|Sábado, agosto 2, 2014

Fracturas del Platillo Tibial Posteromedial  

Dr. Alfredo Martínez*, Dr. Mauricio Cayón**
*Profesor auxiliar ortopedia y traumatología, Universidad del Valle.
**Residente de IV año de Ortopedia y traumatología. Universidad del Valle.
Trabajo de ingreso presentado en el XLIII Congreso Nacional de Ortopedia y Traumatología.

Resumen:

Las fracturas de la región posteriomedial del platillo tibial son poco frecuentes con relación a las fracturas epifisodiafisarias de la tibia. Su diagnóstico radiológico en la proyección anteroposterior, en algunos casos no es fácil, y puede pasar desapercibida la fractura. El mejor tratamiento para estas fracturas no está estandarizado, aunque la mayoría de los autores recomiendan reducción abierta y fijación estable. La vía de abordaje preferida es la posterior considerada como difícil y de alto riesgo. En el Hospital Universitario del Valle se realizó un estudio observacional descriptivo tipo serie de casos en el período comprendido entre agosto de 1993 y marzo de 1998 encontrándose que de 316 pacientes con fracturas de platillos tibiales 17 casos (5.3%) correspondían a fracturas del platillo tibial posteromedial. La mayoría de estos pacientes (90%) se trataron con reducción abierta y fijación interna; la consolidación se obtuvo en todos los casos a las 16 semanas y la flexión de la rodilla en promedio fue de 120 grados.

Introducción:

Las fracturas de los platillos tibiales se presentan en pacientes jóvenes como consecuencia de traumas de alta energía y el mecanismo del trauma se divide equitativamente entre caídas, accidentes de tránsito y lesiones deportivas8. La historia de trauma, asociado a dolor y una hemartrosis importante es la causa más frecuente de consulta. El 50% de estas fracturas son por separación/cizallamiento. Las fracturas de alta energía del platillo tibial medial son el resultado de una carga axial y en valgo ejercida sobre la rodilla, y su mecanismo de producción parece ser una subluxación anterior del platillo tibial medial. Hay un interés creciente en la importancia de estas fracturas que en el plano coronal comprometen la región posterior y medial del platillo tibial14. Según algunos autores el patrón posteromedial de las fracturas del platillo medial corresponde a un 3% de todas las fracturas del platillo tibial5,7,10,16.

La clasificación de Schatzker para fracturas de platillos tibiales basada en un plano frontal y no determina el rasgo posteromedial15. En la clasificación alfanumérica universal de la AO se clasifica esta fractura como 41 B3.2.413. La clasificación más detallada de este patrón de fractura es la descrita por Postel (figura 1) la cual se basa en el tamaño del fragmento fracturado:

Clasificación de la fractura posteromedial del platillo tibial

Fig. 1. Clasificación de la fractura posteromedial del platillo tibial.

Tipo l: El tamaño del fragmento ocupa menos de un tercio de la superficie articular.
Tipo II: El tamaño del fragmento ocupa la mitad de la superficie articular.
Tipo III: El tamaño del fragmento ocupa 2/3 de la superficie articular.

La mayoría de estas fracturas se presenta en accidentes de tránsito en moto, cuando el paciente viaja con la rodilla en un grado variable de flexión, muy difícil de recordar, que asociado a un varo preexistente en la mayoría de los pacientes, incrementan la fuerza de comprensión sobre el lado medial; además hay un gran componente súbito de fuerza en rotación externa, que suele ser la causa de la fractura de la espina tibial anterior y/o lesión meniscal14.

Como en todos los traumatismos, la evaluación inicial debe incluir una historia general del paciente, detectar los traumas asociados, identificar precozmente la presencia de una lesión neurovascular, más común en las fracturas mediales, establecer la inestabilidad de la rodilla y descartar un síndrome de compartimiento11.

El estudio radiológico es una simple radiografía anteroposterior y lateral de la rodilla comprometida; que debe tenerse en cuenta que la mayoría de las fracturas posteriores son del lado medial14. En muchos casos es aconsejable complementar el estudio con una escanografía que nos permite determinar la forma, tamaño, localización y depresión del fragmento fracturado. En cerca de 30% , de este tipo de lesiones se acompaña de fracturas de la espina tibial anterior sin mayor desplazamiento.

En 1961 Charnley describió que la reducción anatómica y la movilidad temprana son importantes en el tratamiento de fracturas intrarticulares, la cual puede obtenerse mediante una reducción abierta y fijación interna estable4. Las fracturas articulares cuando tienen indicación quirúrgica deben intervenirse lo antes posible para disminuir las complicaciones que suelen derivarse de la tardanza en realizar el procedimiento. El ideal es intervenir los pacientes en las primeras 24-48 horas.

La vía de abordaje para las fracturas del platillo tibial posteromedial es tema de controversia1,2,5,6,7,10,14,16. Se ha descrito la vía posteromedial longitudinal con el paciente en decúbito prono, levantando la inserción de la pata de ganso y entrando a la fractura por el borde posterior de ligamiento colateral interno. En la actualidad del consenso general es que el abordaje posterior es el preferido, dadas las inmensas dificultades que se encuentran por abordajes anteriores e incluso con la ayuda del artroscopio.

Material y Métodos:

En el presente trabajo hemos utilizado una vía posterior en S itálica a nivel de la fosa poplítea, reparando y separando el paquete neurovascular; luego separando a cada lado las dos cabezas del gastrocnemios y elevando algunas inserciones del sóleo. Las inserciones capsulares al fragmento óseo deben conservarse. La reducción del trazo intrarticular se hace en forma indirecta, el fragmento óseo generalmente es grande y de forma triangular con una base sólida de hueso esponjosa. Previa limpieza y lavado del área cruenta, se fleja la rodilla para relajar los tejidos y facilitar la reducción de la fractura. Se fija provisionalmente con dos clavos de 2.0 mm; comprobada la reducción se estabiliza con tornillos de esponjosa canulados o simples en forma triangular solos o con una placa en T de platillo usada como soporte.

Se realizó un estudio observacional descriptivo tipo serie de casos buscando identificar la incidencia de las fracturas del platillo tibial posteromedial en el Hospital Universitario del Valle, Cali, Colombia y el tratamiento realizado por el Departamento de ortopedia y Traumatología de la Universidad del Valle en el período comprendido entre agosto de 1993 y marzo de 1998.

Durante este período ingresaron 3.837 pacientes con diagnóstico de fracturas cerradas de tibia, de los cuales 316 (8.23%) correspondieron a platillos tibiales en cualquiera de sus variedades. Encontramos que 17 pacientes (5.3%) tenían fractura del platillo tibial posteromedial, 15 pacientes (4.7%) correspondían a fractura posteromedial pura y 2 pacientes (0.6%) a fractura bicondílea. Uno de estos pacientes no volvió a control por lo que no se incluyó en el estudio. El seguimiento promedio fue de 24 meses con un rango de 6 a 36 meses.

El diagnóstico en todos los pacientes se hizo con radiografía simple de la rodilla y en 6 casos se complementó con una escanografía, no se presentaron casos de lesión vascular, ni síndrome de compartimiento.

En todos los pacientes intervenidos quirúrgicamente se realizó un abordaje posterior, reducción de la fractura y fijación estable, en algunos casos se utilizó el movimiento pasivo continuo en las primeras 48 horas del postoperatorio lográndose fácilmente una flexión de 90 grados de la rodilla.

En todos los casos se tomó una radiografía intraoperatoria para confirmar la calidad de la reducción de la fractura, descartar implantes intrarticulares y comprobar la adecuada fijación de la fractura.

PUBLICACIONES RELACIONADAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*