|Domingo, septiembre 21, 2014

Las Medicinas Complementarias y la Homeopatía al Servicio de La Pediatría  

Una Buena Alternativa

*Roberto H. Baena Llorente
*Pediatra – Homeópata, Clínica Carlos Ardila Lülle. Docente Facultad de Medicina Universidad Autónoma de Bucaramanga – (UNAB). Bucaramanga – Colombia.

El presente artículo quiere hacer una breve recopilación y dar información a nuestros queridos lectores y aquellos padres que se preocupan por el bienestar y la óptima salud de sus hijos y que creen que existe un sistema de tratamiento efectivo, seguro, rápido, natural, no represivo y sin drogas, acerca de las medicinas complementarias y poner especial énfasis en la Homeopatía. Vemos que en la actualidad, a raíz de la sistematización de la medicina occidental, tratando de llegar a más cantidad de gente se ha perdido y deteriorado mucho la relación médico – paciente, y en muchas oportunidades no logramos solucionar los problemas que aquejan a nuestros pequeños pacientes. Es ahí donde algunos médicos preparados en los programas convencionales de las universidades, hemos dado una mirada a todas aquellas tradiciones ancestrales y creencias populares, que en alguna época fueron práctica frecuente de hierbateros y gente inescrupulosa que explotaba a la gente del común. Hoy, es pues, una realidad, los médicos especialistas hemos visto que de alguna forma existe en ellas una razón de ser, desde el punto de vista científico y filosófico, que hemos dedicado parte de nuestro tiempo a estudiar y prepararnos para utilizar tratamientos en pacientes, que nunca antes cabían en nuestra imaginación y que podían ser una realidad con fármacos homeopáticos (diluciones de diluciones de un preparado que utilizado como tintura madre, nos ocasionaría síntomas y reacciones que inhiben nuestro sistema de reacción, mientras que si utilizamos esa misma sustancia en diluciones en forma prácticamente imperceptible, generarían estímulos potentes en nuestro organismo, que lograrían hacer desaparecer todas aquellas molestias que anteriormente padecíamos).

¿Qué es la Homeopatía?

Es un método terapéutico que se basa en el principio de la similitud. Similitud entre el poder toxicológico de una sustancia y su poder terapéutico.

Hay sustancias que utilizadas en grandes dosis provocan dolencias, mientras que si se utilizan en dosis infinitesimales curan síntomas análogos a los que han provocado. La Homeopatía se caracteriza por la individualización del tratamiento. Para la Homeopatía no hay enfermedades sino enfermos, por lo que dependerá siempre de la manera en que el paciente reacciona. Para que activemos nuestra propia energía para poder curarnos, analizamos al paciente desde un punto de vista holístico, del individuo como tal, y procuramos no dividirlo en pedazos como lo hace la medicina actual (el pulmón, el riñón, la piel), todos somos una misma unidad funcional y estamos conectados a través de un sistema neuro – endocrino – hipotalámico.

¿Cómo se Fabrican los Medicamentos Homeopáticos?

Estos son elaborados de la misma naturaleza, a partir de sustancias de origen vegetal, mineral o animal, de las cuales se extraen las tinturas madres y de ahí, a través de un proceso, se realizan una serie de diluciones. Estaremos actuando en esa misma proporción cuando damos una u otra sustancia sobre esa energía vital que todos tenemos en nuestro interior. Cabe anotar, si analizamos nuestro cuerpo desde el punto de vista bioquímico, veremos que las mediciones de endorfinas, hormonas, electrolitos, etcétera son reportadas en nanogramos (partículas menores que miligramos).

¿Como Actúan los Medicamentos?

La homeopatía actúa estimulando los mecanismos naturales del organismo, logrando una acción muy rápida en enfermedades agudas (rinofaringitis, piodermitis, alergias, etc.) observando al cabo de unas pocas horas los efectos curativos del medicamento.

¿Los Campos de la Homeopatía?

La homeopatía se adapta a todo tipo de pacientes desde los bebés, mujeres embarazadas, hombres, hasta las personas de la tercera edad. La eficacia del tratamiento es independiente de la edad.

Los alcances de la Homeopatía son diversos, y su médico especialista en este campo los conoce perfectamente, al igual que sus límites.

No todas las personas han evolucionado a tener una mente más abierta y ver que no todo en la tierra es material. Definitivamente vemos que cuando se agotan las posibilidades desde el otro lado, tenemos un camino diferente, como es la homeopatía en general, que revisa al paciente de manera holística.

Eficacia del La Homeopatía

La eficacia de la Homeopatía no solo ha sido demostrada a diario gracias a cientos de miles de médicos que en el mundo trabajamos y la utilizamos, sino a las numerosas experiencias clínicas realizadas desde hace varios años, siguiendo los criterios rigurosos de la investigación contemporánea.

Actualmente se ofrecen en Estados Unidos muchas opciones de realizar post grados en medicinas alternativas y complementarias. Entre ellas tenemos la Universidad de Harvard, la Universidad del Sur de California, la Universidad de Texas y recientemente, el Departamento de Salud Pública de ese mismo país que cuenta con un presupuesto nada despreciable del 1% del presupuesto total (50 millones de dólares) para investigación en medicinas alternativas. Así pues, el panorama no es tan descabellado como lo plantean algunos opositores a estas alternativas de la medicina y métodos complementarios, lo que sucede es que los peores enemigos y los que realizan críticas a este tipo de ciencias son dados a opinar y a realizar comentarios, ya que son prácticamente ignorantes en el tema y tienen una mirada hacia un lado totalmente negativo, y ni siquiera por cultura se proponen hacer algún tipo de revisión de lo que sucede con otro tipo de terapéuticas y eventualmente, aprender acerca de las posibles maravillas que tenemos todos a nuestro alcance como profesionales de la salud.

