AVICULTORES

 

 

INVESTIGACIÓN

 

NUEVOS HÍBRIDOS DE MAÍZ

 

 Haga su consulta por tema

 
 

Empresa privada se prepara para lanzar al mercado materiales aptos para la Costa Atlántica, Valle y los Llanos Orientales.

 

Clímaco Cassalett ha obtenido treinta y cuatro híbridos de maíz.

 

Semillas La Calidad va camino de distin- guirse por sus trabajos de fitomejoramiento en maíz, cereal del cual el país es importador neto no obstante contar con zonas aptas para el cultivo, especialmente, en la Costa Atlántica, los Llanos Orientales y algunos valles interandinos. Al frente de las investigaciones de esta compañía valluna se encuentra el ingeniero agrónomo Clímaco Cassalett Dávila, PhD en mejoramiento, quien luego de pensionarse en el Centro de Investigación de la Caña, Cenicaña, donde obtuvo varias de las variedades de caña que hoy se siembran en ese departamento, retomó su trabajo inicial de investigador en maíz (trabajó durante veinte años con el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, en esta área) y hoy se dedica a la obtención de híbridos tropicales, en un programa callado pero cuyos logros ya son de mostrar.

 

En efecto, en la Unidad de Investigación de Semillas La Calidad, Cassalett Dávila ha obtenido cerca de quinientas líneas tropicales de maíz, materiales a partir de los cuales está haciendo los cruzamientos de rigor, que lo han llevado a conseguir treinta y cuatro híbridos.

 

De esos materiales, Miguel Lengua Linares, especialista en tecnología de semillas y fundador de la citada compañía, dice que son "mejores que los mejores que hay en Colombia".

Fenavi está interesada en que se hagan ensayos comerciales con materiales de Semillas La Calidad, en su empeño por ayudarle a la industria a sustituir importaciones y contribuir a la generación de empleo, mediante la ocupación de tierras agrícolas.

 

Con Cassalett y Lengua, Avicultores dialogó por separado sobre los alcances y dificultades de su trabajo de fitomejoramiento.

 

AVICULTORES: ¿Qué los llevó a incursionar en la obtención de nuevos maíces?

 

CLIMACO CASSALETT: Desde hace unos dos años y medio comenzamos nuestro trabajo, movidos por el hecho de que en el país prácticamente desapareció la investigación orientada a la consecución de nuevos materiales de maíz, en virtud de lo cual muchas variedades que se encuentran en el mercado muestran señales de degeneramiento. A este hecho contribuyó la crisis de la agricultura (efecto de la apertura económica), que motivó la salida del país de compañías extranjeras que venían participando de manera importante en la obtención de nuevos maíces, por lo que hoy se traen materiales del exterior, los cuales no son sometidos a las cuarentenas oficiales de rigor, con el riesgo de que sean portadores de patógenos exóticos para nuestro medio.

 

Así las cosas, lo que queremos es reconquistar el país pero con materiales vernáculos. Nos proponemos superar en el corto plazo -máximo dos años- todos los maíces que se siembran en Colombia. Ya tenemos unas pruebas iniciales en la zona de Montería, que nos han permitido observar que algunos de nuestros híbridos están a la par con los que allá se siembran.

 

"En Colombia no se ha entendido
a cabalidad la importancia de la semilla
certificada", Miguel Lengua.

 

MIGUEL LENGUA: En efecto, la investigación en este cereal prácticamente se acabó, al punto de que la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria, Corpoica, se limita a entregarles (por licitación) a empresas semillistas, materiales obtenidos por el Centro Internacional de Mejoramiento del Maíz y el Trigo, Cimmyt, para su multiplicación y comercialización, cuando más bien deberían ser utilizados como material básico para trabajos de fitomejoramiento por parte de entidades y compañías de investigación. Si bien estos maíces son valiosos como germoplasma para investigación, no son lo mejor como semilla comercial. De hecho, no son materiales tropicales, es decir, no son del todo apropiados para las condiciones del país.

 

AVICULTORES: Todo esto debe estar repercutiendo negativamemte, entonces, en la producción y productividad nacionales del cereal.

 

MIGUEL LENGUA: Claro. Es que en Colombia no se ha entendido a cabalidad la importancia de las semillas mejoradas, cuya utilización no es superior a 35%. En el caso particular del maíz, la necesidad de disponer de este tipo de material de siembra es aun más grande si se tiene en cuenta que 80% de los cultivadores son pequeños campesinos.

 

AVICULTORES: ¿A qué le apuestan ustedes con sus trabajos de fitomejoramiento?

 

CLIMACO CASSALETT: Nuestra idea es sacar materiales de planta y mazorca bajas, cosa que, de un lado, faciliten la cosecha y, de otro, sean aptos para zonas como la Costa Atlántica, donde se presentan vientos huracanados en las épocas de precosecha y cosecha, que prácticamente acaban con los cultivos. Con nuestros maíces, allá no se tendrá que hacer el denominado "descope", práctica que se utiliza para evitar el volcamiento de las plantas por efecto de los vientos. Otra de las características de nuestros materiales será su resistencia a las virosis existentes en el país.

 

AVICULTORES: ¿Para cuándo están previstas las primeras siembras comerciales de algunos de los híbridos de La Calidad?

 

MIGUEL LENGUA: Calculamos que para dentro de un año, una vez concluyan las evaluaciones que viene haciendo el ICA. De todas formas, híbridos nuestros se han comportado muy bien en pruebas preliminares, alcanzado producciones por encima de los maíces utilizados en Córdoba, Valle y los Llanos.  

 

 

 

 

| REVISTAS  VETERINARIA | |  PAGINA  VETERINARIA |