|Domingo, septiembre 21, 2014

Diseño de una Mesa Operatoria para Cirugía de Columna Vertebral  

*Dr. Fabián Herrera Espinosa,
**Dr Miguel Gómez T.
***Dr. Javier Matta I.,
****Dr. Orlando Charry R.,
****Dr. Nelson Reyes B.

* Ortopedista y Traumatólogo, Clinica Assistir, Santafé de Bogotá, D.C.
** Médico cirujano Ortesista y protesista Laboratorio Gilete,
Santafé de Bogotá, D.C.
*** Ortopedista y Traumatólogo, Hospital Militar Central,
Docente Investigador- Escuela Militar de Medicina, Santafé de Bogotá, D.C.
**** Ortopedista y Traumatólogo, profesor de Ortopedia,
Universidad Nacional de Colombia, Santafé de Bogotá, D.C.

Resumen

Presentamos el estudio, diseño y fabricación de una mesa para cirugía de columna vertebral por abordaje posterior, que permite posicionar al paciente en decúbito prono sobre cuatro soportes y adaptarla a diferentes contexturas; un quinto soporte esternal disminuye la lordosis en cirugías que lo requieran. La base y los cinco soportes son elaborados en acrílico de alta dureza, en su interior cuenta con un compartimiento para colocar chasis radiográfico,además existe un sostenedor metálico de pedestal para radiografía en posición lateral; así se evita al cirujano y colaboradores la irradiación transoperatoria.

La técnica anestésica se facilita puesto que la cabeza queda alineada neutralmente al esqueleto axial sobre un sostenedor metálico, permitiendo acceso libre a las vías aéreas; además la disminución de presión abdominal reduce el sangrado operatorio.

La mesa se utilizó en forma multicéntrica, en nueve centros hospitalarios del país durante el período comprendido entre Enero 1992- Marzo 1995, en 593 pacientes.

Palabras claves: Mesa radiolúcida, Cirugía columna vertebral, Abordaje posterior.

Introducción

El tratamiento quirúrgico actual de las enfermedades de la columna vertebral exige ciertos requisitos fundamentales para que el resultado sea óptimo, entre ellos: Técnicas anestésicas depuradas como intubación atraumática, hipoten-sión inducida, monitoreo neurológico transope-ratorio con potenciales evocados somatosenso-riales (P.E.S.S.) o monitoreo neurológico clínico (prueba de Stagnara), ahorro y salvamento de células sanguíneas para autotransfusión intraoperatoria y un posicionamiento adecuado del paciente sobre la mesa de cirugía, la cual a su vez debe permitir un control radiológico transoperatorio preciso.

Relton y Hall1 han reportado que el decúbito prono como posición clásica para los abordajes posteriores de la columna vertebral, tiene efectos deletéreos sobre los sistemas respiratorio y cardiovascular debido a que el paciente es acostado boca-abajo en contacto con la mesa qui-rúrgica; esto se explica puesto que el peso del cuerpo comprime el abdomen, restringiendo el movimiento del diafragma y la ventilación; además la compresión abdominal al transmitirse sobre la vena cava inferior ocasiona hipotensión secundaria a disminución del retorno venoso y desviación de la sangre hacia los plexos venosos epidurales que no poseen válvulas; esto trae como consecuencia sangrado excesivo en el cam

po operatorio y comunicación anómala con el drenaje venoso craneano, disminuyendo la presión de perfusión cerebral, fenómeno crítico en caso de hipotensión1,2. Ha sido una practica común el uso de rollos para la cirugía de columna vertebral, sin embargo se corre el riesgo de ocasionar lesiones del plexo braquial por compresión a nivel de la axila; de otra parte Callahan y Brown3 refieren también lesiones del plexo braquial y nervio musculo-cutáneo, el cual emerge inferiormente al proceso coracoideo, por posición inadecuada de los brazos sobre la mesa. Se han reportado igualmente traumas compresivos sobre los genitales masculinos y tráquea, cuando los rollos son colocados muy bajos o muy altos respectivamente. Los anillos para estabilización de la cara pueden producir úlceras corneanas, necrosis por presión de las alas nasales o del pabellón auricular y en algunas ocasiones tortícolis, al mantener la cabeza en rotación sostenida durante el acto operatorio.

Para resolver dichos problemas Relton y Hall1 diseñaron un marco metálico con cuatro puntos de apoyo, que permite mantener el abdomen libre pero su estructura metálica no deja observar adecuadamente la alineación de la cabeza – tronco – pelvis, ni la posición de los implantes en las radiografías transoperatorias.

