|Jueves, septiembre 18, 2014

Que es la Convención de Ramsar sobre los Humedales  

Documento Informativo Ramsar No. 2

La Convención sobre los Humedales es un tratado intergubernamental aprobado el 2 de febrero de 1971 en la ciudad iraní de Ramsar, situada en la costa meridional del Mar Caspio. Por tanto, si bien el nombre de la Convención suele escribirse “Convención sobre los Humedales”, ha pasado a conocerse comúnmente como la “Convención de Ramsar”. Ramsar es el primero de los modernos tratados intergubernamentales mundiales sobre conservación y uso racional de los recursos naturales, pero si se lo compara con los más recientes, sus disposiciones son relativamente sencillas y generales. Con los años, la Conferencia de las Partes Contratantes (el principal órgano decisorio de la Convención, integrado por delegados de todos los Estados miembros), ha desarrollado e interpretado los principios básicos del texto del tratado y ha conseguido mantener la labor de la Convención a la par con la evolución de las percepciones, prioridades y tendencias del pensamiento ambiental.

El nombre oficial del tratado – Convención relativa a los Humedales de Importancia Internacional, especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas – expresa su énfasis inicial en la conservación y el uso racional de los humedales sobre todo para proporcionar hábitat para aves acuáticas. Sin embargo, con los años, la Convención ha ampliado su alcance a fin de abarcar todos los aspectos de la conservación y el uso racional de los humedales, reconociendo que los humedales son ecosistemas extremadamente importantes para la conservación de la diversidad biológica en general y el bienestar de las comunidades humanas. Por este motivo, el uso cada vez más difundido de la versión abreviada del título del tratado, “Convención sobre los Humedales”, es enteramente apropiado.

La Convención entró en vigor en 1975 y al 1º de febrero del 2000 contaba con 118 Partes Contratantes. Más de 1.000 humedales, con una superficie de unos 73 millones de hectáreas, han sido designados para ser incluidos en la Lista de Humedales de Importancia Internacional.

La UNESCO sirve de depositaria de la Convención, pero su administración ha sido confiada a una secretaría conocida como la “Oficina de Ramsar”, alojada en la sede de la UICN – Unión Mundial para la Naturaleza, en Gland, Suiza, bajo la autoridad de la Conferencia de las Partes y del Comité Permanente de la Convención.

¿Por qué se adhieren los países a la Convención de Ramsar?

La calidad de miembro de la Convención de Ramsar:

• supone aceptar los principios que la Convención representa, lo que facilita la puesta a punto de políticas y actividades a nivel nacional, inclusive leyes que ayudan a las naciones a utilizar lo mejor posible sus recursos de humedales en su búsqueda de un desarrollo sostenible;
• brinda a un país la posibilidad de hacer oír su voz en el principal foro intergubernamental sobre la conservación y el uso racional de los humedales;
• da a conocer mejor e incrementa el prestigio de los humedales designados para la Lista de Humedales de Importancia Internacional y por ende acrecienta las posibilidades de que las medidas de conservación y uso racional sean apoyadas;
• da acceso a la información y a las opiniones consultivas más recientes sobre la adopción de las normas internacionalmente aceptadas de la Convención, como los criterios para identificar humedales de importancia internacional, las líneas directrices para la aplicación del concepto de uso racional y las líneas directrices para la planificación del manejo de los humedales;
• da acceso a opiniones consultivas especializadas sobre los problemas de conservación y manejo de los humedales a nivel nacional o de sitios determinados por medio de contactos con funcionarios de la Oficina de Ramsar y consultores, así como de la aplicación del mecanismo de las Misiones Ramsar de Asesoramiento; y
• alienta la cooperación internacional respecto de las cuestiones concernientes a los humedales y ofrece la posibilidad de conseguir apoyo para proyectos, ya sea con cargo al Fondo de Pequeñas Subvenciones de la propia Convención o gracias a los contactos de la Convención con los organismos de asistencia bilateral o multilateral externos.

¿Qué compromisos asumen las Partes que se adhieren a la Convención de Ramsar?

Los países que se adhieren a la Convención de Ramsar se suman a un esfuerzo internacional encaminado a garantizar la conservación y el uso racional de los humedales. El tratado prevé cuatro compromisos principales que las Partes Contratantes asumen al adherirse.

1. Inclusión de sitios en la Lista

La primera obligación con arreglo a la Convención es designar por lo menos un sitio para que sea incluido en la Lista de Humedales de Importancia Internacional (la “Lista de Ramsar”) y promover su conservación, incluido, cuando resulta procedente, su uso racional. La selección para la Lista de Ramsar ha de basarse en la importancia del humedal en términos ecológicos, botánicos, zoológicos, limnológicos o hidrológicos. Las Partes Contratantes han adoptado criterios específicos y lineamientos para identificar sitios que cumplen los requisitos para ser incluidos en la Lista de Humedales de Importancia Internacional (véase el Documento Informativo Ramsar No. 4).

2. Uso racional

En virtud de la Convención las Partes Contratantes tienen un deber general de incorporar consideraciones relativas a las conservación de los humedales en su planificación nacional del uso de la tierra. Se han comprometido a formular y llevar a cabo su planificación de forma que promueva, en la medida de lo posible, “el uso racional de los humedales de su territorio” (artículo 3.1 del tratado).

La Conferencia de las Partes Contratantes ha aprobado líneas directrices y orientaciones adicionales sobre cómo lograr el “uso racional”, que ha sido interpretado en el sentido de que es sinónimo de “uso sostenible” (véase el Documento Informativo Ramsar No. 7).

