REVISTA DE GINECOLOGÍA 

 

Madres adolescentes

La Tabla 2 presenta la totalidad de la atención obstétrica, sumados los partos y cesáreas, desde 1993 a 1998 y distribuidos por grupos etáreos, para cuantificar las madres en adolescencia temprana (10-14 años), en adolescencia tardía (15-19 años) y adultas. En sumatoria, en los seis años contabilizados, 67.954 pacientes recibieron atención para finalizar su embarazo mayor de 28 semanas. 558(0.8%) tenían entre 10 y 14 años. 17.348 (22.5%) eran adolescentes con edades entre los 15 y 19 años y 50.048 (73.7%) eran población adulta, mayores de 20 años de edad.

La maternidad en adolescentes se ha incrementado año tras año de forma continua. En 1993 el 22.7% de las madres que acudieron a tener su parto eran adolescentes. En 1995 fueron el 25.4%, en 1996 el 27%, para 1997 el 27.8% y en 1998 el 30.2% (Gráfico 1).

Tabla 2. PARTOS VAGINALES Y CESÁREAS EN ADOLESCENTES
HOSPITAL DE MATERNIDAD "RAFAEL CALVO"
CARTAGENA, COLOMBIA. (1993 _ 1998)

TOTAL ATENCION OBSTETRICA POR AÑO Y POR DISTRIBUCION SEGUN GRUPOS ETAREOS (*).

EDAD 1993
..... .... %
1994
..... .... %
1995
..... .... %
1996
..... .... %
1997
..... .... %
1998
..... .... %
TOTAL
..... .... %
10 _ 14
15 _ 19
20 Y +
64 ..........0.5
2647
.....22.2
9190
.....77.3
67 .........0.6
2952
....24.8
8892
....74.6
95 .........0.8
2791
....24.6
8466
....74.6
76 .........0.6
2931 ....26.4
8107 ....73.0
121 ...... 1.1
2955
....26.7
7964
....72.2
135 .......1.3
3072
....28.9
7429
....69.8
558 ........0.8
17348
...25.5
50048
...73.7
TOTAL 11901 ....100 11911 ...100 11352 ...100 11114 ...100 11040 ...100 10636 ...100 67954 ...100

* Incluye parto mas cesárea.

 

Gráfico 1. PARTOS VAGINALES Y CESAREAS EN ADOLESCENTES. HOSPITAL DE MATERNIDAD
"RAFAEL CALVO". CARTAGENA-COLOMBIA. (1993-1998).

MATERNIDAD EN ADOLESCENTES

 

Partos por vía vaginal (Tabla 3)

452 jóvenes entre 10 y 14 años de edad han tenido parto vaginal en el Hospital de Maternidad "Rafael Calvo" en el lapso analizado, siendo el 0.8% de la totalidad de partos vaginales atendidos. La frecuencia anual se ha duplicado desde 52 partos en 1993 hasta 104 en 1998.

14.756 jóvenes en adolescencia tardía han sido atendidas, correspondiendo al 26.8% de la totalidad de la población, variando la frecuencia desde 23.2% en 1993 al 31.1% en 1998, incremento no obstante de mucha menor magnitud que la observada entre adolescentes de 14 o menos años.

Tabla 3. PARTOS VAGINALES Y CESÁREAS EN ADOLESCENTES
HOSPITAL DE MATERNIDAD "RAFAEL CALVO" CARTAGENA, COLOMBIA. (1993 _ 1998)

PARTOS VAGINALES ATENDIDOS POR AÑO Y DISTRIBUCION POR GRUPOS ETAREOS.

EDAD 1993
..... .... %
1994
..... .... %
1995
..... .... %
1996
..... .... %
1997
..... .... %
1998
..... .... %
TOTAL
..... .... %
10 _ 14
15 _ 19
20 Y +
52 ..........0.5
2345
.....23.2
7702
.....76.3
63 .........0.6
2630
....26.0
7467
....73.4
75 .........0.8
2382
....25.6
6852
....73.6
65 .........0.7
2458 ....28.1
6243 ....71.2
93 .........1.0
2429
....28.4
6052
....70.6
104 .......1.2
2512
....31.1
5484
....67.7
45 ......... 0.8
14756
....26.8
39800
....72.4
TOTAL 10099 ....100 10160 ....100 9309 .....100 8766 .....100 8574 .....100 8100 .....100 55008 .....100

 

Partos por vía cesárea (Tabla 4)

106 jovenes menores de 15 años fueron sometidas a operación cesárea, siendo el 0.8% de las 12.946 cesáreas realizadas en los 6 años. En este grupo etáreo, al igual que en los partos vaginales, la necesidad de cesárea se duplicó con creces. De 12 cirugías (0.6%) en 1993 se pasó a 31 cesáreas (1.2%) en 1998.

