REVISTA DE PEDIATRÍA

 

 

 

PROCALCITONINA, NUEVO MARCADOR DE INFECCIÓN BACTERIANA

 

 

Dr. Jaime Forero Gómez.
MD FCCM. Jefe Unidad de Cuidado Intensivo Pediátrico y Neonatal,
Clínica Chicamocha, Bucaramanga

 

RESUMEN

 

 

La procalcitonina es un nuevo marcador de infec-ción bacteriana altamente específico y sensible. Permi-te diferenciar infecciones bacterianas severas de infec-ciones virales o cualquier otra patología no bacteriana que dispare la respuesta inflamatoria sistémica en el niño en estado crítico. En la actualidad, es la mejor prueba para diagnosticar en forma temprana la sepsis neonatal temprana o tardía. Es de fácil realización y sin costos elevados.

 

En casos de meningitis bacteriana es más especí-fica aún que el estudio citoquímico del LCR; en casos de trauma permite valorar en forma temprana la infección bacteriana sobreagregada, evitando el uso profiláctico inadecuado de antimicrobianos. Su implementación en nuestras clínicas y hospitales permitirá racionalizar el uso de antimicrobianos, disminuir la resistencia bacteriana, la hospitalización y los costos hospitalarios en beneficio de los niños colombianos.

 

Palabras claves: tirocalcitonina, sepsis neonatal, sepsis temprana, sepsis tardía, recién nacido

 

GENERALIDADES

 

La procalcitonina es un nuevo marcador de infec-ción bacteriana altamente específico y sensible. Permi-te diferenciar infecciones bacterianas severas de infec-ciones virales o cualquier otra patología no bacteriana que dispare la respuesta inflamatoria sistémica en el niño en estado crítico. En la actualidad, es la mejor prueba para diagnosticar en forma temprana la sepsis neonatal temprana o tardía. Es de fácil realización y sin costos elevados.

 

En casos de meningitis bacteriana es más especí-fica aún que el estudio citoquímico del LCR; en casos de trauma permite valorar en forma temprana la infección bacteriana sobreagregada, evitando el uso profiláctico inadecuado de antimicrobianos. Su implementación en nuestras clínicas y hospitales permitirá racionalizar el uso de antimicrobianos, disminuir la resistencia bacteriana, la hospitalización y los costos hospitalarios en beneficio de los niños colombianos.

 

Palabras claves: tirocalcitonina, sepsis neonatal, sepsis temprana, sepsis tardía, recién nacido

 

GENERALIDADES

 

Uno de los grandes retos en pediatría y en especial en neonatología, con énfasis en prematuros menores de 1.200 gramos, es poder diagnosticar a tiempo la sepsis para iniciar las terapéuticas que permitan la superviven-cia de estos bebes sin secuelas o complicaciones que desmejoren la calidad de vida.

 

La sepsis, en especial la tardía, es la principal cau-sa de muerte en la mayoría de unidades de cuidado in-tensivo pediátrico y neonatal. Cuando se logra iniciar un tratamiento antibiótico apropiado, la mortalidad se redu-ce al mínimo y la aparición de choque séptico e insufi-ciencia orgánica múltiple se reduce en más de un 50%.3

 

Los adultos y niños pueden presentar síndrome de respuesta inflamatoria sistémica independiente de la infección.

 

La sepsis es un proceso complejo y los cuatro signos mayores de inflamación presentes en el adulto (fiebre o hipotermia, taquicardia, taquipnea y leucocitosis o leucopenia) son bizarros en el niño recién nacido y en el lactante menor, en quienes su presencia no es indicati-va de algo específico. Estos signos aparecen en casos de virosis respiratorias o sistémicas que hacen que es-tos niños reciban tratamientos empíricos antimicrobianos innecesarios. En este grupo etáreo no existen métodos diferentes a la sospecha clínica y algunos exámenes de laboratorio que nos permitan diagnosticar con certeza la sepsis.

 

Se conocen y usan múltiples marcadores de sepsis, sin que uno o todos tengan la especificidad y sensibili-dad apropiadas que permitan iniciar, en el momento apro-piado, el antibiótico adecuado para estos niños, lo que ha elevado la incidencia y presencia de bacterias con gran resistencia bacteriana. Gran parte de estos marca-dores pueden mostrar elevación de sus valores en situa-ciones diferentes a la presencia de una infección bacteriana (Tabla 1).

 

Los más usados son el recuento diferencial leuco-citario y la proteína C reactiva (PCR), sin que estos sean específicos de infección bacteriana. Otros, como el fac-tor de necrosis tumoral (en inglés, TNF), interleucinas (IL) e interferón gama, no están disponibles para su uso en la práctica clínica diaria.

