|Jueves, abril 24, 2014

Crisis Asmática  

Gilberto Amed Castillo B.,M.D.
Especialista en Medicina Interna
CES . Fundación Clínica Valle del Lili,
Presidente ASCOME
Asociación Colombiana de Medicina de Emergencias

Introducción

El asma bronquial es un desorden inflamatorio crónico de la vía aérea que se caracteriza por hiperreactividad bronquial, limitación reversible del flujo de aire a través de la vía aérea y síntomas respiratorios. Es la enfermedad pulmonar crónica más frecuente tanto en los países desarrollados como en los países en vía de desarrollo, y constituye la patología crónica de mayor prevalencia en la infancia. Los cuadros agudos de exacerbación de los síntomas se conocen como crisis asmáticas y representan una causa frecuente de consulta en los servicios de urgencias.

La crisis asmática puede definirse como un episodio agudo o subagudo de deterioro progresivo de la función pulmonar, manifestado por disnea, tos, sibilancias y sensación de opresión en el pecho, como síntomas únicos o en cualquier combinación. Este deterioro se acompaña de disminución del flujo espiratorio medido por espirometría o por un dispositivo manual que mide el flujo espiratorio pico (FEP).

Fisiopatología

El principal suceso que caracteriza el cuadro de asma es la presencia de una inflamación crónica y persistente de las vías aéreas que lleva a un aumento en la producción de moco y broncoconstricción secundaria. La inflamación bronquial está presente en todos los pacientes independientemente del grado de severidad, incluso en el paciente asintomático y con función pulmonar normal. Las células inflamatorias involucradas son los mastocitos, eosinófilos, linfocitos T y basófilos. La hiperreactividad bronquial y la obstrucción de las vías aéreas son consecuencia del proceso inflamatorio crónico.

Alrededor del 20 al 30% de los pacientes que hacen una crisis asmática, requieren hospitalización y hasta un 20% de quienes se manejan de forma ambulatoria, vuelve a urgencias dentro de las dos semanas siguientes. Los desencadenantes de las crisis asmáticas varían de persona a persona. Se han logrado identificar algunas causas relacionadas con las crisis como por ejemplo la exposición a alergenos, la polución ambiental, los cambios de clima, el ejercicio, algunos alimentos y drogas, situaciones emocionales fuertes y las infecciones del tracto respiratorio, especialmente las de tipo viral. Una vez se produce la exposición al evento desencadenante, se inicia una reacción inflamatoria inmediata a los pocos minutos con predominio de la acción de los mastocitos y mediada en gran parte por IgE. En esta fase temprana ocurre el broncoespasmo, el edema y la obstrucción al flujo aéreo. Posteriormente ocurre la fase tardía (unas cuatro a seis horas después) en la que predomina la inflamación de la vía aérea y la hiperreactividad.

La dificultad respiratoria progresiva es debida a la obstrucción de la vía aérea, que a su vez es consecuencia del bronco-espasmo, la hipersecreción de moco y el edema de la mucosa del tracto respiratorio. La mayoría de las veces este cuadro de exacerbación aguda se instaura en cuestión de varias horas, días o incluso semanas; sin embargo, un porcentaje bajo de pacientes puede experimentar un deterioro severo en cuestión de minutos. Esto ha permitido que algunos autores hablen de crisis asmática tipo 1 (progresión lenta > de 6 horas, generalmente desencadenada por infecciones respiratorias virales) y tipo 2 (asma hiperaguda, deterioro en 3 a 6 horas, debida a alergenos respiratorios, ejercicio o situaciones de estrés).

Recursos Necesarios

. Personal médico y paramédico entrenado en atención prehospitalaria.
. Fuente de oxígeno, con sus mangueras de conexión.
. Máscaras de nebulizar para adulto y niño.
. Cánula nasal de oxígeno para adulto y niño.
. Bolsa-válvula-máscara para adulto y niño.
. Pulso oxímetro.
. Monitor de signos vitales.
. Fonendoscopio y tensiómetro.
. Dispositivo manual que mida el flujo espiratorio pico (FEP).
. Inhaladores: salbutamol, beclometasona, fenoterol + bromuro de Ipratropium.

Descripción Detallada
Reconocimiento Temprano de la Crisis Asmática

Todo paciente asmático debe recibir una completa educación sobre los síntomas que pueden indicar el inicio de una exacerbación, como la aparición de tos nocturna, disnea con ejercicio leve, sibilancias de predominio nocturno o con el ejercicio y sensación de opresi ón en el pecho. Es recomendable que el paciente sepa medir su flujo espiratorio pico (FEP) con un flujómetro en su domicilio o en su sitio de trabajo. Si bien es cierto que la medición del FEP puede subestimar la condición real del paciente en crisis, es útil para evaluar de manera más objetiva la severidad de las crisis y el seguimiento de la respuesta al tratamiento instaurado; no obstante, el FEP debe ser interpretado con cautela dándole siempre un mayor valor a la evaluación clínica.

La falta de reconocimiento temprano de los signos y síntomas y el subtratamiento son las
causas de mayor morbilidad y mortalidad por crisis asmáticas. Una vez que el paciente ha logrado identificar que está iniciando una crisis es necesario hacer dos tipos de evaluaciones:

1. Determinar la severidad de la crisis asmática.
2. Determinar de manera dinámica la respuesta al tratamiento empezado.

Sospecha de Asma en Pacientes sin Antecedentes

Existen varias patologías que pueden simular una crisis asmática. La ausencia del antecedente de asma bronquial en un adulto, debe hacer pensar al personal de atención prehospitalaria en otros diagnósticos diferenciales, debido a que es infrecuente que un paciente empiece a sufrir de asma por encima de los 40 años.

Los diagnósticos diferenciales más importantes a tener en cuenta son:

. Insuficiencia cardíaca congestiva, especialmente cuando hay falla izquierda o estenosis mitral.
. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), tal vez el más común y difícil de diferenciar.
. Obstrucción de las vías respiratorias altas, con estridor y sibilancias.
. Pequeños embolismos pulmonares recurrentes, aunque es raro auscultar sibilancias en estos casos.
. Síndrome de hiperventilación.

Índice Atención Médica Inicio del Tratamiento

PUBLICACIONES RELACIONADAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*