera visita al odontólogo debe seralizarse a los seis meses de edad o tan pronto erupciona el primer diente temporal.
    • Los controles en el hemofílico es necesario practicarlos cada dos meses.
    • En la instrucción de higiene oral se deben recomendar cepillos suaves y de cabeza flexible, uso de la seda dental y enjuagues antiplaca.
    • Igual que con el paciente No hemofílico, es importante que los padres o tutores supervisen el cepillado del niño hasta los 10 años.
    • No se aconseja el uso de cepillos eléctricos.
    • Programar continuamente talleres de prevención de salud oral.

Manejo de Urgencias Odontológicas

Cuando la urgencia se presenta y el paciente no ha sido valorado por el hematólogo, se deben aplicar las siguientes medidas locales:

Hemorragias en cavidad oral:

    • Inicialmente, aplicar presión sobre la herida y además hielo en la zona durante 7 minutos como máximo. Aplicar ácido Tranexámico en forma tópica (triture media tableta y colóquela en una gasa o algodón sobre el sitio de sangrado. Si es ampolla, vierta el contenido en una gasa o algodón y colóquela en el sitio por 5 o 10 minutos).
    • Una vez conocido el porcentaje de factor, se procede a la aplicación del factor deficiente elevando el porcentaje al 50%.
    • Se sutura, en caso necesario, con aguja redonda y material reabsorbible. Si se requiere retirar los puntos, se debe aplicar previamente el factor.

Abscesos agudos:

Es necesario diagnosticar la causa del absceso (periodontal, dental, de tejidos blandos, etc.) Si el paciente no ha sido valorado por hematología, el procedimiento que se debe seguir es el siguiente:

    • En caso de pulpitis aguda purulenta se debe realizar un drenaje intracameral (a través de los conductos radiculares). Nunca abordar tejidos blandos, salvo que exista una fístula abierta, la cual se puede ampliar con disección roma, suavemente.
    • Se cubre el paciente con antibióticos de acuerdo al agente causal, con los mismos criterios que a un paciente no hemofílico.
    • Una vez se ha realizado la interconsulta por hematología, se drena a través del tejido blando, previa aplicación del factor, elevando el porcentaje a un 50%.
    • Para el control del dolor se prescriben analgésicos (Ver capítulo 15: Manejo del dolor).
    • Es recomendable realizar enjuagues con solución salina tibia en casos de abscesos intraorales que no se puedan drenar y esto ayuda a madurar el proceso.

Fracturas Dentales con exposición pulpar:

Como medida inicial se aplica presión sobre el sitio de la exposición pulpar, con un hemostático local tipo ácido tranexámico. Para el control del dolor se administran analgésicos. (Ver capítulo 15: manejo del dolor).
Una vez valorado por el hematólogo, se realiza la biopulpectomía, previa aplicación del factor (ver punto 13.2).

Luxaciones, Subluxaciones (cuando los dientes dentro de su alvéolo sufren algún desplazamiento):

Se debe realizar una ferulización atraumática del diente para disminuir el movimiento de éste y, así, evitar mayor sangrado. La ferulización no debe pasar de cuatro semanas. En el caso de una intrusión de un diente temporal está indicada siempre la exodoncia.

Dientes avulsionados (cuando la pieza dentaria sale completa de su alvéolo):

Este tipo de urgencia requiere atención inmediata. En estos casos el diente debe recolocarse en el alvéolo. La hemorragia puede controlarse mediante la colocación de un apósito impregnado en ácido tranexámico. Una vez evaluado el paciente por el hematólogo y cubierto con factor, llevándolo a un 50%, se procede a la terminación del procedimiento y se debe aplicar toxoide tetánico. Ya ferulizado el diente y de acuerdo a su evolución, se realiza el tratamiento endodóntico, previa aplicación de factor, y se deben realizar enjuagues con ácido tranexámico.

Pericoronaritis (proceso inflamatorio en el tejido adyacente a un diente en erupción):

Para el manejo invasivo de este tipo de urgencias que no hayan sido evaluadas por hematología inicialmente, es necesario hacer irrigaciones con solución salina y antiséptico; el ácido tranexámico se usa en caso de gingivorragia y, si no hay presencia de sangrado, irrigar la zona con soluciones antisepticas.

PUBLICACIONES RELACIONADAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.