Las adolescentes de 15 a 19 años que fueron intervenidas de cesárea (2.592) conforman el 20% de las pacientes intervenidas en los 6 años. En 1993 el 16.8% de las cesáreas eran en jovenes de 15 a 19 años, mientras que en 1995 eran el 20.1% y en 1998 el 22.1%, presentándose un incremento sostenido anualmente.

Tabla 4. PARTOS VAGINALES Y CESÁREAS EN ADOLESCENTES
HOSPITAL DE MATERNIDAD "RAFAEL CALVO" CARTAGENA, COLOMBIA. (1993 _ 1998)

CESÁREAS REALIZADAS POR AÑO Y DISTRIBUCION POR GRUPOS ETAREOS

EDAD 1993
..... .... %
1994
..... .... %
1995
..... .... %
1996
..... .... %
1997
..... .... %
1998
..... .... %
TOTAL
..... .... %
10 _ 14
15 _ 19
20 Y +
12 .....0.6
302
.....16.8
1488
... 82.6
4 ..........0.2
322
.....18.4
1425
....81.4
20 .....0.9
409
.....20.1
1614
...79.0
11 ........0.4
473 .....20.2
1864 ... 79.4
28 .....1.2
526
.....21.3
1912
... 77.5
31 ... ....1.2
560
.....22.1
1945
...76.7
106 .........0.8
2592
.....20.0
10248
....79.2
TOTAL 1802 .....100 1751 .....100 2043 .....100 2348 .....100 2466 .....100 2536 .....100 12946 .....100

La gráfica 2 nos muestra el comportamiento de la frecuencia de partos vaginales atendidos y de cesáreas realizadas, observándose un incremento notable y marcado con el paso de los seis años analizados. Se aumentaron los partos vaginales de 23.7% al 32.3% y la operación cesárea del 17.4% al 23.3% desde 1993 a 1998 respectivamente.

Gráfico 2. PARTOS VAGINALES Y CESAREAS EN ADOLESCENTES.
HOSPITAL DE MATERNIDAD "RAFAEL CALVO" (1993-1998).

PORCENTAJE DE PARTOS Y CESAREAS EN ADOLESCENTES

Consolidados los datos de los seis años, de las 558 pacientes con edades de 10 a 14 años que fueron atendidas, 452 tuvieron parto vaginal y 106 fueron cesárea para establecer una incidencia de operación cesárea para adolescentes tempranas del 18.9%. De las 17.348 pacientes con edades de 15 a 19 años, tuvieron parto por vía vaginal 14.756 y ameritaron cesárea 2.592, estableciéndose una incidencia de cesárea para las adolescentes tardías del 14.9%. Fueron adultos mayores de 20 años de edad: 50.048, de las cuales 39.800 alcanzaron parto vaginal y 10.248 intervenidas de cesárea, para observar incidencia de cesárea en adultas del 20.5%. Para la totalidad de la población atendida en esos seis años: 67.954 pacientes, 55.008 tuvieron parto vaginal y necesitaron cesárea 12.946 para una incidencia de operación cesárea para toda la población y para todos los seis años del 19%.

Para 1993 la incidencia de operación cesárea en adolescentes tempranas fue del 18.7%, adolescentes tardías del 11.4% y adultas del 16%. Para 1998 la incidencia de cesárea en adolescentes tempranas aumentó al 22.9%, en adolescentes tardías subió al 18.2% y al 26.1% en adultas.

