|Jueves, julio 10, 2014

Patrick Delmas, se Estrenó como Papá y Mostró a su Esposa  

El francés que en Yo soy Betty, la fea interpreta a Michell, asistió al parto y le contó a Tv y novelas cómo ha sido su experiencia de ser padre primíparo.

Después de cuatro años de matrimonio, Patrick Delmas y su esposa María Fernanda le encargaron a la cigüeña un bebé. Sus deseos fueron órdenes y el pasado 26 de febrero les regaló un hermoso niño al que ellos llamaron Julián. A los tres meses de embarazo se enteraron de que sería varoncito. Así que desde entonces le empezaron a comprar cosas y a arreglar el cuarto para la llegada, que se suponía sería mediante parto normal. Pero al cumplir 41 semanas dentro del vientre y al tener contracciones, aunque sin dilatar ni un centímetro, los médicos decidieron que era mejor hacer cesárea. Patrick asistió al parto y a pesar de que la experiencia fue un tanto traumática, él sabía que era mejor ver a esperar que el médico le informara cómo estaban María Fernanda y el recién nacido.

Mientras que María Fernanda ya había pasado por la experiencia de ser mamá con Nicolás, para Patrick es toda una novedad.
Al terminar todo, tanto los médicos como él comprendieron la razón de no haber tenido un parto natural: Julián era un niño grande, midió 52.5 centímetros y pesó 3.800 gramos. Y precisamente por el peso, tuvieron que dejarlo en la clínica cinco días en observación, porque le dio hipoglicemia y tuvo otros pequeños inconvenientes con los glóbulos rojos por la altura de Bogotá. Pasadas esas dificultades y a la llegada a la casa, Julián se convirtió en el centro de atención; tanto, que Nicolás, el hijo de María Fernanda de su primer matrimonio, se sintió un poco celoso. Afortunadamente, la relación entre Patrick y Nicolás es excelente y el jovencito de 10 años no tardó en comprender que Julián era otro hermano, y ahora es uno de los que más lo consienten.

En cuanto a la experiencia de ser papá, sobre todo para el actor, que es primíparo en el asunto, la define como «mágica, una emoción que no se puede describir; es un milagro, al principio quería llorar». Y así como quiere hacerle de todo al bebé, es decir, desde bañarlo y cambiarlo de pañal hasta cuidarlo en las noches, se desespera cuando Julián empieza a llorar sin cesar, pues Patrick piensa que le duele algo o que está enfermo, y se pone de mal genio. «Tan pronto comienza a llorar el bebé, Patrick quiere que inmediatamente le ponga el pecho o si no se pone furioso», dice María Fernanda, quien reconoce que su bebé salió bastante comilón, pues en las noches los despierta no menos de tres veces para pedir pecho y leche de tarro. Así, entre alimentarlo, limpiarlo y volverlo a dormir, se les va la noche, un proceso que a las pocas horas deben repetir.

BEBÉ BILINGÜE
Y ni hablar de cómo consiente Patrick a Julián, pues le habla en español y le susurra al oído en francés. Así que por lo menos ya saben que será un hombre bilingüe como Nicolás, quien además del español, domina perfectamente el inglés y ya toma clases de francés para comprender a Patrick, que está convencido de que no será de los que presten a sus bebés para una producción de televisión mientras esté pequeño, como lo hacen algunas familias sólo por verlos en pantalla.

Así como le habla en español, el actor también le susurra a su bebé palabras en francés para que acostumbre el oído.

Afortunadamente, su esposa es productora de comerciales de televisión y tiene, en sociedad con él, su propia agencia de casting. Por eso, a la hora de necesitar un niño «hermoso» para un comercial, lo presentará como lo hizo con Nicolás, quien fue el bebé que se hizo famoso por aquello de «¿dijo má o dijo más?»

Por lo pronto, ni María Fernanda ni Patrick quieren otro hijo. Sin embargo, no descartan la idea de que más adelante le encarguen otro regalo a la cigüeña para ver si les da una niña. El actor quiere primero disfrutar de su hijo unos años, saber cómo es todo ese cuento, aprender a ser un verdadero padre, porque dice que «no sé si seré mano dura o consentidor. Creo que todavía no me he puesto a reflexionar sobre eso».

Los únicos que no conocen a Julián son sus abuelos paternos, que viven en Francia. Por tanto, los flamantes padres esperan que, gracias a la publicación de esta nota, la cual esperan mandar al país europeo, lo puedan conocer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*