|Jueves, agosto 21, 2014

Editorial: Mejores Resultados y una Mejor Educación  

JORGE ERNESTO CANTINI A, M.D.
Jefe del servicio de cirugía plástica Hospital San José. Profesor Asociado de cirugía Plástica Programa integrado de cirugía plástica,Universidad Militar Nueva Granada, Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud. Profesor Asociado Universidad Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, Facultad de Medicina, Santafé de Bogotá.

Palabras claves: Cirugía plástica, cirugía estética, educación.

En las últimas décadas y dadas las circunstancias especiales en que ha venido cambiando el ejercicio de la medicina en nuestro medio y en muchos paises del mundo, en la que la única especialidad médica que no ha sido regulada por los diferentes programas de seguridad social y por las empresas aseguradoras o prestadoras de servicios médicos, que han entrado a manejar y a decidir en la relación entre los médicos y sus pacientes, es la rama estética de la Cirugía Plástica.

Esto ha hecho que muchos médicos generales, sin entrenamiento y muchos especialístas de otras disciplinas, sin ningún tipo de preparación o con ideas diferentes en cuanto a la realización y manejo de este tipo de procedimientos, estén invadiendo nuestro campo, con el animo de obtener ingresos económicos, que de otra forma no lo pueden hacer , sin visualizar el daño que están haciendo al presentarseles una serie de complicaciones que no saben manejar y resultados que no pueden alcazar, muchas veces realizando estas intervenciones es sitios no adecuados, sin el control y los cuidados intra y postoperatorios necesarios, presentándose problemas como los que estamos viviendo con la liposucción, por no mencionar otros.

La Cirugía Plástica ha venido tomando una importancia cada vez mayor, no solamente por ser la parte especializada de la cirugía que tiene que ver con el manejo de las deformidades y la reconstrucción de los defectos, sino por tener que ver con la imagén y el aspecto de las personas, situación especial que la ha hecho entrar dentro de la canasta familiar, haciendo los pacientes esfuerzos para alcanzar metas dentro del deseo de cambiar algunas partes de su cuerpo que los llevan a una insatisfacción psicológica y social. Esta razón ha ido cambiando desde la idea meramente reconstructiva, tal como la presentaba en 1597, el cirujano italiano Gasparo Tagliacozzi:

“Nosotros restauramos, reparamos y hacemos partes enteras que la naturaleza nos ha dado, pero que la fortuna nos ha hecho perder, que si bien pueden no deleitar la vista, sí pueden levantar el espíritu y ayudar a la mente del afligido…”, hasta los nuevos conceptos que involucran no solamente la cirugía reconstructiva sino también el manejo de pequeños defectos congénitos o adquiridos que si bien no afectan directamente la salud del individuo, sí lo hacen en la aceptación de su imagén y en el desempeño diario dentro de su medio, logrando que la persona obtenga un bienestar y mejore en su desempeño con dignidad.

Para entender la Cirugía Plástica, es necesario hablar de armonía y dentro de este concepto incluir la ciencia y el arte; la ciencia en el sentido de manejar, conservar o recuperar la función, transferir y mantener viables los tejidos y el arte en el sentido de manejar la forma, logrando recuperar o mejorar el aspecto anatómico dentro de los parámetros estéticos, visualizando el resultado final. Por esta razón, la forma y la función son inseparables y siempre se tienen en cuenta en igual grado de importancia en una intervención de Cirugía Plástica. El término Plástica, involucra en su definición todo el ánimo de la especialidad, que es el de moldear teniendo en cuenta los principios de la ciencia y la belleza, lo funcional y lo estético, palabras estas que definen muy bien el sujeto y dan razón a un conocimiento integral, que es la Cirugía Plástica. Los adjetivos como estética, cosmética y otros, sí bien hacen parte de la misma, resultan por sí solos especulativos, conducen a confusiones y constituyen una división artificial de disciplinas quirúrgicas que son una sola. No hay que olvidar que fué la rama reconstructiva de la Cirugía Plástica, la que dió origen a la rama estética de la misma. El término cirugía estética no es un termino ajeno de la Cirugía Plástica, es un término que reconoce muy bien los principios de la misma formando parte del conocimiento integral de la, siendo la razón de ser de la Cirugía Plástica. La estética es el factor permanente y esencial en la formación del cirujano plástico y lo va a acompañar por el resto de su vida. No olvidemos que la demominación genérica de la pintura y de la escultura, cuya esencia es la estética destinada a dar forma y vida a una obra de arte, es la de artes plásticas; en la misma forma lo es en medicina y cirugía la denominación de la especialidad destinada a recuperar y a mejorar la forma y la función, la Cirugía Plástica.

