|Lunes, octubre 20, 2014

Vasoconstricción Pulmonar Hipóica  

Fabio Barón, MD*,
Oscar A. Sáenz, MD**
* Residente III Medicina Interna. Neumología
** Neumológo Director Dpto Fisiología Pulmonar Hospital Santa Clara

La circulación pulmonar responde a la hipoxia con incremento de la presión en la arteria pulmonar y aumento de las resistencias vasculares, a diferencia de la circulación sistémica la cual responde con vasodilatación.

La respuesta se inicia segundos después de la exposición a la hipoxia, manteniéndose por minutos o hasta horas de acuerdo a la intensidad del estímulo (los niveles necesarios para desencadenar la respuesta oscilan alrededor de una presión alveolar de 60 mm Hg) con cambios fisiológicos como el incremento de la frecuencia respiratoria y de la presión de la arteria pulmonar y con cambios variables en la presión auricular izquierda, la frecuencia cardíaca y el gasto cardíaco.

Los sensores por medio de los cuales se detecta la disminución en el contenido de oxígeno, clásicamente reconocidos, son las células musculares lisas que producen vasoconstricción inmediata, el glomus celular del cuerpo carotídeo liberando dopamina y los cuerpos neuroepiteliales que secretan en forma rápida y organizada serotonina que va a ser la directa implicada en la generación de corrientes iónicas a través de las membranas celulares favoreciendo el influjo de Calcio y la salida de Potasio.

La vasoconstricción pulmonar hipóxica es un método de adaptación para redistribuir el flujo de áreas pobremente ventiladas a zonas donde exista una mejor relación V/Q, minimizando la hipoxemia. Generalmente estas zonas corresponden a los ápices pulmonares con el reclutamiento de capilares alveolares, considerando la menor perfusión con relación a las bases, consecuencia de la menor presión pulmonar por el efecto de la gravedad.

Señales Intracelulares en la VPH

La Protein kinasa C, una enzima intracelular, Ca dependiente, al ser activada estimula la síntesis de DNA en la capa muscular de las arteriolas pulmonares (sitio anatómico donde ocurre la VPH) e influencia el intercambio de Na, k, y Ca. La PKC es activada por el diacilglicerol, el cual es generado por la hidrólisis del fosfatidil inositol 4,5 bifosfato (PIP2). El otro producto de esta reacción, el inositol 1,4,5 trifosfato (IP3) se une al receptor en el retículo endoplásmico, permitiendo la liberación del Ca intracelular y activando los mecanismos que llevarán al desarrollo de la VPH. La hipoxia promueve la liberación y proliferación del IP3 en los fibroblastos de las arterias pulmonares. (Gráfica 1)

Fibroblastos de las arterias pulmonares.

Gráfica No. 1

Mediadores en la Vph:

Muchos mediadores han sido involucrados en el mecanismo de respuesta de la VPH, sin embargo ninguno de ellos explica en forma convincente los eventos fisiopatológicos que generan esta respuesta, sugiriendo que son múltiples los mecanismos y mediadores involucrados. Además llama la atención, cómo en los extremos de la hipoxia, la VPH es ineficiente y los mismos mediadores pueden tener respuestas variables, como por ejemplo la norepinefrina, que posee un tono bifásico, actúa como vasoconstrictor si el tono de la circulación pulmonar es bajo o como vasodilatador si la respuesta vasoconstrictora y el tono son elevados.
( Gráfica 2)

Respuesta vasoconstrictora

Gráfica No. 1

Mitogénesis e Hipoxia:

La hipoxia incrementa la proliferación de los tres tipos celulares de la pared arterial; muchos de los factores involucrados en la respuesta vasoconstrictora como la endotelina, el factor de crecimiento derivado de las plaquetas, el factor de crecimiento vascular endotelial y la serotonina, tienen además la capacidad de estimular el crecimiento de las células musculares.

Vol.13 No.2 Relevancia Clínica de la VPH

 

PUBLICACIONES RELACIONADAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*