|Domingo, septiembre 21, 2014

Linfadenopatía en Niños y Adolescentes  

(Primera Parte)

Dr. Germán Soto, M.D., Pediatra Universidad del Bosque,
Pediatra Cafam IPS y Sánitas EPS

El agrandamiento de ganglios linfáticos es un problema frecuente en niños y adolescentes.

Como parte del sistema reticuloendotelial, los ganglios linfáticos sirven como el punto de terminación para vasos linfáticos que drenan linfa desde casi todos los tejidos del organismo.

Los ganglios están densamente atestados de linfocitos que están organizados laxamente en nódulos corticales y cordones medulares mediante tejido conectivo, trabéculas y senos linfáticos. La yuxtaposición de las células fagocíticas, las células presentadoras de antígenos, y los linfocitos, en áreas de flujo sanguíneo lento es ideal para proporcionar la primera línea de defensa contra microorganismos patógenos.
El agrandamiento de los ganglios linfáticos puede depender de estímulos infecciosos o no infecciosos, agudos o crónicos, y así mismo representar enfermedades benignas o malignas.

La organización de las posibles causas de la linfadenopatía por localización anatómica y origen ayuda al médico en la valoración, sin olvidar el papel primordial de una adecuada historia clínica, así como tener una adecuada guía de abordaje de estos pacientes objeto de esta revisión.(Foto 1)

Anatomía de los Ganglios Linfáticos

Los ganglios linfáticos están concentrados en la cabeza y el cuello, las axilas, el mediastino, cerca de los grandes vasos abdominales, en las regiones inguinales y a lo largo de los troncos vasculares de las extremidades. En la cabeza y el cuello, pueden agruparse en los grupos horizontal y vertical. Los ganglios horizontales están colocados en la unión de la cabeza con el cuello, e incluyen los ganglios submentonianos, submandibulares, parotídeos superficiales (preauriculares), mastoideos y suboccipitales. Esos ganglios drenan los tejidos superficiales de la cabeza; algunos eferentes drenan hacia los ganglios cervicales profundos.

 Adenopatías en niños y adolescentes.

Foto 1: Adenopatías en niños y adolescentes.

Los ganglios verticales drenan las estructuras profundas de la cabeza y el cuello. Los ganglios yugulares internos, o cervicales profundos, siguen la trayectoria de la vena yugular interna para drenar por medio del conducto torácico o el conducto linfático derecho.
Los ganglios yugulares externos, o cervicales superficiales, yacen a lo largo de la yugular externa; drenan la parótida y la parte inferior del oído, y drenan hacia el grupo cervical profundo.

Enfrente del cuello yace un grupo de ganglios con orientación vertical: los ganglios infrahioideos, prelaringeos y pretraqueales. Esos drenan la tiroides, laringe, tráquea y parte de la faringe.

Los ganglios retrofaríngeos drenan la nariz, faringe y trompa de Eustaquio. Los ganglios axilares drenan la mama, piel de la parte superior del tórax y de la espalda, y brazos. Todos los ganglios cervicales drenan finalmente hacia el grupo cervical profundo. En la base del cuello, en posición justo posterior a las clavículas, están los ganglios supraclaviculares; cualquier agrandamiento de esos ganglios debe considerarse sospechoso de malignidad. La linfadenopatía mediastínica y abdominal por lo general no es detectable al examen físico; cuando se reconoce agrandamiento de esos ganglios en las ayudas imagenológicas pueden usarse divisiones similares para diferenciar la causa, como las que se usan para ganglios manifiestos en clínica. Los ganglios linfáticos de la ingle están dispuestos en un grupo superficial y uno profundo.

Los ganglios superficiales están a lo largo de la vena safena y reciben el drenaje de linfa superficial que proviene de las extremidades inferiores, y justo distal al ligamento inguinal, drenan piel y tejidos superficiales del tronco y espalda por debajo del ombligo, glúteos, perineo, escroto y pene, o la parte baja de la vagina, y vulva. Los ganglios profundos yacen en posición medial a la vena femoral, y reciben drenaje linfático desde los tejidos de las extremidades inferiores. Los ganglios profundos de la ingle drenan los ganglios ilíacos externos5,26,47.