Discusión

La demanda de atención y asistencia obstétrica al presentarse la finalización de la gestación ha venido disminuyendo lentamente en estos seis años en el Hospital de Maternidad "Rafael Calvo" probablemente a causa del establecimiento y mejoramiento de centros de atención en salud, tanto urbanos como rurales, donde se atienden partos normales, y a la entrada en vigencia de disposiciones gubernamentales sobre seguridad social, que han desviado en algo el flujo de pacientes a algunos centros privados de atención obstétrica.

Para 1993: 2.711 adolescentes tuvieron parto en el Hospital de Maternidad "Rafael Calvo" de Cartagena, Colombia, siendo el 22.7% de toda la población, o sea un parto en adolescente por cada 4.4 de adultas. Para 1998: 3.207 (30.2%) adolescentes tuvieron parto, pasando la relación a un parto en adolescente por cada 3.3 partos en adultas, cifra muy superior a la señalada en otros estudios (3,19,31,32,33,34) y similar a la presentada por Moreno (6). La frecuencia de embarazos en adolescentes muestra una alarmante tendencia a aumentar en todo el mundo. En América latina y el caribe se observa una tasa de fecundidad anual alrededor de 100 partos por mil mujeres entre 15 y 19 años de edad (1974 _ 1983), cifra que duplica la observada en Estados Unidos para el mismo período (31).

Al Hospital de Maternidad "Rafael Calvo" acuden pacientes de bajo nivel socioeconómico y cultural, en quienes muy probablemente ejercen gran influencia los factores que inducen al embarazo a tan temprana edad (3,7,32). En los 6 años, 558 pacientes en adolescencia temprana se convirtieron en madres, siendo el 3.1% de las adolescentes y el 0.8% de toda la población, o sea un parto en adolescente menor de 15 años por cada 90 maternas adultas. Monterrosa y Bello (5) evaluaron la atención obstétrica en adolescentes menores de 15 años de edad del Hospital de Maternidad "Rafael Calvo". Las adolescentes menores de 15 años enfrentan una probabilidad de muerte debida a complicaciones del embarazo y parto 4 a 8 veces mayor que la observada en el grupo de 15 _19 años (5). Una consecuencia del embarazo precoz sobre el hijo, se refleja en el elevado índice de mortalidad infantil que ocurre entre los nacidos de madres adolescentes, índice que se aumenta en la medida en que la madre es de menor edad. Esta gran mortalidad radica en el bajo peso al nacer, explicable en gran medida por deficiencias nutricionales de las madres adolescentes (5).

Ya que la menarquia en promedio para la población Colombiana actual es de 12 años y la ovulación suele regularizarse en el año siguiente (7-8, 12, 19), estas "niñas" se están embarazando inmediatamente establecida la pubertad, ya que están teniendo coitos precoces, sin utilizar métodos anticonceptivos (23). Aunque no fue evaluado en la presente serie, muchos de los embarazos a edades tan tempranas suelen ser indeseados, como lo señala el estudio de Germán López (35) del Centro para Jóvenes de Profamilia, Bogotá, en el cual tomaron en consideración 861 jóvenes que en 1991 acudieron a dicho centro solicitando le realizaran prueba de embarazo por tener episodio de atraso menstrual. El 40% de las adolescentes eran menores de 16 años, el 67% eran estudiantes de secundaria y el 80% no usaban métodos de planificación. El 53% tuvo prueba de embarazo positiva y el 85% de éstas últimas manifestó no desear el embarazo. Uriza (34) en 1983 comentó: "El embarazo en éste período de la vida va a ser en su gran mayoría indeseado, va a provocar tensiones psicológicas, desajustes familiares profundos, complicados con la falta de apoyo familiar o social y la falta de preparación del personal de salud responsable de atender a la madre adolescente. "Muchas de estas adolescentes recurrirán al aborto en condiciones de riesgo, poniendo en juego su integridad personal, lo cual hace difícil establecer cifras sobre la realidad del embarazo en la adolescencia. Debemos a la vez considerar que algunos embarazos pueden experimentar aborto ovular completo no llegándose incluso a su diagnóstico clínico. Lo que generalmente podemos cuantificar es la maternidad en la adolescencia, es decir aquellas jóvenes que llegan a los centros de atención en salud al finalizar la gestación. Estas cifras serán propias de la Institución de Salud y no exactamente extrapolables y generalizadas para una ciudad o un país.

