|Sunday, December 21, 2014

Comparación Biomecánica de Clavos Roscados, Tornillos Canulados con Obenque en Fijación de Fracturas Subcapitales de Húmero  

Estudio experimental en cadáveres

Dr. Mauricio Silva Carreño*,
Dr. Juan Carlos González Gómez**,
Dr. Santiago Echeverri Londoño***,
Dr. Camilo Soto Montoya****,
Dr. José Navas Sanz De Santamaría****,
Dra. Diana Rincón*****,
Dr. Leonardo Hani Pira******

* RIII Ortopedia y Traumatología Pontificia Universidad Javeriana.
** Profesor Ortopedia y Traumatología Fundación Santa Fe de Bogotá.
*** RII Ortopedia y Traumatología Pontificia Universidad Javeriana.
**** Profesor Ortopedia y Traumatología Fundación Santa Fe de Bogotá.
***** Profesora Facultad de Ingeniería Mecánica Universidad de los Andes.
****** Estudiante Facultad de Ingeniería Mecánica Universidad de los Andes.

Introducción

Las fracturas del húmero proximal son aquéllas que ocurren a nivel del cuello quirúrgico o proximales al mismo22. Representan el 45% de todas las fracturas del húmero, porcentaje que aumenta hasta el 76% en pacientes mayores de 40 años, por la presencia de osteoporosis1, 22, 23.

Se considera una fractura subcapital desplazada, de acuerdo con la clasificación descrita por Neer en 1972, aquellas fracturas del cuello quirúrgico que presentan más de 1 centímetro de desplazamiento entre los fragmentos o más de 45o de angulación entre los mismos11, 19, 20, 21.

En general, cerca de 85% de las fracturas del húmero proximal no se encuentran desplazadas y no existe controversia en cuanto a su tratamiento ya que se han visto excelentes resultados con el manejo conservador (vendajes y movilización temprana) de las mismas1, 2, 3, 9, 16, 17, 19, 20, 21, 22, 24, 27.

Sin embargo, el manejo de las fracturas subcapitales desplazadas no es tanclaro. Se han descrito múltiples tipos de tratamiento, desde la reducción cerrada, que tiene como inconveniente la necesidad de inmovilización y el riesgo del redesplazamiento17, 19, 20, 21, 22, 27, hasta la utilización de clavos endomedulares o clavos de Zickel18, 24, 26, pasando por el uso de clavos percutáneos1, 9, 10, 14, 24, bandas de tensión1, 4, 8, 9, 24, tornillos interfrag-mentarios8, y placas de soporte y tornillos8, 24.

Estudios mecánicos han demostrado que las placas de soporte son el método ideal de tratamiento de este tipo de fracturas cuando se trata de hueso sin osteoporosis, pero ante la presencia de ésta, pierden su efectividad y son superadas por la colocación de clavos percutáneos12. De cualquier manera, la colocación de las placas de soporte requiere una amplia disección quirúrgica y ser colocadas sobre el canal bicipital, en la cara anterolateral del húmero, justamente en la zona en donde penetra la arteria arcuata colocando en riesgo la vascularidad de la cabeza humeral3, 7, 10, 15.

Es esta la razón para que la utilización de las placas de soporte se haya visto restringida en los últimos tiempos y, a cambio de ello, se han venido utilizando los clavos percutáneos como tratamiento de elección en este tipo de fracturas. Sin embargo, los clavos percutáneos tienen como inconveniente el no ofrecer una fijación rígida de la fractura, requerir de inmovilizaciones en el postoperatorio, requerir su extracción al lograrse la consolidación, aumentar el riesgo de infección por los tractos de los clavos y alterar el confort del paciente al tener elementos que atraviesan la piel1, 8, 10, 13, 14, 24.

La meta en el tratamiento de este tipo de lesiones ha sido entonces el encontrar un elemento de osteosíntesis que, colocado por medio de abordajes limitados, minimice el riesgo de lesionar la vascularidad de la cabeza humeral y, a la vez, le confiera una fijación más estable y que no permita el redesplazamiento entre los fragmentos con el fin de obtener mejores resultados clínicos a largo plazo.

Los tornillos canulados han surgido como una buena alternativa en este aspecto. A pesar de ello, es muy poco lo que se ha escrito a este respecto. Fueron, tal vez, Dines y Asnis5 los primeros en describir este tipo de fijación para las fracturas subcapitales desplazadas del húmero, encontrando como ventajas el fácil acceso fluoroscópico al hombro y la mínima disección requerida para su colocación. Sin embargo, no encontramos en la literatura mundial ningún estudio que demuestre las características mecánicas de este tipo de fijación.

Con el fin de comparar la resistencia mecánica de la fijación obtenida con los tornillos canulados contra el método tradicional de fijación (clavos de Steinmann), realizamos un trabajo de tipo experimental comparando el desplazamiento ante cargas angulares y rotacionales de un modelo de fractura subcapital, reducida anatómicamente, y fijada con cada uno de los sistemas descritos. Como método alternativo, describimos la asociación de los tornillos canulados de 7.0 mm a una banda de tensión con alambre.

Objetivos

Primario

• Comparar la resistencia mecánica ante las cargas angulares y rotacionalesdel método tradicional de fijación de las fracturas subcapitales del húmero (clavos percutáneos) con la utilización de tornillos canulados de 7.0 milímetros, en un modelo experimental utilizando húmeros proximales de cadáveres.

Secundario

• Determinar las características mecánicas de un sistema de fijación para las fracturas subca-pitales del húmero que requiera una limitada exposición quirúrgica.

PUBLICACIONES RELACIONADAS

Leave a Reply

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*

Current ye@r *