|Thursday, December 18, 2014

Próstata  

Si usted es un hombre, seguramente nació con una próstata. Así es que en el sentido amplio de la palabra, todo varón es prostático. Lo infrecuente es no tener próstata, ya sea por haber nacido sin ella o por haber sido sometido a extracción quirúrgica total de este órgano (prostatectomía).

LA PRÓSTATA

prostata-prostatico2Representación anatómica del aparato genital masculino, donde se observa claramente la ubicación de la próstata.

Pocos pensamos en la próstata hasta que aparecen molestias relacionadas con ese órgano. La próstata es una glándula que se encuentra justo debajo de la vejiga, rodeando la uretra, que es el conducto de salida de la orina. Su función es producir una parte de la secreción que forma el semen. Además contiene fibras musculares que tienen la capacidad de contraerse en forma automática, especialmente durante la eyaculación.

HIPERPLASIA PROSTÁTICA

La próstata es un órgano que crece más rápido en unos individuos que en otros, por razones que no están muy claramente establecidas. Esto es parte de desarrollo normal del cuerpo humano. No obstante, hay momento en el que el crecimiento de la próstata empieza a causar problemas y es el punto en el que se habla de “hiperplasia” (crecimiento mayor de lo deseable).

Debido a la estrecha vecindad con la uretra, cuando hay hiperplasia de la próstata se produce dificultad para la salida de la orina. El engrosamiento de la próstata alrededor de la uretra actúa como un cinturón que estrecha progresivamente el conducto de salida de la orina. Esto se traduce en dificultad para orinar y disminución del calibre y la presión del chorro.

BENIGNA PERO NO INOFENSIVA

prostata-prostatico3La hiperplasia es un fenómeno de la naturaleza benigna, por lo cual se denomina “hiperplasia prostática benigna” (HPB), es decir que no tiene ninguna relación con el cáncer de próstata. Por eso se suele denominar “hiperplasia prostática benigna”. Sin embargo, no se debe confundir benigno con inofensivo. Aparte de las obvias molestias, la retención de orina en la vejiga puede traer complicaciones como infección y alteración seria del funcionamiento de los riñones. Además en algunos casos aparecen síntomas comunes entre la HPB y el cáncer de próstata.

Por razón, es necesario acudir al médico tan pronto como se perciban cambios como dificultad o molestias para orinar o disminuir en el calibre o presión del chorro de orina. Esto permitirá una actuación oportuna, evitando complicaciones

Anteriormente aclarábamos que todo varón normal posee una próstata y que esta glándula crece durante el transcurso de la vida. Por lo tanto, es el sentido amplio, todo hombre es “prostático”.

Hemos mencionado también que la próstata rodea la uretra (conducto de salida de la orina) y que el problema con la hiperplasia (crecimiento más allá de lo deseable) es que se dificulta la evacuación de la vejiga. La micción (expulsión de la orina) se hace muy frecuente, con esfuerzo y “a cuentagotas”.

SEÑALES PARA SOSPECHAR HIPERPLASIA PROSTÁTICA

• Dificultad para orinar.
• Micción “a cuentagotas”.
• Disminución del calibre o la presión del chorro de orina.
• Micción muy frecuente.

¿CÓMO SABER SI ES LA PRÓSTATA?

Naturalmente, no siempre que hay molestias para orinar se debe a hiperplasia prostática. Si bien es cierto que ésta es la causa más frecuente de dificultades en la micción en hombres maduros, también puede existir otras enfermedades (infecciones, inflamatorias, tumores, etc.) que se manifiestan en formas parecidas. Lo que sí es claro es que cualquier cambio de la micción normal es un motivo de alerta que requiere atención médica sin demora, especialmente si se presentan signos que hagan sospechar complicaciones, caso en el cual se requiere acudir al servicio de urgencias.

SIGNOS DE COMPLICACIONES

• Ardor al orinar.
• Orina turbia y o muy fétida.
• Fiebre o malestar general.
• Salida de secreciones o flujos por el pene.
• Incapacidad para orinar.
• Dolor en la parte baja del abdomen.

¿QUÉ ME VA HACER EL MÉDICO?

Algunos hombres se abstienen de consultar al médico por pudor o temor a ser sometidos a procedimientos molestos.

La verdad es que la mayor parte de la consulta consiste en que el paciente describe sus síntomas. A veces pude ser necesario realizar un “tacto rectal”, maniobra que puede parecer incómoda pero que no es traumática en absoluto.

También pueden requerirse algunos exámenes comunes de laboratorio (análisis de muestra de orina y de sangre).

¿TENDRÉ CÁNCER?

La hiperplasia prostática benigna (HPB) se llama “benigna” porque no tiene relación con el cáncer. Más bien se trata de un crecimiento del órgano. Tener HPB no implica que se tenga mayor o menor riesgo de cáncer que otro hombre de la misma edad. Son dos procesos independientes. Esto tampoco debe llevarnos al extremo opuesto de confundir “benigna” con “trivial”. La HPB debe ser tratada sin demora para evitar complicaciones.

En otra entrega de esta colección analizaremos los tratamientos disponibles para la hiperplasia prostática benigna y respuesta frecuentes sobre este tema.

Leave a Reply

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*

Current ye@r *