Pardo, Uriza (19) en un estudio que agrupó 11 instituciones Colombianas de II y III nivel, evaluaron 3.364 adolescentes (6.17%) de 54.497 partos y encontraron que el 58.2% de las jovenes no tuvieron control prenatal. Del resto el 25.7% tuvieron uno o dos controles, 63.9% tuvo tres a seis controles y más de seis controles sólo el 10.4%. Esparza y Calle (33) encontraron una mayor proporción de ausencia de control prenatal en adolescentes comparadas con adultas. Igual aseveran Fraser et al (16). Existe una relación inversamente proporcional entre control prenatal y morbi-mortalidad materna y perinatal. Pardo y Uriza (19) encontraron que las complicaciones del parto y del puerperio fueron más frecuentes entre adolescentes sin control prenatal.

Consolidando los seis años, la incidencia de operación cesárea para adolescencia temprana fue del 18.9%, adolescencia tardía del 14.9% y para las adultas del 20.5%. Tendencia que se mantuvo en cada uno de los años analizados. Varios autores (3, 12, 18-19, 33) han aseverado que la adolescencia no es un factor indicativo para cesárea, como hemos observado. En toda paciente se requiere una juiciosa y adecuada valoración obstétrica para establecer la relación pelvis presentación fetal. Las normas obstétricas y no la edad de la paciente, son los indicadores de la conducta que se deben seguir en la atención del parto (5-6). En las adolescentes, aún en menores de 15 años, no es obligatorio realizar cesárea. Es posible que inmediatamente se da la pubertad se presentan modificaciones en la cintura pélvica, con una preparación temprana para permitir una gestación y un parto precoz. La pelvis de la adolescente suele tener características parecidas a la de la mujer adulta (12).

Algunos autores (5, 18, 31) afirman que el embarazo en la adolescencia es una condición de muy alto riesgo. Otros señalan que sí existe riesgo obstétrico en el embarazo en la adolescencia, pero que es superable con un adecuado control prenatal (2-3, 18-19, 25, 29, 32). Otros determinan que solo hay aumento en la morbilidad entre adolescentes muy jóvenes, al no estar completa la madurez somática y emocional (6-7, 10, 22). No obstante el embarazo en la adolescencia debe ser manejado por un equipo interdisciplinario, para brindarle una buena atención obstétrica, psicológica, social y educativa, fomentando una conducta mas responsable y madura, para que la adolescente que se ha convertido en madre tome una actitud positiva frente a su nueva condición de vida (3, 5, 7, 22, 31).

 

BIBLIOGRAFIA

1. O.M.S./F.N.U.A.P./U.N.I.C.E.F.: Higiene de la reproducción en la adolescencia. Estrategia de acción. 1989.

2. Laverde E., Contreras L., Rodríguez E. Embarazo en adolescentes: repercusiones psíquicas. Actualizaciones Pedíátricas. 1993; 3(3): 116-125.

3. Barrios J., Ramos A. Adolescencia y embarazo. Aspectos perinatales y socioeconómicos. H.M.R.C. Cartagena, Colombia. Rev Col Obstet Ginecol 1993; 44(2): 101-106.

4. Klein R. Programas de intervención para el adolescente. EN: La psicología en el ámbito perinatal. INPER. México.1988; 488.

5. Monterrosa A., Bello A. Atención obstétrica en adolescentes menores de 15 años. Rev Col Obst Ginecol. 1996; 47(1): 15-22.

6. Moreno A. Adolescentes y embarazo. Rev Col Obstet Ginecol 1989; 40(3): 227-232.

7. Berdugo G., Ballesteros G., Morales A. Adolescencia, embarazo y trabajo. Temas de enfermería. 1993; 20: 1-26.

8. Ordóñez M., Ojeda G. Adolescentes: sexualidad y comportamientos de riesgo para la salud, según encuesta de conocimientos, actitudes y prácticas. Tomo IV. I.N.C., I.S.S., Profamilia. Fondo de promoción y desarrollo de la salud. Bogotá. 1994.

9. Population Reference Bureau. The center for Population Options. La juventud mundial de 1994: Un enfoque especial sobre su salud reproductiva. Marzo. 1994.