3. Reservas y capacitación

Las Partes Contratantes se han comprometido también a crear reservas naturales en humedales, figuren o no en la Lista de Ramsar, y se prevé asimismo que promuevan la capacitación en los campos de la investigación, el manejo y la custodia de los humedales.

4. Cooperación internacional

Las Partes Contratantes también han acordado consultar a otras Partes Contratantes respecto de la aplicación de la Convención, especialmente en lo que atañe a los humedales transfronterizos, los sistemas hídricos compartidos y las especies compartidas (véase el Documento Informativo Ramsar No. 13).

Con los años, la Conferencia de las Partes Contratantes ha interpretado y ampliado estas cuatro oblligaciones principales previstas en el texto del tratado y ha elaborado líneamientos para coadyuvar a las partes en su cumplimiento. Estos lineamientos se publican en la serie de Manuales de Ramsar (véase el Documento Informativo Ramsar No. 16).

Presentación de informes

Las Partes Contratantes dan cuenta de los progresos en el cumplimiento de sus compromisos con arreglo a la Convención presentando informes trienales a la Conferencia de las Partes Contratantes. Los Informes Nacionales pasan a ser documentos de carácter público.

La Conferencia de las Partes Contratantes

La aplicación de la Convención descansa en una asociación continua entre las Partes Contratantes, el Comité Permanente y la Secretaría de la Convención (la Oficina de Ramsar), con el asesoramiento del Grupo de Examen Científico y Técnico (GECT) y el apoyo de las Organizaciones Internacionales Asociadas. Cada tres años los representantes gubernamentales de las Partes Contratantes se reúnen como Conferencia de las Partes Contratantes (COP), el órgano encargado de elaborar las políticas de la Convención, que examina las tendencias generales de la aplicación de la Convención según se refleja en los Informes Nacionales, y adopta decisiones, resoluciones y recomendaciones para mejorar su funcionamiento. El programa de cada reunión de la Conferencia comprende asimismo una serie de sesiones técnicas en que se analizan asuntos importantes en la esfera de la conservación y el uso racional de los humedales, incluido el desarrollo y la interpretación de los conceptos clave de la Convención. Las reuniones de la COP de Ramsar han llegado a ser conocidas como encuentros altamente eficaces que dan cabida a la intervención y participación activa de las comunidades no gubernamental y académica.

Las reuniones ordinarias de la Conferencia de las Partes Contratantes se han celebrado en: 1. Cagliari, Italia, 1980; 2. Groningen, Países Bajos, 1984; 3. Regina, Canadá, 1987; 4. Montreux, Suiza, 1990; 5. Kushiro, Japón, 1993; 6. Brisbane, Australia, 1996; 7. San José, Costa Rica, 1999. Según lo previsto, la 8a., se celebrará en España en el 2002.

El Comité Permanente

El Comité Permanente se reúne cada año para llevar a cabo actividades entre reuniones de la COP relacionadas con cuestiones aprobadas por la Conferencia; preparar la documentación para la COP siguiente; supervisar la aplicación de la política de la Oficina de Ramsar y el empleo del presupuesto de la Oficina; y tomar decisiones respecto de las solicitudes de apoyo a proyectos con cargo al Fondo Ramsar de Pequeñas Subvenciones.

El Comité Permanente está integrado por 13 Partes Contratantes de las seis regiones Ramsar -África, América del Norte, Asia, Europa, Neotrópico y Oceanía- elegidos sobre una base proporcional, así como por representantes de los países anfitriones de la última reunión y de la reunión venidera de la COP. Se invita a las Partes Contratantes donde la Oficina de Ramsar y Wetlands International tienen su sede a asistir como Observadores Permanentes y se invita a las Organizaciones Internacionales Asociadas (véase más adelante) a participar con carácter consultivo.

La Secretaría

La Oficina de la Convención de Ramsar es la secretaría permanente de la Convención y se encarga de la coordinación corriente de sus actividades. La Secretaría la dirige un Secretario General, quien supervisa la labor de una pequeña plantilla de funcionarios técnicos, administrativos y de comunicaciones (14 en la actualidad), así como cuatro pasantes. Los funcionarios de Ramsar trabajan en varios idiomas (particularmente en los tres idiomas oficiales de la Convención, esto es, el español, el francés y el inglés) y prestan servicios especializados en una serie de disciplinas. De tanto en tanto se contrata a los consultores que hagan falta.

El Grupo de Examen Científico y Técnico

El Grupo de Examen Científico y Técnico (GECT) presta asesoramiento técnico y científico a la Conferencia de las Partes Contratantes. El GECT está integrado por 13 miembros poseedores de conocimientos científicos y técnicos apropiados elegidos a título personal en las seis regiones Ramsar, y representantes de las Organizaciones Internacionales Asociadas. Otras organizaciones competentes contribuyen también a la labor del GECT en calidad de observadores.

Las Organizaciones Internacionales Asociadas

La Conferencia de las Partes puede conferir la calidad de Organización Internacional Asociada a organizaciones internacionales tanto intergubernamentales como no gubernamentales que contribuyan “regularmente y con el máximo de sus posibilidades a fomentar el desarrollo de las políticas y los instrumentos técnicos y científicos de la Convención y su aplicación”.

Hasta ahora, cuatro organizaciones internacionales no gubernamentales que han estado asociadas a la Convención desde sus inicios han sido reconocidas como OIA. Se trata de BirdLife International, la UICN – Unión Mundial para la Naturaleza, Wetlands International y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF)

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*