|Sábado, octubre 25, 2014

Cuerpos Extraños Bronquiales en Lactantes, Discusión  

Las muertes ocacionadas por los cuerpos extraños en la vías aéreas eran conocidas en la antigüedad como “ las visitas de Dios”. Fue sólo hasta la década de 1920 cuando Chevalier Jackson con el endoscopio de su creación de los cuerpos extraños.

La importancia de su revisión radica en la frecuencia con que sucede en los niños, su mortalidad elevada y las severas complicaciones respiratorias que ocasionan, siendo considerada la primera causa de muerte en el hogar en todas las series y la tercera causa de ingreso hospitalarios por accidentes.

En Estados Unidos se informan un promedio de 3.000 muertes/año por esta causa. Su origen es alimentario en el 60% y variado en el 40% restante. Sucede en todas las edades y con mayor frecuencia en menores de 5 años, de sexo masculino. Aunque en Colombia no hay registro adecuado de todos los casos, varias series testimonian su frecuencia y las graves consecuencias de su presentación.

Las manifestaciones clínicas son variables y pueden ir desde el paro respiratorio súbito que Ocasiona la muerte, hasta cuadros de cualquier intensidad, agudos o crónicos, con un período inicial de tos, disfonía, estridor, sibilancias, dificultad respiratoria o apnea, que si no se precisan con el diagnóstico específico pueden evolucionar de un período lactante a uno de recurrencia o complicaciones cuyo curso puede ser incluso por años. Los cuerpos extraños en el esófago suelen desencadenar además de síntomas digestivos, manifestaciones respiratorias de tipo comprensivo.

Dentro del cuadro de evolución crónica, la aspiración del cuerpo extraño corresponde el 10% de neumopatía crónicas de la infancia y se presenta como infecciones respiratorias recurrentes, laringitis o traqueitis persistente, asma, síndrome supurativo, destrucción progresiva del parénquima pulmonar, abcedación, enfisema, bronquiectasias, ect.

El estudio radiológico permite la visualización directa en caso de elementos radiopacos, pero una radiografía que no demuestre el cuerpo extraño o incluso que sea normal, no descarta la posibilidad de su presencia, por lo cual es necesario buscar signos indirectos como atelectasia, enfisema localizado, atrapamiento, neumotórax u otros.

Las complicaciones más frecuentes en los niños son las infecciones recurrentes, los abcesos, necrosis, hemoptitis, bronquiectasias, fistulización, estenosis bronquial, broncomalacia adquirida y en algunos casos pericarditis y perforación de la vía aérea, digestiva o de vasos vecinos.

El diagnóstico diferencial se debe plantear siempre en casos de dificultad respiratoria aguda, sin causa aparente, croup, síndrome obstructivo agudo o crónico, síndrome supurativo y neumopatía crónica en general.

La estrategia más importante de control en los niños es la prevención, dejando fuera de su alcance objetos potencialmente peligrosos (juguetes desarmables, botones, monedas, ect.); evitando siempre forzar la comida o administrar alimentos inadecuados para la edad; realizando una acción educativa permanente y disponiendo de una legislación adecuada (por ejemplo prohibición de juguetes dentro de paquetes de comida).

El tratamiento es la práctica d endoscopia rígida con equipo adecuado y un operador de la mayor pericia. En pocos casos se requiere traqueostomía, toracotomía o broncotomía.

ES necesario hacer seguimiento cuidadoso y tratar las complicaciones. Algunos cuerpos extraños como las monedas en faringe se puedan extraer con una sonda de Foley o directamente con una pinza, procedimientos realizados siempre por personas con experiencia.

No deben practicarse maniobras desencadenantes de obstrucción, o a ciegas; exploración de la faringe con el dedo; colocación del niño cabeza abajo; terapia respiratoria o realizar la introducción de objetos agudos o cortantes; no deben darse golpes en la espalda, ni lanzar al niño hacia arriba, por el peligro de desencadenar mayor obstrucción.

Ante inminencia de muerte, hay alternativas como la compresión torácica, la maniobra de Heimlich o la reubicación por intubación mientras se dispone de la endoscopia.

Ante la sospecha fundada de aspiración de cuerpo extraño, se impone siempre la broncoscopia.

El pronóstico es bueno con tratamiento, es bueno con tratamiento, existiendo siempre la posibilidad de complicaciones y secuelas y es frecuentemente mortal sin tratamiento.

Bibliografia

1.Salzberg A, Brooks J, Krummel T. Foreign bodies in the air passages. Chernick V, kendig E. Disorders of the respiratory tract in children. Philadephia; WB Saunders, 1990: 476-80.
2. Arango M. Cuerpos extraños en la vía aérea. Pediatría. Diagnóstico y tratamiento. Asociación de Médicos del Hospital de la Misericordia. Bogotá; Celsus, 1994:129-33.
3. Parra W. Cuerpo extraño en la vía aérea. Rev Colomb Neumol 1994; 6: 138-28.
4. Arango M. Broncoscopia. Rev Fac Med. Universidad Nacional. 1986; 413-28.
5. Soto M. Obstrucción de la vía aérea superior. Pediatría. Meneghello J, Fanta E, París E, Puga T. Buenos Aires; Panamericana, 1997:1288-93.
6. Kobzik L, Shoen FJ. Pulmón. Contran R, Kumar V, Robbins S. Patología estructural y funcional.Madrid; Interamericana-Mc Graw- Hill, 1995:756.
7. Baena J, Awad C. Cuerpos extraños a el arbol traqueobronquiaL.Rev Colomb Neumol 1994;6:102-3.

Cuerpos Extraños Bronquiales Nocardiosis Pulmonar y Paraproteinosis

 

PUBLICACIONES RELACIONADAS