REVISTA DE ENFERMERÍA

 

 

 

 

IMPLANTE DE DISPOSITIVO DE RITMO CARDIACO, ESTÁNDAR DE PROCEDIMIENTO Y CUIDADO

 

IMPLANTATION OF CARDIAC RHYTHM DEVICES. STANDARDS OF PROCEDURE AND CARE

 

 Haga su consulta por tema

 

 

Luis José Bautista Cote*

 

ABSTRACT

 

The standards of procedure and care promote the culture of excellence in nursing care. In this sense, it is crucial that the standardization of the procedure for implantation of cardiac rhythm devices, and their care, detail the respon­sibilities of the professional nurses, so as to guarantee a safe process beginning with the patient´s evaluation, the development of the nursing care plan, the implementation, control, follow-up, and good nursing practices.

 

Key words: cardiac rhythm devices; standards; nursing care.

 

RESUMEN

 

Los estándares de procedimiento y cuidado promueven la formación de una cultura de excelencia en la atención de enfermería. En este sentido, es fundamental que la estan­darización del procedimiento de implante de dispositivos de ritmo cardiaco y su cuidado, detalle las responsabilidades profesionales que garanticen un proceso seguro desde la evaluación del paciente, el desarrollo del plan de atención, la implementación, el control, el seguimiento clínico y las buenas prácticas de cuidado.

 

Palabras clave: dispositivo de ritmo cardiaco, estándar, cuidado de enfermería.

 

INTRODUCCIÓN

 

Un latido cardíaco sano es el ritmo de la vida… El corazón late entre 60 y 100 veces por minuto, su capacidad, los medicamentos, el estrés, las enfer­medades del corazón, incluso un coágulo de sangre o cualquier otra condición pueden contribuir a variar este latido cardiaco. La calidad de vida del paciente depende de una adecuada elección del dispositivo a implantar y de una programación personalizada.

 

No es solo evitar la muerte, sino mejorar la calidad de vida, eliminando sus síntomas, manteniendo una estimu­lación lo más fisiológica posible, optimizando su función hemodinámica y adaptando la frecuencia cardiaca a las necesidades metabólicas del paciente.

 

Los dispositivos (marcapasos, cardiodesfibriladores, cardio­resincronizadores) que se implantan en el Instituto de En­fermedades Cardiovasculares del Hospital Universitario Fun­dación Santa Fe de Bogotá, están a cargo de la Unidad de Electrofisiología y Estimulación Cardiaca, así mismo la uni­dad funciona como centro de referencia en un manejo más amplio para intervenciones de dispositivos de control de ritmo cardiaco técnicamente más complejas, en el con­trol y seguimiento de sus pacientes.

 

Los síntomas de un latido irregular del corazón incluyen fatiga, dificultad para respirar y mareos. El nombre más común para la condición de experimentar un ritmo car­díaco lento o irregular es la bradicardia. La fibrilación au­ricular es una condición común en las cámaras superiores del corazón que late irregularmente. Cuando el latido del corazón no puede satisfacer sus necesidades normales de la sangre y el oxígeno ocasiona la insuficiencia cardiaca. Es ahí donde la tecnología hace su aporte, diseñando los dispositivos implantables de ritmo cardiaco, los cuales son generadores de impulsos eléctricos que a través de un (unos) cables o electrodos estimulan el co­razón. Según el número de cavidades cardiacas en las que se coloca el elec­trodo, los dispositivos pueden ser:(1,2)

 

• Unicamerales: un electrodo (aurí­cula o ventrículo derecho)

 

• Bicamerales: dos electrodos (aurí­cula y ventrículo derecho)

 

• Tricamerales: tres electrodos (au­rícula derecha, ventrículo derecho y ventrículo izquierdo).

 

MARCAPASOS

 

Es un aparato electrónico generador de impulsos que estimulan artificial y rítmicamente el corazón cuando los marcapasos naturales de éste no pue­den mantener el ritmo y la frecuencia adecuados. Además estos dispositivos monitorizan la actividad eléctrica car­diaca espontánea, y según su progra­mación desencadenan impulsos eléc­tricos o no.(3,4)

 

CARDIODESFIBRILADOR

 

Es un dispositivo que controla de ma­nera permanente las alteraciones del ritmo cardiaco, en especial taquicar­dias malignas, en cuyo caso las trata de forma automática, bien mediante estímulos o choques eléctricos.(5,6) En lugar de utilizar las palas convencio­nales se utilizan unos parches autoad­hesivos que permiten la administra­ción de choques con rapidez y sin ne­cesidad de levantar el campo estéril que cubre al paciente.(7)

