|Viernes, octubre 31, 2014

Celulitis Cervicofacial de Origen Dentario una Patología que Comparte el Médico y el Odontólogo  

Dra. Victoria Arciniegas
Residente de Maxilofacial. Facultad de Odontología.
Universidad Nacional Dr.
Pedro Alberto Sierra Rodríguez

Profesor Asistente Universidad Nacional

Departamento de Pediatría

Hospital de La Misericordia. Servicio de Urgencias

Pediatría Hospital de Kennedy.

Introducción

En Colombia los problemas odontológicos son las enfermedades más comunes en todos los períodos de la vida, desde el segundo año.

La prevalencia de individuos con caries fluctúan al rededor el 95% en todos los grupos de edad, a partir de los 4 años, según el estudio nacional de salud.

La prevalencia de caries en la población infantil tiene un importante impacto socio- cultural y económico.

Los esfuerzos de tipo rehabilitador y curativo no han podido dar solución efectiva a este problema tan importante de la población infantil, tal vez porque no se ha abordado el problema desde un punto de vista preventivo que predomine sobre la actitud curativa.

Las caries en los niños pueden generar grandes complicaciones, entre las que cabe destacar múltiples procesos infecciosos agudos y crónicos, tales como: celulitis orbitaria preseptal , celulitis orbitarias postsetales (absceso subperióstico, abscesos orbitarios y trombosis del seno carvenoso), angina de ludwing, mediastinitis, fascitis necrotizante, meningitis y absceso cerebral; que en muchas ocasiones pueden dejar secuelas severas e incluso comprometer la vida de los niños.

El equipo de salud, en especial el médico general y el pediatra, no pueden dedicarse exclusivamente a intervenir en estas complicaciones, sino que deben preocuparse por prevenirlas, actuando desde la perspectiva educativa de la prevención de la caries. Así es que no se percibe la caries como un problema de enfermedad por parte del médico, quien en nuestra cultura influye sobre la comunidad, para que esta perciba una patología como causante de un daño en la salud.

La celulitis orofacial hace parte del grupo de infecciones odontogénicas de cabeza y cuello, cuyo inicio se da con la infección del tejido pulpar o periodontal del diente involucrado, que se extiende a la zona periapical de la raíz correspondiente y progresa intra o extraoralmente perforando las corticales óseas y el periostio de los maxilares invadiendo los diversos espacios aponeuróticos.

Es de vital importancia establecer el origen de la infección y la eliminación de la causa debe hacerse lo más tempranamente posible, en conjunto con el inicio de la terapia antimicrobiana.

Las caries y la enfermedad periodontal contribuyen grandemente en la formación de la celulitis cervicofacial de origen dental. Las caries son una lesión bacteriana en la cual se destruye la estructura adamantina, dentinal y el cemento. En los niños su evolución es mucho más rápida y el tejido pulpar se ve involucrado con más facilidad que en el adulto, ya que las cámaras pulpares son de mayor tamaño y poseen unos cuernos pulpares prominentes.

El desarrollo de las caries se relaciona a su vez con la formación de placa bactertiana e intervienen microorganismos como el streptococo mutans, lactobacillus, peptoestreptococo y bacilos gram(+) como el Actinomices, Eubacterium y leptotrichia.

En cuanto a la enfermedad periodontal, hace referencia a una inflamación de los tejidos de soporte del diente, que se asocia con la presencia de diversos microorganismos de acuerdo a su localización dentro de la cavidad oral (supra o subgingival), los grupos etáreos y las condiciones inmunológicas del paciente.

La celulitis cervicofacial de origen dentario corresponden al 38% de todos los casos de celulitis cervifocal en la Fundación Hospital de la Misericordia.

1. Factores que Influyen en la Diseminación de la Celulitis Odontogénica

1.2. FACTORES GENERALES:

1.2.1. DISMINUCIÓN DE LA INMUNIDAD: Cuando la resistencia se encuentra disminuida como el caso de pacientes diabéticos no controlados, la proliferación y diseminación bacteriana se hacen más rápidas aunque la cantidad de microorganismos no sea alta y su virulencia no sea significativa. La resistencia depende de factores humorales y celulares, en estos últimos juegan un papel importante las inmonoglobulinas y el sistema de complemento, se producen y liberan sustancias como las citoquinas, que desencadenan una reacción inflamatoria e incrementan la actividad fagacitaria y atacan las membranas celulares bacterianas. Los polimorfonucleares neutrófilos, monocitos, linfocitos y mácrofagos intervienen en estos procesos de resistencia del huésped.

1.2.2. LA VIRULENCIA: Esta dada por cualidades del microorganismo, las cuales favorecen la invasividad , ejerciendo un efecto deletereo en el huésped mediante la producción de enzimas líticas, endotosinas y exotosinas. La cantidad del microorganismo es importante, ya que se aumenta la capacidad de vencer los mecanismos de defensa del huésped y se eleva la concentración de productos tóxicos.

1.2.3. LA CANTIDAD DE BACTERIAS: La cantidad de bacterias en el inóculo inicial influye en la magnitud de la infección.

1.3. FACTORES LOCALES El hueso alveolar constituye la primera barrera local. La infección se disemina de manera radial relacionandose posteriormente con el periostio, el cual es más desarrollado en la mandíbula que en el maxilar y por lo tanto en este caso se retarda la diseminación adicional, dando origen a un absceso subperióstico. Sin embargo, en la mayoría de los casos, la infección se extiende a los tejidos blandos subyacentes y la disposición anatómica de los músculos y aponeurosis, determina el siguiente sitio de localización. Teniendo en cuenta las diferentes vías que puede tomar la infección de origen dental, se describirán las características generales de una de ellas: LA CELULITIS.