10. López-Gómez R. Adolescente embarazada. Rev Obst Ginecol Venezuela 1992; 52(1): 17-22.

11. Barrios J., Ramos A., Arévalo J. et al. Aspectos perinatales de las adolescentes. Rev Col Obstet Ginecol 1985; 36: 102-112.

12. Duarte A. Embarazo en adolescentes. EN: Ginecología de la niña y de la adolescente. 1a. Edición. Salvat. Bogotá. 1988; 443- 461.

13. Prada E., Singh S., Wulf D. Adolescentes de hoy, padres del mañana. 1a. Edición Inst. AlanGuttmacher. Bogotá. 1989.

14. Monterrosa A. Embarazo en adolescentes. El drama de las niñas madres. Rev. Selecta Médica. 1994; 5(2): 7.

15. Alexander CH., Guyer B. Adolescent pregnancy: occurrence and consequences. Pediatric Annals. 1993; 22(2): 85-88.

16. Fraser AM., Brockert JE., Ward RH. Association of young maternal age with adverse reproductive outcomes. The New Engl J Med. 1995; 332(17): 1113-1117.

17. Goldemberg RL., Klerman LV. Adolescent pregnancy another look. The New Engl J Med 1995; 332(17): 1161-1162.

18. Sánchez P., Mendieta N. Embarazo en la adolescencia:experiencia de la A.S.C.P. Rev Col Obstet Ginecol 1994; 45(3): 208-212.

19. Pardo F., Uriza G. Estudio de embarazo en adolescentes en 11 instituciones Colombianas. Rev Col Obstet Ginecol 1991; 42(2): 109-121.

20. Monterrosa A. Una educación para la sexualidad. Rev. Planificación, Población y Desarrollo. (Profamilia) 1994; 11(23): 85-86.

21. Duarte A., Barreto L. Factores determinantes del embarazo en adolescentes solteras. Rev. Col Obstet Ginecol 1985; 36(3):291-306.

22. Duarte A. Manejo de la adolescente embarazada. Rev Col Obst Ginecol 1990; 41(1): 25-30.

23. Monterrosa A. Nuevos conceptos en anticonceptivos orales combinados. 2ª Edición. Tercer mundo Editores. Santafé de Bogotá. 1998.

24. Flick LH. Paths to adolescent parenthood: Implications for prevention. Public Health Rep. 1986; 101(2): 132-147.

25. Arechavaleta H., Uzcátegui O. Embarazo en adolescentes. Rev Obstet Ginecol Venezuela. 1985; 45(2): 38-42.

26. Monterrosa A. Adolescencia: anticoncepción y embarazo. Tribuna Médic 1996; 94(4): 209 -217.

27. Ringeling Y., Horwitz N., Maddaleno M. et al. Un modelo psicosocial para el estudio de la adolescente. EN: Temas de salud mental primaria en salud. Ed. Corporacion Promoción Universitaria. 1991; 95-110.

28. Velasco FR. Los problemas del adolescente. Salud pública de México. 1984; 529-562.

29. Pérez J, Torres A. Repercusión del embarazo en la salud perinatal de la adolescente. EN: La psicología en el ámbito perinatal. INPER. México. 1988; 396-395.

30. Fernández A. Adolescentes embarazadas: relación de pareja y apoyos familiares. En: La psicología social en México. Asociación Mexicana de psicología social. Mexico. 1998.

31. Molina R. Salud reproductiva del adolescente. Rev Obstet Ginecol Venezuela 1992; 52(1): 3-7

32. López LV., Sánchez J. Parto en la adolescente. Rev Col Obstet Ginecol. 1993; 44(2): 133-137.

33. Esparza CA., Calle M. Características de las adolescentes obstétricas. Estudio comparativo con pacientes de 19-30 años. Hospital Universitario de Caldas. 1989. Rev Col Obstet Ginecol 1993; 44(2): 123-126.

34. Uriza G. Embarazo en adolescentes. Rev Col Obstet Ginecol. 1983; 34(2): 102-114.

35. López G. Embarazo en adolescentes. Rev. Planificación, Población y Desarrollo. (Profamilia). 1992; 7(19): 31-32.