|Lunes, septiembre 1, 2014

Prurito Vaginal  

Nombres alternativos

Prurito en el área vaginal; Prurito vulvar

Definición

Es una picazón o irritación molesta de la piel de la vagina y en el área circundante (vulva). Dicho prurito puede ocasionar un deseo de rascarse el área afectada.

Causas comunes

Las causas comunes del prurito vaginal son, entre otras:

• Irritantes químicos: como detergentes y suavizantes de ropa, aerosoles femeninos, ungüentos, cremas, duchas y espumas anticonceptivas o gelatinas
Infección vaginal por levadura: a menudo incluye una secreción blanca y como cuajada. Estas infecciones pueden ser causadas por antibióticos, anticonceptivos orales, embarazo, menstruación, uso de condones, relaciones sexuales, diabetes y debilidad del sistema inmune.
Vaginitis: inflamación, picazón, secreción y olor ocasionado por otras infecciones (incluyendo enfermedades de transmisión sexual). La vaginitis es común en las niñas antes de la pubertad. Si una niña pequeña tiene una enfermedad venérea, se debe considerar como abuso sexual y abordarse como tal.
Menopausia: la disminución de los niveles de estrógenos provoca un adelgazamiento de la pared vaginal y disminuye la lubricación.
Estrés: puede incrementar el prurito vaginal y hace a la mujer más susceptible a las infecciones.

Otras causas posibles pero menos comunes de prurito vaginal o vulvar incluyen:

Oxiuros (infección parasitaria que afecta especialmente a los niños).
• Ciertas afecciones cutáneas que afectan la piel de la vagina, algunas de las cuales pueden ser precancerosas.

Cuidados en el hogar

Para ayudar a prevenir y tratar el prurito vaginal se recomienda:
• Mantener el área genital limpia y seca, y usar jabones naturales sin perfume.
• Evitar el papel higiénico perfumado o de color y los baños de espuma.
• Usar ropa interior de algodón o medias veladas con entrepierna de algodón. Evitar la ropa interior fabricada con materiales sintéticos. A los bebés y a los niños que empiezan a caminar se les debe cambiar el pañal frecuentemente.
• Cambiarse la ropa húmeda, especialmente trajes de baño o ropa para hacer ejercicio, tan pronto como sea posible.
• Evitar las duchas vaginales y los aerosoles femeninos.
• Tomar yogur con cultivos vivos o tomar tabletas de lactobacillus acidophilus cuando se están tomando antibióticos. Se recomienda consultar con el médico.
• Limpiar o lavar los genitales de adelante hacia atrás (desde la vagina hasta el ano) después de orinar o defecar.
• Bajar de peso, en caso de obesidad.
• Mantener los niveles de azúcar bajo control en caso de ser diabética.

Igualmente se recomienda:
• Evitar rascarse el área afectada, ya que esto sólo empeora el problema.
• Evitar el esfuerzo excesivo, el calor y la sudoración excesiva.
• Posponer la actividad sexual hasta cuando desaparezcan los síntomas o utilizar al menos un lubricante durante las relaciones sexuales.
• Utilizar condones para evitar contagiarse o contagiar enfermedades de transmisión sexual.

Si la persona sabe que el prurito vaginal es ocasionado por una infección vaginal por levadura, ya que los síntomas son los mismos que en el pasado, se recomienda ensayar con cremas o supositorios vaginales de venta libre.

Las infecciones vaginales por levaduras no se consideran enfermedades de transmisión sexual. Sin embargo, algunas veces, los hombres desarrollan picazón y enrojecimiento después de la relación sexual, si éste es el caso o si existen infecciones recurrentes sin causa clara, se debe consultar con el médico ya que ambos pueden necesitar tratamiento.

Si el prurito vaginal está relacionado con la menopausia, el médico puede recomendar crema vaginal con estrógeno u óvulos vaginales.

