|Miércoles, abril 23, 2014

Empresas Pequeñas y Medianas en El Comercio Electrónico  

Internet facilita la entrada de nuevos participantes en el mercado, lo que beneficia a las empresas pequeñas y medianas

Varios economistas sostienen que Internet reducirá el grado de concentración del mercado y aumentará la competencia gracias a la fácil entrada de nuevos competidores. Esto, se afirma, beneficiará en particular a las empresas pequeñas y medianas. En primer lugar, el capital necesario para incorporarse al mercado, es decir, el costo de «instalar una tienda» en Internet, es bajo comparado con el de los comercios de tipo tradicional. En segundo lugar, el costo de adquirir prestigio comercial en el nuevo entorno es también más bajo que en los mercados establecidos, y es posible que una persona con una idea brillante tenga una enorme repercusión con sólo una limitada inversión inicial. Ejemplos de ello pueden hallarse entre cierto número de minoristas especializados de Internet. No obstante, por cada historia de éxito hay muchos más fracasos, y el costo real de establecer con éxito un comercio en Internet es probablemente superior a lo que generalmente se cree. Asimismo, la entrada al mercado puede estar más restringida de lo que se pensaba. Una razón de ello podría ser la falta de competencia en los sectores situados «corriente arriba», que proveen a los comerciantes de Internet. Con respecto al sector de la música, por ejemplo, se ha dicho que el control del mercado por un reducido número de compañías puede haber limitado la baja de los precios en la red y, haber restringido así hasta ahora el crecimiento de las tiendas de discos compactos en línea (The Economist, 10 de mayo de 1997).

La demanda del comercio por Internet se verá estimulada por los menores costos de transacción, como los de búsqueda, desplazamiento y entrega, así como por la mayor rapidez de esta última

Resultará afectada por la aparición de Internet la demanda de bienes y servicios suministrados por todos los medios (electrónicos o no). En primer lugar, esta red puede reducir los costos de búsqueda en el mercado que entrañan otros medios electrónicos o tradicionales de comercio. Por lo general, los consumidores no cuentan con una información completa acerca del precio y la calidad de las mercancías que proyectan adquirir. El costo de obtener más información puede ser relativamente elevado si es menester realizar múltiples llamadas telefónicas o revisar distintas publicaciones. Poderosos programas de búsqueda en Internet están ahora en condiciones de ayudar a los clientes a localizar la oferta más económica dentro de una amplia gama de proveedores y en corto tiempo.

Además, los consumidores pueden beneficiarse de la reducción de otros costos de transacción. En principio, cabe distribuir por Internet todos los productos que es posible digitalizar. Esto permite al consumidor efectuar compras a proveedores situados en cualquier lugar del mundo y recibirlas con costos de transporte prácticamente nulos. Además, se reduce también el costo que implica el retardo entre el pedido y la entrega. Como ya se ha indicado, los costos del pedido y del pago son generalmente inferiores en las transacciones por Internet que en la mayoría de los demás medios de comercio. Es asimismo probable que varios sectores de servicios se beneficien de menores costos de transacción, ya que el suministro en línea no exige una interacción directa entre comprador y vendedor. Un constructor, por ejemplo, no siempre tendrá que viajar para ver a su arquitecto, si le es posible obtener los planos necesarios por conducto de Internet. De la misma manera, el productor de una mercancía quizás no tenga que reunirse directamente con el diseñador de la misma.

Algunos economistas, sin embargo, se han mostrado más escépticos acerca de los posibles ahorros en los costos de transacción. Los costos de la búsqueda no son siempre tan bajos como se afirma. El hallazgo de la información apropiada exige cierta pericia que a veces es costoso adquirir. Asimismo, la búsqueda puede llevar cierto tiempo, en especial cuando la red está congestionada. La utilización de una sola fuente de información, tal como una sola «máquina (programa) de búsqueda» o un solo agente de viajes en línea, quizás proporcione una información que no sea imparcial. Además, los costos de transacción pueden resultar afectados por el hecho de que aún no se han establecido las normas y leyes que han de regir el comercio por Internet, cuestión sobre la que volveremos más adelante en este estudio.

Es posible que algunos sectores también experimenten considerables aumentos de la demanda causados indirectamente por la expansión de Internet. Los sectores que suministran insumos para esa red, y en particular el de la tecnología de la información, alcanzarán probablemente cifras de ventas cada vez mayores. Otro sector que podría beneficiarse indirectamente de un creciente comercio electrónico es el de la enseñanza de la informática.

Los menores costos de transacción fomentarán la competencia en los distintos países y en el ámbito internacional, con lo que se obtendrá una mayor diversidad, más elevados niveles de calidad y/o precios más bajos

¿Cuál será el probable resultado de los cambios en las condiciones de la demanda y la oferta que aportará el comercio electrónico por Internet, y cómo afectará ello en definitiva a los mercados y a los consumidores? Los mayores beneficios consistirán posiblemente en la reducción de los costos en los distintos campos antes examinados. A su vez, ello fomentará la competencia gracias a que las comunicaciones, la información, la petición y presentación de ofertas, y la entrada al mercado, resultarán más baratos. En ese entorno de creciente competencia, con mercados cada vez más integrados, es probable que los proveedores respondan aumentando la diversidad de la oferta, elevando la calidad y/o reduciendo los precios.

Pero las repercusiones de Internet no se limitarán a los mercados nacionales: también es probable que se obtengan beneficios para el comercio y la competencia en el plano internacional. En efecto, Internet facilita la publicidad y las comparaciones de precios en este ámbito. Los costos de transporte de los productos digitalizados serán casi nulos, lo que representará una ventaja mucho mayor cuando éstos reemplacen a los elevados costos de una entrega internacional de tipo tradicional. Asimismo, gran número de empresas podrán establecer sus centros de producción con mucha mayor independencia de los lugares en que se encuentren sus clientes. Por tales razones, se afirma que serán especialmente las pequeñas compañías y los países de escasos recursos los que podrán obtener enormes ventajas del comercio electrónico por Internet.

Dado que la información y las comunicaciones constituyen insumos de casi todos los procesos de producción y distribución, todos los sectores y mercados resultarán afectados de una u otra manera por el desarrollo del comercio electrónico a través de Internet. No obstante, ha de destacarse que es difícil predecir con confianza el crecimiento futuro del comercio electrónico y los efectos que tendrá en los diferentes mercados. Piénsese, por ejemplo, en la predicción de que el sector minorista cambiará considerablemente. Ello depende de la suposición de que las tendencias actuales se mantendrán. Sin embargo, los consumidores pueden reaccionar de manera muy diferente de lo previsto, y decidir que prefieren la experiencia de comprar en tiendas y centros comerciales clásicos, al mundo anónimo del ciberespacio. Por otro lado, nuevas tecnologías pueden incluso acelerar el desplazamiento hacia las transacciones en línea si éstas representan importantes ahorros de tiempo y dinero, y si Internet infunde a las compras cierto carácter de «esparcimiento». A pesar de esta incertidumbre, cabe prever, y recibir con satisfacción, el aumento de la importancia del comercio electrónico y de Internet en el futuro. Sobre la base de lo explicado, se estudiarán en el próximo capítulo de manera más pormenorizada algunas de las consecuencias cuantitativas y cualitativas del creciente desarrollo del comercio electrónico.

Los efectos económicos del comercio electrónico sobre los sectores usuarios La creciente importancia del comercio electrónico

PUBLICACIONES RELACIONADAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*