__________________

______________________________________________
Tabla 1. Marcadores de sepsis.
________________________________________________________________

Signos de sepsis

  • Fiebre
    ________________________________________________________________

  • Proteína C reactiva elevada
    ________________________________________________________________

  • Gasto cardíaco aumentado, resistencia vascular sistémica disminuida
    ________________________________________________________________

  • Taquicardia no explicada
    ________________________________________________________________

  • Necesidades de oxígeno incrementadas
    ________________________________________________________________

  • Hiperventilación no explicada
    ________________________________________________________________

  • Procalcitonina elevada
    ________________________________________________________________

  • Fórmula diferencial leucocitaria alterada
    ________________________________________________________________

  • Proteína amiloide sérica incrementada
    ________________________________________________________________

  • Elevación de elastasa y neopterina
    ________________________________________________________________

  • Elevación de interleucinas IL-6, IL-8, IL-10 y receptores de factor de necrosis tumoral (TNF)
    ________________________________________________________________

  • Acidosis láctica no explicada
    ________________________________________________________________

  • Trombocitopenia no explicada. Signos de coagulación intravascular diseminada
    ________________________________________________________________

  • Alteración en el estado mental
    ________________________________________________________________

  • Elevación no explicada de pruebas hepáticas
    ________________________________________________________________

  • Alteración no explicada de pruebas renales
    ________________________________________________________________

Modificada de referencia 1.

 

Hoy en día se está hablando de la procalcitonina (PCT) como marcador temprano de diagnóstico de in-fección bacteriana en niños y lactantes.2, 3

 

PROCALCITONINA

 

La procalcitonina (PCT) fue sintetizada por primera vez de una línea celular de carcinoma de tiroides medular.2

 

La PCT (Figura 1) deriva de una preprohormona: la preprocalcitonina, la cual consta de 141 residuos de aminoácidos. La ruptura de esta produce la pro-calcitonina, un polipéptido con 116 aminoácidos y con un peso molecular de 13 kD; situada en el centro de este polipéptido se encuentra la calcitonina, una molé-cula pequeña con solo 32 aminoácidos. La molécula tiene dos terminales: el denominado katacalcina o CCP-1 o péptido-1 carboxiterminal de calcitonina, constituido por 21 aminoácidos y el aminoprocalcitonina o terminal amino con 57 aminoácidos.

 

Figura 1. Esquema de la procalcitonina. Tomado y modificado de referencia 1.

 

La calcitonina es un producto normal de las células C del tiroides, secretada en respuesta a la hipercalcemia e inhibida su secreción cuando hay reabsorción de hue-so osteoclástico.2

 

La PCT se eleva en casos de infecciones bacte-rianas, en ausencia de aumento de la calcitonina; la ra-zón para que esto suceda es desconocida hasta el mo-mento.1

 

El mecanismo por el cual la PCT se libera en la sepsis es desconocido. Se piensa que el principal pro-ductor de la molécula es el hígado, como sucede con los demás reactantes de fase aguda. En adultos en es-tado crítico ha sido encontrada también en pulmones, leucocitos 6 y células neuroendocrinas intestinales.8

 

En la actualidad no se conoce un papel específico de la PCT en el organismo, excepto servir como molé-cula precursora de la producción de calcitonina;2 . sin embargo, en estudios in vitro, la PCT inhibe la síntesis de tromboxano por los linfocitos humanos.11 Se sabe que no es un espectador inocente en la fisiopatología de los procesos infecciosos. La administra-ción de PCT en hámster sépticos con peritonitis disminuye su supervivencia y au-menta al darles antisueros reactivos con PCT; esto sugiere que la PCT es un mediador da-ñino en la respuesta a la sepsis en estudios experimentales.4, 7

 

MEDICIÓN DE PROCALCITONINA

 

Existen en la actualidad dos ensayos que permiten medir precursores de calcitonina cir-culantes: 1) un ensayo luminométrico (Labo-ratorios Brahms Diagnostica) que usa dos anticuerpos para ligar la calcitonina y la ter-minal CCP-1 de la molécula de la procal-citonina: esta medición es la que conocemos como procalcitonina que en realidad determi-na la precalcitonina y no la procalcitonina y 2) un radioinmunoensayo policlonal dirigi-do contra una aminoprocalcitonina sinté-tica que mide precursores de calcitonina circulantes.1,2

 

Concentraciones plasmáticas menores de 0,5 ng/mL son normales. Para su medición se requieren 20 Ul de plasma. Sin embargo, existe variabilidad en las cifras reportadas de PCT en los recién nacidos en los dos primeros días de vida.

 

Un incremento en sus cifras con un pico a las 24 horas ha sido observado en niños sanos obtenidos de partos normales o por cesárea.19, 20 Se piensa que esta elevación es debida a producción endógena.

 

En estudios experimentales se ha observado que al administrar 2 ng/Kg de endotoxina, los niveles de PCT se aumentan a las 3 horas, alcanzan concentraciones máxi-mas a las 6 horas y se mantienen elevadas a las 24 horas.5

 

ESTUDIOS CLÍNICOS

 

La mayoría de estudios clínicos han sido enfocados al diagnóstico de sepsis, choque séptico y meningitis bacteriana.1-4, 7, 10-14 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Haga su consulta por tema