A los niños se les debe enseñar a resistir y rechazar cualquier insinuación de contacto sexual por parte de otra persona y a informar cualquier hecho relacionado con esto. Es aconsejable no tratar de retirar ningún objeto extraño que se haya introducido en la vagina y llevar a la niña al médico para extraerle el objeto.

Se debe buscar asistencia médica inmediatamente si la persona:

• Tiene fiebre y dolor abdominal bajo o pélvico.
• Tiene mucha sed o apetito, pérdida de peso sin motivo, aumento en la frecuencia urinaria o fatiga, ya que éstos pueden ser signos de diabetes.

Igualmente, se debe llamar al médico si:

• Los síntomas empeoran o persisten durante más de 1 semana a pesar de las medidas de cuidado personal.
• Se presenta inflamación, sangrado vaginal o secreción poco usuales.
• La pareja también tiene síntomas o se sospecha de una enfermedad de transmisión sexual.
• Se siente ardor al orinar u otros síntomas urinarios: puede ser una infección en las vías urinarias.
• Se presentan ampollas o úlceras en la vagina o la vulva.

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

• ¿Cuándo comenzó a presentarse el prurito?
• ¿Se ha presentado antes?
• ¿El prurito es severo?
• ¿Limita las actividades diarias?
• ¿Dónde exactamente se presenta el prurito? ¿En el interior de la vagina o en el área externa de la vagina (vulva)?
• ¿Con qué frecuencia se baña en la ducha o en la bañera?
• ¿Utiliza jabón perfumado, papel higiénico de color o perfumado o baños de espuma?
• ¿Practica frecuentemente natación o participa en deportes acuáticos? ¿Se cambia la ropa inmediatamente después de terminar el ejercicio?
• ¿Usa ropa interior de algodón o de materiales sintéticos?
• ¿Usa pantalones ajustados o medias veladas apretadas?
• ¿Usa duchas vaginales o aerosoles de higiene femenina?
• ¿Es sexualmente activa? ¿Utiliza algún método anticonceptivo? ¿Cuál?
• ¿Existe algo que la haga sentirse mejor?
• ¿Existe algo que empeore la situación?
• ¿Ha probado con cremas de venta libre? ¿Cuáles?
• ¿Presenta otros síntomas como sangrado vaginal, inflamación, erupciones, dificultad o dolor al orinar?
• ¿Tiene antecedentes personales o familiares de diabetes?
• ¿Qué medicamentos toma?
• ¿Cómo han sido sus períodos menstruales? Esto incluye preguntas como: ¿Qué edad tenía cuando tuvo su primer período? ¿Con qué frecuencia le llega el período? ¿Cuánto tiempo dura por lo general?
• ¿Tiene algún tipo de alergias?

El médico examinará a la persona, incluyendo un examen pélvico, y hará preguntas para ayudar a diagnosticar la causa del prurito vaginal. Estas preguntas pueden abarcar:

Algunos de los exámenes diagnósticos que se pueden realizar son:

• Cultivo y examen microscópico de la secreción vaginal
• Frotis de Papanicolaou
• Estudios de orina y de sangre (incluyendo niveles hormonales)
• Biopsias de piel del área de la vagina

Las infecciones por levadura se pueden tratar con medicamentos antimicóticos, y para reducir la inflamación, se pueden utilizar cremas o lociones esteroides en la medida de lo necesario. Igualmente, se pueden prescribir ungüentos que contengan hormonas y prescribir benzodiazepinas o antihistamínicos para el alivio durante la noche.

Para las infecciones vaginales bacterianas, incluyendo enfermedades de transmisión sexual, se pueden prescribir antibióticos.

Referencias
- Clark LR, Atendido M. Group B streptococcal vaginitis in postpubertal adolescent girls. J Adolesc Health. 2005; 36(5): 437-440.
- Edwards L. The diagnosis and treatment of infectious vaginitis. Dermatol Ther. 2004; 17(1): 102-110.
- Reid G, Bruce AW. Urogenital infections in women: can probiotics help? Postgrad Med J. 2003; 79(934): 428-432.z

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*