|Jueves, octubre 2, 2014

Trauma Raquimedular – Enfoque Actualizado  

Dr. Javier Ernesto Matta Ibarra*, David Ríos Morales**, Dr. Jorge Gonzalez***
* Ortopedista y Traumatólogo – Columna Vertebral y Pelvis. Servicio de Ortopedia -
Hospital Militar Central. Docente Investigador – Escuela Militar de Medicina
** Ortopedista y Traumatólogo. Capitán de Corbeta -
Armada del Perú. Profesional en Entrenamiento – Supraespecialidad Columna Vertebral y Pelvis.
Hospital Militar Central
*** Residente Cuarto año Ortopedia y Traumatología. Universidad de Antioquia.
Rotante Columna Vertebral y Pelvis. Hospital Militar Central

El trauma de la columna vertebral, puede ocasionar dos tipos de compromiso: primero, compromiso de la estructura raquídea misma, que comprende las vértebras y sus medios de unión, como son los discos intervertebrales, cápsulas articulares y ligamentos; segundo, compromiso del sistema nervioso central que comprende la médula espinal, cono medular y cola de caballo (cauda equina).

El objetivo de esta revisión de tema es entonces, proporcionar al lector en forma actualizada, criterios teóricos para la evaluación y manejo de este tipo de lesiones durante las fases prehospitalaria (emergencia) y hospitalaria.

Se tienen en cuenta los criterios de diagnóstico clínico e imagenológico, se definen las indicaciones y utilización de inmovilización externa con ortesis o tracción esquelética craneana y finalmente se dan pautas de tratamiento farmacológico.

1. Evaluación y manejo prehospitalario

Se debe sospechar lesión vertebral en todo trauma mayor hasta no demostrar lo contrario, especialmente en pacientes con politraumatismo, trauma craneoencefálico (con una escala de coma Glasgow menor de 8) y trauma severo de cabeza y cuello.

Durante la emergencia se administran las medidas básicas de reanimación y estabilización de traumatizados, se transporta e inmoviliza adecuadamente el paciente mediante colocación de collar cervical rígido y/o utilización de tabla rígida para rescate de politraumatizados. Deben efectuarse cambios de posición del paciente en bloque cada 2 horas, sin importar el tipo de inestabilidad vertebral, para evitar escaras por decúbito.

2. Evaluación y manejo hospitalario

Una vez ingresado el paciente para su manejo en una institución hospitalaria, se deben reevaluar y estabilizar sus funciones vitales, así como también, practicar un buen diagnóstico clínico e imagenológico.

2.1. Diagnóstico clínico

Diagnóstico clínico de síndromes medulares

Fig. 1 Síndromes medulares

Se practica un examen general del paciente y un examen neurológico especializado, compren-diendo éste último evaluación de la función cerebral y de la función espinal. La función cerebral se califica con la “Escala de Coma de Glasgow”2. y la función espinal, determinando si el paciente presenta o no déficit neurológico; este déficit puede ser completo o incompleto, el incompleto o parcial se clasifica en síndromes medulares1 (Figura 1), síndromes de cono-epicono-cauda equina5 (Figura 2- Figura 3).

Neuroanatomía funcional de la cauda

Fig. 2, Neuroanatomía funcional de la cauda
equina( L3- C1), cono (S3- C1) y epicono (L4-S2).
Síndromes de cono y cauda equina

Fig 3. Síndromes de cono y cauda equina

Escala de coma de Glasgow
Total 15 puntos

Apertura ocular: 4 puntos…
Espontánea

4

A la orden verbal

3

Al estímulo doloroso

2

No responde

1

Respuesta verbal :5 puntos
Orientado y conversa

5

Desorientado y conversa

4

Palabras inapropiadas

3

Sonidos incomprensibles

2

No respuesta

1

Respuesta motora: 6 puntos
Obedece a la orden verbal

6

Al estímulo doloroso:
Localiza el dolor

5

Retiro de defensa

4

Flexión anormal

3

Extensión

2

No respuesta

1

 

Vol.12 No.2 Agosto Clasificación

 

PUBLICACIONES RELACIONADAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*