REVISTA DE ENFERMERÍA 

EDITORIAL
 

 

REFLEXIONES SOBRE LA PROFESIÓN DE ENFERMERÍA

Entre los profesionales que conforman el equipo multidisciplinario encargado de promover la salud, prevenir, tratar y rehabilitar a la persona que la ha perdido, tiene la Enfermera situación preponderante, tanto por los conocimientos de que debe hacer gala como por su cercanía a la persona enferma y a su familia.

Al mismo tiempo, en casi todos los países suele anotarse insuficiencia en el número de estas profesionales. Ni siquiera los Estados Unidos de América o las naciones más desarrolladas del continente europeo han alcanzado la relación completamente adecuada entre médicos, enfermeras y necesidades reales de su población; América Latina padece franca escasez y Colombia infortunadamente no se aparta de tan lamentable esquema, al cual se intenta paliar con la figura de las "auxiliares de enfermería", sobre cuya escasa preparación no hay duda.

Todavía no son suficientes los esfuerzos que en esta parte del continente se hacen para atraer más jóvenes hacia la profesión universitaria de Enfermería, darles allí educación e instrucción de la amplitud y calidad que ya son posibles y luego ofrecerles posiciones con la remuneración y el "estatus" que de verdad correspondan a las graves y trascendentales responsabilidades que sí recaen sobre sus hombros tan pronto como egresan de su pre-grado y reciben la orgullosa "toca" que será su distintivo de allí en adelante.

Se dice con sobrada razón, que si faltaran las enfermeras profesionales preparadas en serios programas universitarios como se viene acostumbrando desde el siglo pasado, deberíamos los médicos extremar nuestros trabajos y aún así difícilmente obtendríamos los excelentes resultados que hoy benefician a tantos pacientes, y que en el campo de la prevención y promoción retornaríamos a las insuficientes condiciones de épocas pasadas, afortunadamente su-peradas.

Por ello, todo esfuerzo encaminado a mantener la calidad de los profesionales en enfermería merece aplauso y pleno apoyo. Publicaciones como esta revista, que estudian los temas de mayor actualidad y trascendencia para entregar recomendaciones útiles y mostrar los resultados de experiencias bien analizadas, son contribuciones muy destacadas a la bibliografía científica en lengua castellana.

El número que hoy llega a las manos de los lectores y que corresponde al mes de Diciembre de 2002, contiene trabajos y reflexiones de cuya lectura se desprenden valiosas enseñanzas. Los cuidados de enfermería en el cateterismo cardíaco, las evaluaciones académicas vistas desde la perspectiva de la enfermera, la educación en enfermería considerada como "arte innovador" y la aproximación al arte y ciencia de cuidar, son lectura importante y que debería considerar obligatoria cualquier persona vinculada a estos trascendentales terrenos.

De otro lado, el artículo sobre el diagnóstico precoz y el diseño de un programa de precaución del accidente cerebrovascular y la segunda parte de la "Guía de Asepsia" son trabajos de aplicación práctica inmediata cuyos beneficios se comprenden sin dificultad.

No es fácil sostener en Colombia una publicación científica; a la reconocida insuficiencia de tipo financiero suelen unirse las dificultades para lograr material bien escrito y entregado oportunamente. La dirección y el cuerpo de redacción de ACTUALIZACIONES EN ENFERMERÍA lo viene logrando con tanto éxito que llegan al final de su quinto volumen anual. Parece pertinente hacer un llamado a todas las profesionales colombianas, y en especial a quienes desempeñan con tanto brillo funciones docentes, para que incluyan entre sus preocupaciones la de contribuir a que estas páginas sigan teniendo, ojalá por muchos años, la periodicidad, calidad y vigencia de que hacen gala.

Juan Mendoza-Vega, MD.
Presidente
Academia Nacional de Medicina de Colombia

 

 

 

 Haga su consulta por tema