Consideraciones Generales

En niños, los ganglios linfáticos pueden palparse en etapas tan tempranas como el período neonatal. Con la exposición subsecuente a antígenos, el tejido linfoide sigue agrandándose hasta la pubertad. Como resultado, la mayoría de los niños normales tienen adenopatía cervical e in inguinal palpable. En general, un ganglio linfático se considera agrandado si mide más de 10 mm en su diámetro más largo. Hay dos excepciones a esta regla. Los ganglios epitrocleares de más de 5 mm de diámetro son anormales, pueden indicar sífilis congénita o en algunas ocasiones enfermedad por arañazo de gato, y en la región inguinal sólo los ganglios de más de 15 mm se consideran anormales. Los ganglios supraclaviculares, ilíacos y poplíteos palpables siempre se consideran anormales.

La valoración de un niño con linfadenopatía requiere un interrogatorio y examen físico exhaustivo.

Los datos importantes en el interrogatorio comprenden inicio y duración de los síntomas, y tasa de agrandamiento de los ganglios linfáticos. Es necesario notar exposición a mordeduras o rasguños de animales, e incluso lameduras, factores de riesgo por infección por virus de la inmunodeficiencia humana, agammaglobulinemia, desnutrición, contacto con pacientes con tuberculosis entre otras enfermedades infectocontagiosas y un viaje reciente fuera de la región geográfica de residencia. La pérdida de peso, fiebre de evolución prolongada, exantema, hepatosplenomegalia, deterioro del estado general y linfadenopatía generalizada sugieren enfermedad sistémica. Además, es necesario preguntar de manera específica a los padres si el niño ha recibido antibióticos, y de ser así, qué respuesta mostraron los síntomas y la linfadenopatía. También es necesario verificar el estado en cuanto a la prueba cutánea de la tuberculina en la mayoría de los casos.

Los datos del examen físico proporcionan indicios importantes de acuerdo al diagnóstico subyacente en niños con linfadenopatía. La piel y los tejidos blandos drenados por los ganglios agrandados deben examinarse para buscar signos de inflamación. Es necesario examinar las áreas dístales a la adenopatía para buscar formación de nódulos o pápulas. Se apreciarán las características del ganglio linfático y se describirán lo más completamente posible. Los ganglios linfáticos hiperplásicos que aparecen en respuestas a infección viral son pequeños, separados, móviles, no hipersensibles, y bilaterales. Por lo general no se acompañan de celulitis ni de peri adenitis20,21.

Cuadro 1. Causas infecciosas de linfadenopatia en niños

LOCALIZACIÓN DE LOS GANGLIOS AFECTADOS
Bacterianas Causa Cervical Mediastínica Abdominal Generalizada
S. Aureus X      
Estreptococos del grupo A X      
M. tuberculosis X X X X
Microbacterias atípicas X X X X
Bartonella henselae X X X  
Anaerobios X      
Entéricos gram negativos X      
Yersinia     X X
Actinomycetes X X X  
Francisella tularensis X      
Sífilis X     X
Difteria X      
Brucelosis       X
Salmonella     X  
Virales Virus de Epstein-Barr X   X X
Citomegalovirus X     X
Herpes simple X      
Varicela X     X
Adenovirus X   X  
VIH       X
Herpes virus 6 X   X X
Sarampión X     X
Parotiditis X      
Rubéola X     X
Coxsackie       X
Micóticas Aspergilosis X     X
Candida   X    
Cryptococcus X X    
Histoplasmosis X X   X
Esporotricosis X      
Coccidioidomicosis   X    
Blastomicosis   X    
Parasitarias Toxoplasmosis X     X

PUBLICACIONES RELACIONADAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*