Con algunas de las lecciones que hemos aprendido los médicos que trabajamos con la Homeopatía hemos ido un poco más allá y hemos estudiado temas relacionados, entre los que se pueden incluir y enumerar los siguientes:

1. El conocimiento en el manejo de los elementos nutrientes, en cuanto desarrollan las capacidades del organismo, constituye una terapia más eficaz que muchos medicamentos que actúan como factores de bloqueo.
2. Trabajar en consonancia con la naturaleza es más sensato desde el punto de vista médico, que ir en contra de ella. El cuerpo se sana a si mismo cuando se le proporcionan las sustancias adecuadas y el medio propicio.
3. Cualquier terapia válida empleada para sanar a una persona, puede ser más eficaz y exitosa cuando se combina con otras igualmente válidas.
4. Lo verdadero no siempre coincide necesariamente con lo que goza de universal aceptación.
5. Las observaciones en contrario no modifican necesariamente los dogmas de la medicina.

La Pediatría y las Medicinas Alternativas

En este punto quiero hacer algunos comentarios que van de la mano respecto al manejo un tanto más natural y no agresivo para nuestros hijos y pequeños pacientes que a diario nos consultan por situaciones, la gran mayoría de las veces de tipo banal, y que algunos las complicamos con sustancias químicas que la verdad no son necesarias.

Vemos como frecuentemente nuestros hijos presentan 6 a 7 episodios catarrales por año, infecciones del oído, dolores de estómago, dolores de garganta, etc. Esto hace que algunos padres sientan que necesitan graduarse en medicina o algún título en farmacia, no faltan los antihistamínicos, antibióticos, analgésicos, antitusivos y descongestionantes que ayudan a combatir los síntomas de las narices congestionadas, tos, estornudos y toda clase de dolores.

Los tratamientos convencionales con frecuencia sustituyen la habilidad del cuerpo para defenderse. Los supresores de tos por ejemplo, suprimen el reflejo de toser, evitando que el cuerpo forme la mucosidad y se libere de los virus. Las investigaciones han demostrado que los niños tratados en forma frecuente con antibióticos, padecen más infecciones.

Por otro lado, muchos remedios alternativos permiten que el cuerpo inicie la curación y fortalezca su sistema inmunológico. De hecho al ofrecerle al niño muchos líquidos, este tiene mayores oportunidades de resistir las infecciones.

Este es un antiguo concepto, un lugar común, pero absolutamente cierto al referirnos al tratamiento de las infecciones del oído, gripa, resfriados, e irritaciones de la garganta.

Los líquidos ayudan a disminuir el riesgo de la deshidratación y ayudan en la eliminación del moco. En estos casos es recomendable mantener a los pacientes alejados del consumo de lácteos, puesto que estos favorecen y endurecen la mucosidad y en el caso de las infecciones de oído, dificultan el drenaje del oído medio.

Algunas hierbas medicinales ayudan en parte a mantenerlos hidratados y ofrecen otros beneficios, por ejemplo, el té de jengibre ayuda a purificar el cuerpo aumentando la transpiración y reduciendo el escalofrío que con frecuencia acompaña a la fiebre, también puede ayudar a reducir las nauseas y vómitos que producen los cuadros abdominales. El té de salvia baja la fiebre, descongestiona y calma el dolor de garganta. El té de manzanilla puede ayudar a calmar la fiebre y la congestión de los oídos en niños muy irascibles y llorones. Las hierbas como la echinaccea (la cual es un antivirus), es bien conocida como remedio y como medida preventiva, ya que sirve para estimular el sistema inmunológico.

Se ha visto que ciertos oligoelementos como el Cobre y el Zinc estimulan el sistema inmunológico en los niños y actualmente se consiguen fácilmente en el mercado. Se debe estar muy prevenido en no exceder la dosis máxima diaria recomendada, ya que ocasiona nauseas y vómitos.

El ajo ha sido utilizado para tratar muchas dolencias; desde infecciones catarrales, hasta mordeduras de serpientes durante más de 5.000 años.

En 1858, mucho antes de los antibióticos, Luís Pasteur reconoció las propiedades antibacterianas del ajo, el cual contiene un número importante de agentes medicinales que funcionan efectivamente contra las infecciones, diarreas e incluso el asma, además el ajo ayuda a desintoxicar el cuerpo durante los períodos de resfriado y gripa. El beta-caroteno ayuda a combatir los resfriados en los niños, aumenta la producción de vitamina A en el cuerpo y ayuda a recuperar las membranas mucosas.

Hay muchos remedios seguros y efectivos para una gran variedad de enfermedades que acompañan el crecimiento.

Utilizar hierbas y suplementos en el tratamiento de los niños es bueno y seguro, pero hay que conocerlos para dosificarlos de acuerdo al peso, edad y afección de los pequeños, para lo cual debe asesorarse por un profesional, preferiblemente pediatra, con bases y énfasis en este campo.

Como conclusión, parte de la paternidad y del conocimiento se deben combinar las opciones naturales con las convencionales, según la patología que esté afectando a nuestro pequeño, puesto que una complementa a la otra y en ningún momento se bloquea la reacción de nuestros pequeños pacientes, que merecen lo más natural y lo mejor.

Antes de utilizar cualquier remedio natural, recuerde siempre lo siguiente: si tiene una enfermedad no realice un autodiagnóstico ni pruebe ningún tratamiento, sin antes pedir un consejo a un profesional calificado del cuidado de la salud y que sea titulado por un ente idóneo en el tema.

Índice Pediatría vol.40 No. 3 Hiperquilomicronemia Familiar

 

PUBLICACIONES RELACIONADAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*