|Sábado, octubre 25, 2014

Nutrición de Niños de 2 a 7 Años Quienes Participan en un Programa de Huertas Caseras para Madres Comunitarias  

Dra. Diana Marcela Álvarez Vargas
Médico U. De Cartagena
Pediatra U. Del Rosario

Introducción

El crecimiento y la nutrición están relacionados y dependen de diferentes factores como el patrimonio genético, el origen étnico, la presencia de infecciones y el nivel socioeconómico1, 2,3. Una nutrición apropiada se acompaña de crecimiento y desarrollo adecuados, mientras que la subnutrición genera menor velocidad de crecimiento, menor tamaño para la edad, maduración retardada, menor tamaño corporal, disminuidos depósitos de grasa2,4 e inadecuado desarrollo cerebral5, al igual que alteración en la respuesta inmunológica humoral y celular6.

Más de 14 millones de niños preescolares mueren cada año en el mundo y de estos la mayoría son desnutridos2. La Desnutrición Infantil en Colombia y en la mayoría de los países en vías de desarrollo constituye un serio problema. Es una patología potencialmente reversible, originada por un deficiente aporte y/o utilización de los nutrientes esenciales, con manifestaciones clínicas e intensidad que varían de acuerdo con factores individuales y ambientales4,5.

La atención y capacitación a la mujer y el niño principalmente de áreas deprimidas y rurales son prioridad de todas las políticas nacionales actuales de salud, educación, bienestar social y agricultura de Colombia7, 8.

En este país se ha trabajado para dar solución a los problemas nutricionales de la mujer y el niño, proporcionando complementos nutricionales a aquellos niños desnutridos con acceso a programas del I.C.B.F. o de Crecimiento y Desarrollo de las instituciones de salud y con suplementos vitamínicos dados a algunas mujeres embarazadas que asisten a las consultas de Control Prenatal.

Las teorías económicas y de desarrollo de las últimas décadas del siglo XX aceptan que la calidad de vida de las personas depende de las posibilidades que tengan estas para satisfacer sus necesidades humanas fundamentales9. Por esto toda propuesta de políticos y planificadores para desarrollar a los países subdesarrollados debe tener como primer desafío orientar las acciones con un enfoque que logre satisfacer las necesidades humanas a través de la transdisciplinariedad, única que a su vez puede lograr que la política, la economía y la salud converjan en un punto común.

El manejo de la Desnutrición Infantil es complejo y esencialmente dietético, con el restablecimiento de una dieta de aportes adecuados de nutrientes, el manejo de las infecciones y el tratamiento de cualquier otra complicación o cuadro asociado10. Se han reportado éxitos obtenidos en la recuperación de niños desnutridos con la adecuada utilización de mezclas vegetales, lo que ha confirmado que se pueden emplear ampliamente leguminosas como fuente de proteínas, las que junto con las de los cereales integrales y algo de proteína animal asegura el suministro de todos los aminoácidos esenciales para garantizar un crecimiento satisfactorio11, 12, 13.

Brindar espacios para el cultivo de alimentos y dar capacitación a madres jefes de hogar y comunitarias rurales, sobre el proceso de cultivo, preparación y consumo de alimentos vegetales producidos en huertas caseras, salud integral, desarrollo humano y nutrición de la familia, permitiría que estos grupos vulnerables pudieran tener una forma de producción autogestionada para satisfacer en forma sinérgica sus necesidades de subsistencia, creatividad, afecto participación, identidad y entendimiento9.

La Huertas Caseras son pequeñas porciones de tierra (100m2) ubicadas en los patios o fincas cerca de las casas, donde se pueden cultivar hortalizas (zanahoria, tomate, pepino, lechuga, etc.) y leguminosas (frijoles) utilizando pocos y económicos materiales, sin causar daños en el ecosistema. Una vez organizado este tipo de cultivo, se garantiza una producción continua, luego de la primera cosecha que demora aproximadamente un mes14. Las huertas manejadas en forma integral por personas de la comunidad, proporciona alimentos vegetales en forma constante y representan un ingreso indirecto de dinero para las familias15.

Justificación

Aproximadamente 200 millones de niños menores de cinco años (40% de todos los niños de esta edad en los países en desarrollo) carecen de nutrición suficiente para llevar una vida plenamente activa16.

El departamento de Bolívar está ubicado en la zona norte de Colombia, tiene 1.600.000 habitantes resultado de la mezcla étnica de razas negra, blanca e India. De esta población más de el 64% tiene Necesidades Básicas Insatisfechas con sus consecuencias sociales y epidemiológicas, principalmente en los grupos etarios más susceptibles: 20% de los menores 5 años se encuentran en riesgo de desnutrición y de éstos, se estima que el 25% corresponde a desnutridos graves; son frecuentes las enfermedades diarréicas (Incidencia de 171,6 x 1000), las parasitosis (60%) y las infecciones respiratorias (incidencia de 311,4 x 1000) (17). La mayoría de los niños que presentan desnutrición en esta zona tiene antecedentes de una lactancia materna ausente o muy corta y una ablactación temprana con alimentos azucarados como el “agua de panela” (agua con melaza de caña de azúcar). Los adultos también presentan estados carenciales por falta de recursos y por hábitos de alimentación inadecuados, ya que su cultura promueve el consumo de alimentos pobres en vegetales y otras proteínas, pero ricos en carbohidratos que son aparentemente más económicos y sacian más.

PUBLICACIONES RELACIONADAS