|Domingo, octubre 26, 2014

El Pólipo Colorrectal Maligno: Cirugía Indicada  

¿Cuándo se considera indicada la cirugía?

La mayoría de las veces la causa de llevar un paciente a cirugía es porque el pólipo ha sido resecado en forma incompleta o que la resección se hizo en forma fragmentada y no le permite al patólogo determinar los límites de la sección (10).

Los pólipos pediculados y seudopediculados que no tengan un margen de sección mayor de 2 mm y que sean moderada o mal diferenciados o que tengan invasión a los capilares linfáticos o sanguíneos, deben ser llevados a cirugía (10-12).

La literatura médica tiene pocos casos en que se haya analizado en forma aislada la diferenciación tumoral y la invasión a los capilares linfáticos y sanguíneos, pero, en esta pequeña casuística se encontró que cuando un carcinoma en un pólipo tiene invasión a los capilares linfáticos o sanguíneos puede haber metástasis a los ganglios linfáticos hasta en un 25%, pero el peor pronóstico lo dio si la lesión era mal diferenciada en cuyo caso las metástasis a ganglios linfáticos se presentan hasta en un 50%; por tal motivo, estos casos deben ser llevados a cirugía (10-18).

Pólipo maligno  Recto sigmoide
Figura 1. Pólipo maligno (seudopediculado) de 1 cm de diámetro. Figura 2. Recto sigmoide procesado por una técnica de aclaramiento ganglionar linfático. El colon se visualiza teñido de azul oscuro y el mesocolon se transilumina permitiendo identificar los ganglios teñidos con azul de metileno, facilitando de esta manera su detección y recolección para estudio.
metástasis tumoral asa de polipectomía
Figura 3. Dos laminillas de histopatologías separadas por una regla; arriba, el pólipo de l cm de diámetro; (abajo), el ganglio de 3 mm de diámetro; éste fue el único ganglio positivo para metástasis tumoral. Figura 4. Pólipo pediculado capturado con una asa de polipectomía.
Pólipo plano Pólipo de extensión lateral
Figura 5. Pólipo plano. Figura 6. Pólipo de extensión lateral (en tapete). Esta lesión puede pasar inadvertida. Nótese que los vasos de la submucosa desaparecen abruptamente donde se inicia el pólipo.

Diferentes formas de pólipos

Figura 7. Anatomía histológica de las diferentes formas de pólipos: a) pediculado, b) seudopediculado,
c) extensión lateral. En color negro se esquematiza cómo el cáncer invasor
sobrepasa la muscular de la mucosa e infiltra la submucosa.

Los pólipos de extensión lateral menores de 15 mm raramente contienen un carcinoma y esto se evidenció en el trabajo del doctor Kudo (19), en el cual de los 157 pólipos de extensión lateral resecados menores de 15 mm, en ninguno de ellos se encontró carcinoma.

Algunas series con muy escasa casuística han reportado pólipos malignos sésiles o de extensión lateral con características histológicas favorables con cáncer residual y metástasis a ganglios linfáticos de 5 a 15%; por tal motivo, en estos casos se aconseja que los pacientes sean llevados a cirugía (20).

CARLOS MARTÍNEZ, WILLIAM SÁNCHEZ, JAIME ESCOBAR
Servicio de Cirugía y Endoscopia Colorrectal, Hospital Militar Central.

Bibliografía

1. Correa P. Epidemiology of polyps and cancer in the human intestine. Gastroenterology 1979; 77: 1245.
2. Williams AR, Balasooriya BAW, Day DW. Polyps and cancer of the large bowel: a necropsy study in Liverpool. Gut 1982; 23: 835.
3. Rex D, Lehman G, Lappas J. Sensitivity of double-contrast barium study for left colon polyps. Radiology 1986; 158: 69-72.
4. Fork FT, Lindstrom C. Reliability of routine double contraste examination of the large bowel in polyp
detection: a prospective clinical study. Gastrointest Radiol 1983; 8: 163-72.
5. Hill MJ, Morson BC. Etiology of adenoma-carcinoma sequencies in large bowel. The Lancet 1978; 4: 245-7.
6. Stryker SJ, Wolff BG. Natural history of untreated colonic polyps. Gastroenterology 1987; 93: 1009-13.
7. Grinnell RS, Lane N. Benign and malignat adenomatous polyps and papillary adenomas of the colon and rectum: an analysis of 1856 tumors in 1335 patients. Surg Gynecol Obstet 1958; 106: 519-38.
8. Fenoglio C, Kaye G, Lane N. Distribution of human colonic lymphatics in normal, hiperplastic, and adenomatous tissue. Gastroenterology 1973; 64: 51-66.
9. Wolff W, Shinya H. Definitive treatment of malignant polyps of the colon. Ann Surg 1975; 182: 516-25.
10. Coverlizza S, Risio M, Ferraria A. Colorectal adenomas containing invasive carcinoma. Cancer 1989; 64: 1937.
11. Haggitt R, Glotzbach R, Soffer E. Prognostic factors in colorectal carcinomas arising in adenomas: implications for lesions removed by endoscopic polypectomy.
12. Morson BC, Whiteway J, Jones E, Macrae F, Williams C. Histopathology and prognosis of malignant colorectal polyps treated by endoscopic polypectomy. Gut 1984; 25: 437-44.
13. Fenoglio CM, Pascal RR. Colorectal adenomas and cancer: pathologic relationships. Cancer 1982; 50: 2601-8.
14. Kudo S. Endoscopic mucosal resection of flat and depressed types of early colorectal cancer. Endoscopy 1993; 25: 455-61.
15. Lida Y, Miura S, Munemoto Y. Endoscopic resection of large colorectal polyps using a clipping method. Dis Colon Rectum 1994; 37: 179-80.
16. Poulard J, Shatz B, Kodner I. Preoperative tattooing of polypectomy site. Endoscopy 1985; 17: 84-5.
17. Shatney C, Lober P, Sosin H. Metastasis from a pedunculated adenomatous colonic polyp with focally invasive carcinoma: report of a case. Dis Colon Rectum 1975; 18: 67.
18. Cooper H. Surgical pathology of endoscopically removed malignant polyps of the colon and rectum. Am J Surg Pathol 1983; 7: 613.
19. Kudo S, Kashida H, Nakajima T. Endoscopic diagnosis and treatment of early colorectal cancer. World J Surg 1997; 21: 694-701.
20. Russell J, Chu DZJ. When is polypectomy sufficient treatment for colorectal cancer in a polyp? Am J Surg 1990; 160: 665.
21. Sánchez W, Rodríguez M. Utility of mapping lymph nodes cleared from rectal adenocarcinoma specimens. Sur Oncology 1996; 5: 123-6.

Pólipo Colorrectal MalignoIndicaciones a los autores

PUBLICACIONES RELACIONADAS