|Viernes, octubre 24, 2014

Secuestro Pulmonar  

Presentación de Dos Casos

John Édgar Lopera Marín*, María de la Luz Valencia**, Wílliam Parra Cardeño***.
* Residente de Pediatria 3er año, Universidad de Antioquia.
** Peditra Neumóloga del HUSVP, Profesora de la Universidad de Antioquia
*** Pediatra Neumólogo del HUSVP, Profesor de la Univeresidad de Anttioquia

Caso Número 1

Recién nacido de 38 semanas de edad gestacional, producto del primer embarazo. Madre primigestante, con cuatro controles prenatales, que recibió una dosis de maduración pulmonar. En ecografía del tercer trimestre (34 semanas) se encontraron imágenes hipoecoicas en pulmón, con desviación del mediastino hacia el lado derecho. Con la impresión diagnóstica de enfermedad adenomatoidea quística del feto, fue programada para cesárea. Nace niño de 2404 g de peso, talla de 46 cm, Apgar de 8 al minuto y 9 a los cinco minutos, frecuencia respiratoria de 56 por minuto, frecuencia cardíaca de 119 por minuto, tensión arterial de 55/39 y 97% de saturación oxígeno. El niño evolucionó satisfactoriamente, sin ningún deterioro hemodinámico y sin dificultad respiratoria; con llanto fuerte, tolerando la vía oral y sin cianosis.

El único hallazgo al examen físico fue disminución de los ruidos respiratorios en el hemitórax izquierdo. No se le encontró ninguna otra malformación asociada. Los rayos X mostraron desplazamiento de la silueta cardiomediastínica hacia la derecha, con opacidad en base pulmonar izquierda y posterobasal en la proyección lateral (ver Figuras 1 y 2).

Rx de  base pulmonar izquierda y posterobasal

Figura 1. Radiografía de Tórax proyección PA. Opacidad en base pulmonar izquierda y posterobasal. Secuestro intrapulmonar

Radiografía de tórax. Proyección lateral

Figura 2. Radiografía de tórax. Proyección lateral

La tomografía computarizada de alta resolución del pulmón mostró imagen heterogénea, localizada en la base izquierda, de 6 por 7 cm, con algunos tabiques, compatible con malformación adenomatoidea quística grado II-III (ver Figura 3).

Tomografía computarizada de alta resolución Tomografia  corte transversal y corte coronal

Figura 3. Tomografía computarizada de alta resolución. Corte transversal y corte coronal

En vista del diagnóstico imagenológico de malformación adenomatoidea quística grado II-III se decidió hacer angiorresonancia, ya que la evolución satisfactoria del niño no correpondía al cuadro clínico de la malformación adenomatoidea. La angiorresonancia es reportada como secuestro alimentado por una arteria sistémica de alto flujo originada en la aorta abdominal; el drenaje venoso era infradiafragmático. En vista de los hallazgos se llevó a toracotomía posterolateral izquierda, el día 18 de vida, sin presentar ningún deterioro clínico durante este tiempo (ver Figura 4).

 Angiorresonancia

Figura 4. Angiorresonancia. Irrigación del secuestro pulmonar originada en la aorta abdominal.

En la cirugía se encontró secuestro pulmonar basal izquierdo de 14 x 12 x 10 cm, cubierto por pleura con pedículo vascular, con una arteria aorta abdominal, una vena subdiafragmática y con un bronquio. Posteriormente se le dio de alta en buenas condiciones generales.

Descripción macroscópica: segmento apical del lóbulo pulmonar de 5 x 3,5 x 2,5 centímetros, con superficie congestiva y con zonas quísticas en el extremo apical. Al corte se encuentra una zona de 3 cm de diámetro deformada por múltiples quistes ocupados por material mucoso blanco. Descripción microscópica: se observa distorsión anatómica por estructuras quísticas tapizadas por epitelio columnar, con marcada vasodilatación en la pared de los alvéolos. No hay malignidad. El diagnóstico fue secuestro intrapulmonar asociado con malformación adenomatoidea quística (ver Figura 5).

Lesiones quísticas  caraterísticas de secuestro pulmonar

Figura 5. Lesiones quísticas caraterísticas de secuestro pulmonar

PUBLICACIONES RELACIONADAS