2. Etapas Clínicas de la Celulitis de Origen Odontogénico:

2.1. OSTEITIS PERIAPICAL: periodo inicial de contaminación periapícal, generalmente originado por infección pulpar que se circuscribe al hueso alveolar. El paciente presenta sensibilidad a la percusión, extrusión de la cavidad alveolar, infección de hueso y periostio y una tumefacción asociada de consistencia pastosa y límites no definidos claramente. 2.2. CELULITIS: tumefacción extraoral difusa relacionada con poca destrucción tisular, sin formación de pus. 2.3. ABSCESO: constituye la tercera fase y se caracteriza por presentar supuración e infección bien localizada. Al principio es firme y se evidencia distensión tisular, posteriormente se va destruyendo tejido, lo que hace que la lesión se torne blanda y fluctuante.

3. Etiología Microbiológica de la Celulitis de Origen Odontogénico:

Los microorganismos más frecuentemente implicados son gram (+) aerobios facultativos de tipo streptococo y gram (-) estrictos como prevotella, porfiromonas y fusobacterias.

4. Clasificación de la Celulitis de Origen Odontogénico:

4.1. CELILITIS AGUDA SEROSA CIRCUNSCRITA: Se afecta un único espacio anatómico aunque puede diseminarse a otros comportamientos. El contenido de la infección es seroso, hay signos evidentes de inflamación. Recibe el nombre del espacio que se encuentre involucrado. En la celulitis circuscritas las inserciones musculares evitan que el contenido purulento avance a través de los tejidos fibromucosos, de esta manera el foco séptico penetra espacios anatómicos superficiales como: canino, geniano y temporal superficial., o comportamientos más profundos como: el submentoniano, submaxilar, parotídeo y faríngeo. En casos extremos puede comprometerse también el mediastino.

4.2. CELULITIS AGUDA SUPURATIVA CIRCUSCRITA: Este proceso es similar al seroso. Varía en el contenido de la infección que es purulento.

4.3. CELULITIS AGUDA DIFUSA Puede clasificarse de la siguiente manera: 4.3.3. PERIFARINGEA. 4.3.4. FACIAL DIFUSA. 4.3.5. FASCITIS NECROTIZANTE. 4.3.6. OTRAS PRESENTACIONES ATÍPICAS.

4.4. CELULITIS CRÓNICA Es un proceso lento, originado por microorganismos con una virulencia limitada. Odontogénica.

5. Clasificación de Espacios Aponeuritícos Cervicofaciales:

5.1. FACIALES:

5.1.1. YUGAL
5.1.2. CANINO
5.1.3. MASTICATORIOS (MASETERINO, PTERIGOMAXILAR, BUCINADOR, TEMPORAL).
5.1.4. PAROTÍDEO

5.2. SUPRAHIODEOS

5.2.1. SUBLINGUAL
5.2.2. SUBMANDIBULAR
5.2.3. MENTONIANO
5.2.4. SUBMENTONIANO
5.2.5. FARÍNGEO LATERAL
5.2.6. PERIAMIGADALINO

5.3. INFRAHIODEO:

5.3.1. PREVISCERAL O PRETRAQUEAL

5.4. CERVICALES:

5.4.1. RETROFARÍNGEO
5.4.2. PELIGROSO 5
.4.3. ESPACIO DE LA VAINA CAROTÍDEA

6. Localizaciones Primarias de Celulitis Odontogénicas a Partir de Dientes Superiores:

6.1. INCISIVOS SUPERIORES: los ápices radiculares correspondientes se orientan hacia vestibular y por tanto la propagación se ve influenciada por el músculo orbicular de los labios y el tejido celular subcutáneo denso de la base nasal. La infección se limita a tejidos arelares laxos superiores al vestíbulo. En los demás dientes las raíces se orientan hacia palatino y por ende la perforación se da hacia esta región, la mucosa palatina entonces limita la propagación gracias a sus densas inserciones.

6.2. CANINOS SUPERIORES: orientación radicular hacia vestibular, juega un papel importante el músculo canino; si se perfora inferior a la inserción muscular se evidenciará clínicamente una tumefacción intraoral vestibular, en tanto si perfora superior a la inserción muscular, la infección se extenderá hacia el ESPACIO CANINO. Este espacio se encuentra ubicado entre la superficie anterior maxilar superior y los músculos elevadores propios del labio superior. Clínicamente se oblitera el surco nasolabial.

6.3. PREMORALES SUPERIORES: cuando son uniradiculares se orientan hacia vestibular, pero en algunas ocasiones la presencia de raíces palatinas hace que la infección pueda diseminarse hacia esta zona. A este nivel las inserciones musculares son más superiores: cigomático mayor y menor y elevador del labio superior y por esto mismo las infecciones suelen limitarse intraoralmente; pero si las raíces son demasiado largas, se involucra el ESPACIO CANINO.

6.4. MOLARES SUPERIORES: pueden diseminarse hacia vestibular o hacia palatino, debido a la disposición de sus tres raíces. Influencia el músculo bucinador comprometiéndose el ESPACIO YUGAL que se encuentra delimitado por éste músculo y sus aponeurosis, por fuera por la piel y el tejido celular subcutáneo, por delante por el borde posterior del músculo cigomático mayor arriba y por el triangular de los labios inferiormente. Posteriormente el borde anterior del músculo masetero y a nivel inferior y superior se relaciona con el borde inferior mandibular y el arco cigomático respectivamente. Cuando se asocia a infección periorbitaria se da por compromiso del drenaje venoso y linfático. Para que se afecte el seno maxilar debe estar previamente alterado.

PUBLICACIONES RELACIONADAS