Kumar y cols4 reportaron en el año 94 un soporte radiolúcido para observar la desalineación en las instrumentaciones durante cirugía de escoliosis, pero no alinea la cabeza neutralmente en posición anatómica ni borra la lordosis en cirugías descompresivas.

Las consideraciones anteriores nos motivaron a desarrollar una mesa operatoria radiolúcida que supliera las deficiencias de los soportes de Relton-Hall, Kumar y cols, la cual facilitara la alineación del esqueleto axial en su totalidad e igualmente pudiera utilizarse en cirugías de hernia discal y canal lumbar estrecho, cuya técnica amerita

un borramiento transoperatorio de la lordosis lumbar.

Material y Métodos

El proyecto se inició con la colaboración del Laboratorio Gilete en marzo de 1991, el primer modelo de la mesa se elaboró en madera y su superficie fue recubierta totalmente en velcro, sin embargo estos materiales dificultaban su lim-pieza al absorber los antisépticos de lavado y la sangre que escapa de la herida quirúrgica; el modelo actual por lo tanto se fabrica en acrílico, a continuación se detalla minuciosamente su diseño y características físicas.

1. Elementos de fabricación

Para la elaboración de la base y los cinco soportes de la mesa, se utiliza acrílico por ser radiolúcido y resistente a grandes cargas, el almohadillado de los puntos de contacto o presión sobre el paciente, tanto a nivel de la cabeza como del tronco, se efectua mediante cojinetes de gel forrado en cuero lo que les confiere gran resistencia al uso y durabilidad. El velcro se emplea para adherir los cojinetes al sostenedor cefálico y los soportes a la base de la mesa respectivamente, este permite reubicarlos de acuerdo a la contextura de cada paciente. En lámina de hierro se fabricaron el sostenedor cefálico en forma de U y el sostenedor radiográfico móvil de pedestal para proyecciones laterales. Para fijar el paciente a la mesa de acrílico y esta a su vez a la mesa metálica, se utilizan correas de lona con hebillas plásticas, logrando así máxima estabilidad de paciente y mesa.

2. Estudios del diseño

El diseño de la mesa se basó en el marco de Relton y Hall1, teniendo en cuenta el apoyo del tronco sobre cuatro puntos; las medidas de la base fueron tomadas de una mesa operatoria estándar,en el interior de la base existe un compartimiento para colocación de chasis radiológico de 14″ x 17″, Fig. 1a con el objeto de tomar proyección radiográfica postero-anterior transoperatoria. Un sostenedor metálico móvil de pedestal para chasis radiológico, permite tomar la proyección lateral de una forma muy versátil Fig. 1b.

Vista esquemática de la base de la mesa operatoria. Vista del sostenrdor radiográfico de pedestal.
Fig. 1a Vista esquemática de la base de la mesa operatoria. Fig. 1b Vista del sostenrdor radiográfico de pedestal.

Los cojinetes del sostenedor cefálico soportan el apoyo del frontal y los malares, quedando libres los globos oculares, boca, nariz y pabellones auriculares; de esta forma el anestesiólogo tiene acceso libre a la cara y cuello del paciente Fig. 2a y Fig. 2b.

Sostenedor cefálico vista lateral Sostenedor cefálico vista superior
Fig. 2a Sostenedor cefálico vista lateral  Fig. 2b Sostenedor cefálico vista superior

Los cuatro soportes del tronco se diseñaron con una altura de 156mm y un ángulo de inclinación medial de 45 grados con respecto a la superficie, para incrementar la estabilidad del paciente en la mesa Fig. 3; los soportes se fijan con velcro sobre dos láminas transversales de acrílico las cuales a su vez se fijan sobre dos rieles de velcro, de tal manera que la combinación de movimiento entre los soportes y las láminas transversales permitan su adaptación a pacientes pediátricos y adultos de diferentes talla

Vista esquemática de los soportes de apoyo  Sistema de adaptación y sujeción de los soportes del tronco
Fig. 3 Vista esquemática de los soportes de apoyo Fig. 4 Sistema de adaptación y sujeción de los soportes del tronco

 

El quinto soporte es rectangular para dar apoyo al esternón, su diseño de mayor altura facilita el borramiento de la lordosis lumbar, obviamente prescindiendo de los dos Soportes proximales del tronco Fig. 5.

Vista esquemática del soporte de lordosis lumbar

Fig. 5 Vista esquemática del soporte

Vol.10 No.3 Octubre Resultados: Diseño de una Mesa

 

PUBLICACIONES RELACIONADAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*