REVISTA DE ENFERMERÍA 

 

CLASIFICACIÓN DE ÁREAS

Las áreas institucionales se clasifican en críticas, semicríticas o no críticas según el riesgo de infección generado por la actividad que allí se realice.(12,15)

Se consideran áreas críticas o de alto riesgo de infección, los quirófanos, las salas de parto, la sala de pequeña cirugía de urgencias, la central de esterilización, las unidades de diálisis, áreas de preparación de soluciones parenterales.(12)

Son áreas semicríticas o de mediano riesgo de infección las unidades de cuidado intensivo, servicios de hospitalización, servicios de alimentos, urgencias, morgue y oncología.

Dentro de las áreas no críticas o de bajo riesgo de infección se encuentran las oficinas, pasillos, salas de espera, consultorios, rehabilitación cardiaca, neurología, rehabilitación física, neumología y medicina nuclear.

CLASIFICACIÓN DE ELEMENTOS

Los materiales, artículos o equipos medicoquirúrgicos pueden dividirse en tres categorías de acuerdo con el riesgo relacionado con su uso.

Elementos críticos: son aquellos que penetran en cavidades internas o estériles del cuerpo incluyendo el sistema vascular. Estos pueden ser: instrumental quirúrgico, catéteres centrales y periféricos, implantes, laparoscopios, elementos cortopunzantes, prótesis valvulares, ortopédicas, entre otros. Estos elementos deben ser sometidos al pro-ceso de esterilización, o en casos de emergencia se puede realizar desinfección de alto nivel a los laparoscopios y/o artroscopios.(2,3,10,12,15)

Elementos semicríticos: son todos los artículos que entran en contacto con piel y mucosas no intactas, como por ejemplo los equipos de terapia respiratoria, de endoscopia digestiva, de hidroterapia, y cistoscopia, entre otros. Requiere desinfección de alto nivel (DAN).

Elementos no críticos: son aquellos que entran en contacto con la piel intacta, mucosa oral o parte alta del tubo digestivo o no hacen contacto con el paciente; son ejemplo de artículos no críticos las camillas hospitalarias, ropa de cama, tensiómetros, equipos para examen físico y de electrocardiografía, entre otros. Estos elementos se deben someter a una desinfección de bajo nivel (DBN).(2,3,10,12,15,16)

A continuación se especificarán las precauciones que debe tener el personal para la atención de los pacientes y el manejo de las diferentes áreas hospitalarias y equipos.

1. PERSONAL

1.1. Lavado de manos

La microflora de la piel contiene microorganismos residentes y transitorios. Los microorganismos residentes sobreviven y se multiplican en la piel, estos pueden convertirse en altamente virulentos, mientras que la flora transitoria representa contaminantes que pueden sobrevivir solamente en periodos limitados de tiempo. El lavado de manos con jabones y detergentes es efectivo para remover mucha de la flora transitoria y eliminar e inhibir la flora residente.(2,4,8,11,17)

El lavado de manos se define como una fricción breve y enérgica de las superficies enjabonadas, seguida por un enjuague bajo el chorro de agua. Su objetivo es reducir la flora residente, (entendiendo por ésta la flora cutánea normal de las manos y antebrazos del individuo, que puede estar conformada por organismos patógenos como el Stafilococo aureus), y también remover las bacterias transitorias (entendiendo por estas microorganismos que se adquieren por contaminación con el medio ambiente, generalmente no patógenos).(4,14,16-18)

1.1.1 Indicaciones(3,4,8,10,13,15,18,19)

• Al llegar al hospital NE: Categoría II

• Antes de practicar maniobras invasivas como la realización de venopunción periférica o central, cateterismo urinario, aspiración de secreciones. NE: Categoría IA

• Antes de atender recién nacidos, ancianos y pacientes en estado crítico. NE: Categoría II

• Antes de atender enfermos con compromiso inmunológico. NE: Categoría IIA.

• Antes y después de manipular heridas quirúrgicas, traumáticas o asociadas con un procedimiento invasivo. NE: Categoría IIA

• Siempre que se entre en contacto con membranas mucosas, sangre y líquidos corporales, así como con secreciones o excresiones. NE: Categoría IIA

• Después de atender personas infectadas o colonizadas con microorganismos epidemiológicamente significativos, por ejemplo microorganismos multirresistentes. NE: Categoría IIA


Figura 1. Lavado Quirúrgico de las Manos.

• Después de toser, estornudar, limpiarse la nariz o usar el sanitario. NE: Categoría IIB

• Después de manipular objetos inanimados como recipientes para medición de orina o aparatos para colección de secreciones. NE: Categoría IIB

• Antes de colocarse guantes e inmediatamente después de retirarlos. NE: Categoría IIB

• Antes de manipular o preparar medicamentos cualquiera que sea la vía de administración. NE: Categoría IIB

• Antes de servir, administrar o ingerir algún tipo de alimento. NE: Categoría IIB

• Entre el cuidado de una y otra persona enferma NE: Categoría IIB

• Al terminar labores. NE: Categoría IIIB.

 

 

 

 Haga su consulta por tema