REVISTA DE ORTOPEDIA

 

2.3. Inmovilización Espinal

La inmovilización externa de la columna vertebral, es crucial para protección de los casos con inestabilidad potencial o para manejo de los casos con inestabilidad franca. En el grupo de pacientes con columna estable, la inmovilización externa es el tratamiento definitivo y en los pacientes con inestabilidad, la inmovilización externa se utiliza como manejo transitorio mientras se lleva el paciente a la estabilización definitiva con fijación interna y artrodesis; también la inmovilización externa se emplea como protección postope-ratoria luego de la fijación interna.

Columna cervical 6, 9

En lesiones cervicales estables, es suficiente la colocación de un collar rígido o de una orthesis cervicotorácica; en lesiones cervicales inestables, el paciente debe permanecer en cama dura convencional u opcionalmente puede utilizarse una cama rotatoria con tracción cefálica, dicha tracción puede efectuarse con halo o gancho craneano de la siguiente manera:

• Tracción cefálica con halo - Procedimiento: (Figura 6)

* Selección del tamaño del halo: perímetro craneano en cm. + 2.5 cm. (Debe quedar una luz de 1 cm. entre el cráneo y el halo)

* Fijar los tornillos craneanos en posición diagonalmente opuesta a 180 grados. (Anteriores: 2 fronto-parietales - Posteriores: 2 parieto-occipitales).

* El halo debe quedar 1 cm por arriba de las cejas y del pabellón auricular.

* El paciente debe de permanecer con los ojos cerrados durante la colocación de los tornillos.

* Los tornillos deben ajustarse en diagonal, con una fuerza de 2 libras/pulgada y esta se incrementa en forma secuencial hasta 8 libras/pulgada (usar un atornillador dinamo-métrico).

* Algunos modelos de halo o gancho vienen precalibrados a 6 - 8 libras/pulgada y obvian la necesidad del atornillador dinamométrico.

Fig. 6 Colocación del halo craneano.

• Tracción cefálica con gancho - Procedimiento: (Figura 7)

* Los tornillos deben quedar alineados en el eje vertical del conducto auditivo externo 1 cm por arriba del pabellón auricular; ajustarlos a presión de ocho libras/pulgada.

* Según necesidad se puede variar la ubicación de los tornillos, en posición anterior dan extensión cervical y en posición posterior dan flexión.

Fig. 7 Colocación del gancho craneano.

Peso recomendado para tracción según nivel de lesión (10)

Nivel Peso mínimo (kg) Peso máximo (Kg)
C1 2.3 4.5
C2 2.7 4.5 a 5.4
C3 3.6 4.5 a 6.8
C4 4.5 6.8 a 9.0
C5 5.4 9.0 a 11.3
C6 6.8 9.0 a 11.5
C7 8.1 11.3 a 15.8

Crutchfield propuso para lograr reducciones vertebrales, no sobrepasar 5 lbs. de tracción por cada nivel proximal a la lesión cervical, sin embargo, en la práctica clínica, puede llegar a ser necesario colocar 10 lbs. o más por nivel, siendo aproximadamente 60-80 lbs. (50% del peso corporal) en total el límite absoluto11.

Los incrementos para reducción progresiva, se efectúan con 5-10 lbs. cada 10-15 minutos, realizando en cada intervalo un chequeo clínico neurológico y radiográfico; en caso de sospecharse deterioro neurológico o sobre-distensión del disco intervertebral (separación de los platos vertebrales mayor de 5 mm), deben suspenderse los incrementos de tracción.

Para simple estabilización o mantenimiento de la alineación vertebral cervical, bastan 5 lbs. para la columna cervical alta y 10 lbs. para la columna cervical baja11.

Columna toracolumbar

En lesiones toracolumbares las tracciones esqueléticas no son eficientes y basta con mantener el paciente en una cama dura, opcionalmente pueden utilizarse colchones especiales antiescaras o camas de agua. Debe continuarse la movilización del paciente en bloque cada 2 horas con sabana de movimiento, para evitar escaras por decúbito.

Para los pacientes con columna estable una vez ceda el dolor, se adaptará una orthesis de tronco; para los pacientes con columna inestable, la ortesis se empleará como protección postoperatoria luego de la fijación interna y artrodesis.

2.4. Tratamiento Farmacológico

Diversos medicamentos se han propuesto para el tratamiento farmacológico de los pacientes con trauma raquimedular, de ellos vale la pena mencionar los que tratan de prevenir la pre-sentación de hemorragias del tracto digestivo2, 7, complicaciones tromboembólicas2 y aquellos con acción antiinflamatoria y antiedema de los tejidos neurales, como los esteroides2, 3, 4, 7, 9.

• Profilaxis de hemorragia del tracto digestivo superior

* Antiácidos: Sucralfate solución 10 cc VO q 6 hs.

* Bloqueadores H2: Ranitidina 50 mg EV q 8 Hs.

• Profilaxis tromboembólica.

* Heparina: 5,000 UI SC q 12 hs.

* Heparina de bajo peso molecular: 20-40 mg SC q 24 hs.

• Esteroides

Indicaciones: en orden de prioridad:

* Déficit neurológico parcial progresivo.

* Déficit neurológico parcial estable.

* Déficit neurológico completo, con radiología anormal.

* Déficit neurológico completo, con radiología positiva sin sospecha de sección medular. Ejemplo de esto son las lesiones por arma de fuego con trayecto del proyectil tangen-cial al canal raquídeo; luxaciones fracturas o luxofracturas que preserven en algún grado la permeabilidad del canal.

• Administración

* Deben administrarse en las primeras 8 horas postrauma raquimedular.