 

CARDIORESINCRONIZADOR

 

Es un dispositivo cardiaco especial que mejora el accionar coordinado de los ventrículos eliminando el retardo de la conducción eléctrica causado por el bloqueo de rama. Recientemente se ha encontrado que puede ocurrir asin­cronía en ausencia de bloqueo de rama, lo cual es menos frecuente. (6)

 

Los electrodos pueden ser de fijación pasiva o activa y su elección depende de la experiencia personal del Electro­fisiólogo, en pacientes con dilatación importante de cavidades cardiacas o si se requiere implantar el electrodo en algún lugar especifico como, por ejemplo, el septum ventricular alto, se requiere un electrodo de fijación ac­tiva. Los pacientes de edad avanzada tienen las paredes de la aurícula y ventrículo más delgadas, por lo cual hay riesgo aumentado de traspasar la pared con el tornillo y erosionar el pe­ricardio (hemopericardio).

 

Cuando al paciente se le informa que su corazón necesita una ayuda adicio­nal, se deben tener en cuenta los si­guientes factores para la elección ade­cuada del dispositivo implantable de ritmo cardiaco:(3,8)

 

• Tipo de trastorno de conducción que presenta el paciente

 

• Presencia o no de patología cardia­ca asociada que pueda influir en la función hemodinámica del mis­mo

 

• Enfermedades concomitantes no cardiacas que depriman el auto­matismo

 

• Edad y capacidad funcional

 

• Respuesta cronotrópica al ejerci­cio

 

• Presencia de taquiarritmias paroxís­ticas

 

• Presencia de conducción retrógra­da detectada durante el implante o en estudio electrofisiológico pre­vio.

 

En la programación de los dispositivos es importante tener en cuenta la de­finición de los datos más importantes que se verifican en una telemetría:(6)

 

La percepción: capacidad del dis­positivo para “ver” la actividad in­trínseca cardíaca (despolarización auricular y ventricular).

 

La impedancia: prueba para me­dir la integridad del cable. El au­mento repentino en la impedancia puede ser indicativo de una frac­tura de cabeza del electrodo, mien­tras que una reducción en la impe­dancia puede significar una bre­cha en el aislamiento de plomo.

 

Umbral: esta prueba confirma la cantidad mínima de energía entre­gada por el dispositivo (tanto vol­tios y ancho de pulso) necesaria para despolarizar (captura) la cá­mara que se está probando. La de­terminación del umbral permite programar una salida que recono­ce un margen de seguridad adecua­do y optimizar la longevidad del dispositivo.

 

Modo: manera en la cual está fun­cionando el dispositivo. Qué cáma­ra estimula y cuál es la que sensa.

 

Frecuencia mínima: en la que va a estimular el dispositivo de ritmo cardiaco

 

Frecuencia máxima: establece la frecuencia máxima de respuesta ante la actividad de la aurícula.

 

Amplitud: energía entregada por el dispositivo en cada estimulo. Se ex­presa en voltios.

 

Ancho de pulso: duración del im­pulso en milisegundos.

 

Sensibilidad: valor al cual se rea­liza la detención de la actividad eléc­trica intrínseca. Medición en mili­voltios.

 

Histéresis: prolongación del inter­valo de regulación luego de la apa­rición del ritmo propio.

 

Sensado: menor valor de la sensi­bilidad con el cual se mantiene el sensado.

 

• Prueba de inhibición por miopo­tenciales.

 

• Estado del bolsillo del generador.

 

El seguimiento debe ser de por vida, esto contribuye a detectar oportuna­ mente trastornos o complicaciones que requieran cambios en la programación de los dispositivos implantados.(8,10) En la unidad de Electrofisiología y Estimulación Cardiaca del Hospital Universitario Fundacion Santa Fe de Bogotá los controles se realizan con la siguiente periodicidad: 

 

 


 

* Enfermero Universidad Francisco de Paula Santander. Unidad de Electrofisiología y Estimulación Cardiaca, Hospital Uni­versitario Fundación Santa Fe de Bogotá. Correspondencia: [email protected] - [email protected]

Recibido: noviembre de 2010

Aceptado para publicación: noviembre de 2010

Actual. Enferm. 2010;13(4):31-38

 

 

 

 

 

 

 

| Ver más Revistas | Revistas Médicas | Medicina |