Quienes pretenden hacer aparecer con términos de ” cirugía estética o médicina estética ” unas nuevas disciplinas, diferentes de la Cirugía Plástica, son personas que carecen de una formación integral, lo hacen por otro tipo de intereses, generalmente económicos, pretendiendo tomarse una porción de la Cirugía Plástica, desconociendo el todo, creando divisiones artificiales que conducen a una confusión y a una situación de superficialidad en la apreciación y valoración de las situaciones, ignorando que los procedimientos estéticos requieren de una mayor preparación, ya que con ellos se busca un resultado final más armónico para el paciente que busca mejorar pequeños defectos congénitos o adquiridos en diferentes partes del cuerpo, la apariencia perdida por el paso de los años o por diversas circunstancias, que si bien no le causan una incapacidad física, sí lo afectan en su autoimagen; lo que hace que se vuelva más exigente en dicha búsqueda. De esta manera, la cirugía estética aparece como la especialización y la especificidad de la cirugía reconstructiva, dentro de la Cirugía Plástica.

El término Cirugía Plástica, encierra en esencia los instrumentos adecuados, que aplicados sobre el ser humano, de acuerdo con los principios de arte y ciencia de la misma, permitirán obtener los resultados estéticos buscados, teniendo en cuenta el axioma de que lo que es bello funciona bien, y lo que funciona bien es bello.

Es pues fundamental para nosotros obtener y mostrar muy buenos resultados quirúrgicos, para poder competir con éxito y enseñar a nuestros residentes el manejo de las complicaciones con especial esmero, no olvidemos que el Maestro no es el que no tiene complicaciones, sino es aquel que sabe manejarlas, las afronta y sale adelante con ellas, apoyando en todo momento a su paciente ganando su confianza.

Es muy importante continuar con la labor educativa de cada grupo de cirujanos plásticos dentro de su comunidad, sobre quienes son los especialístas idóneos en la realización de este tipo de procedimientos, en que forma se deben hacer y en que clínicas especializadas, teniendo en cuenta los elementos de control trans y postoperatorios necesarios y el apoyo del grupo de anestesia, ya sea para las anestesias locales asistidas o para las generales. Debemos acabar con la idea de realizar estas cirugías en clínicas de garaje y en consultorios que no ofrecen ningún tipode seguridad ya que los riesgos que se corren y las complicaciones que allí se tienen han hecho mucho daño al ejercicio de nuestra especialidad.

No se debe exagerar en el cobro de los honorarios. Este tipo de procedimientos debe ser accesible a todo tipo de personas y no deben ser procedimientos elitistas. La promoción de los procedimientos estéticos de la Cirugía Plástica debe hacerse en una forma ética, sin mostrar pacientes ni resultados pre y postoperatorios, que muchas veces se muestran en una forma grotesca, comprometiendo a quien se anuncia en la obtención de resultados, dando pie a futuras reclamaciones. La Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica debe continuar con la publicación del manual-guia de orientación: Como elegir un buen cirujano plástico, manual que fué muy bien elaborado por algunos miembros de la misma y que ha sido una excelente carta de presentación en nuestros consultorios y el cual se debe repartir con periódicos y revistas y se debe hacer llegar a diferentes entidades, gimnasios y salones de belleza, como método de información de interés público.

Sí obtenemos mejores resultados, sí educamos mejor a nuestros residentes y nos educamos nosotros mismos en forma permanente, sí informamos mejor a nuestras comunidades de influencia y sí mostramos una mejor calidad en todo sentido, nuestra carta de presentación será la mejor, estando de esta manera siempre sobre quienes pretendan ser nuestros competidores, pudiendo hacer nuestro con hechos, el estribillo deportivo, ” No hay con quien…”

Jorge Ernesto Cantini A., M.D.
Clínica La Carolina
Transversal 14 No. 126-11consult.505
Santafé de Bogotá, D.C., Colombia.

Índice de Cirugía Plástica Traumatismos Severos del Pie

PUBLICACIONES RELACIONADAS

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


    *