____________  Suplemento Científico _________________________

 

14.4 Manejo de urgencias odontológicas 35

 

Cuando la urgencia se presenta y el paciente no ha sido valorado por el hematólogo, se deben aplicar las siguientes medidas locales:

 

14.4.1 Hemorragias en cavidad oral:

 

  • Inicialmente, aplicar presión sobre la herida y además hielo en la zona durante 7 minutos como máximo. Aplicar ácido Tranexámico en forma tópica (triture media tableta y colóquela en una gasa o algodón sobre el sitio de sangrado. Si es ampolla, vierta el contenido en una gasa o algodón y colóquela en el sitio por 5 o 10 minutos).

  • Una vez conocido el porcentaje de factor, se procede a la aplicación del factor deficiente elevando el porcentaje al 50%.

 

  • Se sutura, en caso necesario, con aguja redonda y material reabsorbible. Si se requiere retirar los puntos, se debe aplicar previamente el factor.

  

14.4.2 Abscesos agudos: 34

 

Es necesario diagnosticar la causa del absceso (periodontal, dental, de tejidos blandos, etc.) Si el paciente no ha sido valorado por hematología, el procedimiento que se debe seguir es el siguiente:

 

  • En caso de pulpitis aguda purulenta se debe realizar un drenaje intracameral (a través de los conductos radiculares). Nunca abordar tejidos blandos, salvo que exista una fístula abierta, la cual se puede ampliar con disección roma, suavemente.

 

  • Se cubre el paciente con antibióticos de acuerdo al agente causal, con los mismos criterios que a un paciente no hemofílico.

 

  • Una vez se ha realizado la interconsulta por hematología, se drena a través del tejido blando, previa aplicación del factor, elevando el porcentaje a un 50%.

 

  • Para el control del dolor se prescriben analgésicos (Ver capítulo 15: Manejo del dolor).

 

  • Es recomendable realizar enjuagues con solución salina tibia en casos de abscesos intraorales que no se puedan drenar y esto ayuda a madurar el proceso.

  

14.4.3 Fracturas dentales con exposición pulpar:

 

Como medida inicial se aplica presión sobre el sitio de la exposición pulpar, con un hemostático local tipo ácido tranexámico. Para el control del dolor se administran analgésicos. (Ver capítulo 15: manejo del dolor).

Una vez valorado por el hematólogo, se realiza la biopulpectomía, previa aplicación del factor (ver punto 13.2).

 

14.4.4 Luxaciones, subluxaciones (cuando los dientes dentro de su alvéolo sufren algún desplazamiento): 34

 

Se debe realizar una ferulización atraumática del diente para disminuir el movimiento de éste y, así, evitar mayor sangrado. La ferulización no debe pasar de cuatro semanas. En el caso de una intrusión de un diente temporal está indicada siempre la exodoncia.

 

14.4.5 Dientes avulsionados (cuando la pieza dentaria sale completa de su alvéolo):

 

Este tipo de urgencia requiere atención inmediata. En estos casos el diente debe recolocarse en el alvéolo. La hemorragia puede controlarse mediante la colocación de un apósito impregnado en ácido tranexámico. Una vez evaluado el paciente por el hematólogo y cubierto con factor, llevándolo a un 50%, se procede a la terminación del procedimiento y se debe aplicar toxoide tetánico. Ya ferulizado el diente y de acuerdo a su evolución, se realiza el tratamiento endodóntico, previa aplicación de factor, y se deben realizar enjuagues con ácido tranexámico.

 

14.4.6 Pericoronaritis (proceso inflamatorio en el tejido adyacente a un diente en erupción):

 

Para el manejo invasivo de este tipo de urgencias que no hayan sido evaluadas por hematología inicialmente, es necesario hacer irrigaciones con solución salina y antiséptico; el ácido tranexámico se usa en caso de gingivorragia y, si no hay presencia de sangrado, irrigar la zona con soluciones antisepticas.

 

14.5 Operatoria dental en pacientes hemofílicos 38

 

En el tratamiento restaurativo de piezas dentarias (como amalgamas, resinas, ionómeros), se recomienda aislar el diente con tela de caucho, ojalá delgado, para evitar la abrasión del tejido gingival; debe hacerse una correcta selección de las grapas con el fin de no lacerar la papila gingival y evitar, también, lastimar mejillas, labios y lengua, ya que son zonas altamente vasculares y el instrumental puede ocasionar laceraciones accidentales y posterior sangrado.

 

En la preparación de cavidades clase II se recomienda el uso de cuñas y matrices, y bandas en T, evitando lacerar la encía. Si hay sangrado, realizar enjuagues con ácido tranexámico.

  

14.6 MANEJO PERIODONTAL EN EL PACIENTE HEMOFÍLICO 36

 

14.6.1 Procedimientos no invasivos

 

En el paciente hemofílico, los procedimientos menores se pueden realizar sin ningún riesgo, dependiendo de la habilidad manual del odontólogo. Dentro de los procedimientos menores están las fases de mantenimiento y detartrajes supragingivales.

 

14.6.2 Procedimientos semicruentos y levemente invasivos

 

Como medida preventiva se recomienda la aplicación previa de factor de acuerdo al tipo de hemofilia, en raspaje y alisado radicular y pulido coronal, de la siguiente manera:

 

14.6.2.1 Hemofílicos severos y moderados

 

Preoperatorio:

  • Clasificación de la clase de factor deficiente y su porcentaje por parte del hematólogo

  • Titulación de inhibidores (ordenada por el hematólogo)

  • Elevar el porcentaje de factor deficiente al 50%

 

Operatorio:

  • Procurar la realización de todo el procedimiento en el menor número de citas posibles.

 

Postoperatorio:

  • Como medida profiláctica realizar enjuagues con ácido tranexámico cada 8 horas por cuatro días, con media tableta triturada y diluida en agua.

 

14.6.2.2 Hemofílicos leves

 

Preoperatorio:

  • Titulación de inhibidores (ordenada por el hematólogo)

  • Elevar el porcentaje de factor al 30%.

 

Operatorio:

  • Realizar todo el procedimiento en el menor número de citas posibles.

 

Postoperatorio:

  • Realizar enjuagues con ácido tranexámico por cinco días

 

Los procedimientos periodontales que abarquen tejidos blandos y duros, y planos más profundos, se clasifican como cirugías orales mayores.