REVISTA DE ENFERMERÍA

 

 

 

 

ABSCESO EN GLÚTEO POSTERIOR A INYECCIÓN INTRAMUSCULAR.

REPORTE DE CASO

 

GLUTEUS ABSCESS FOLLOWING INTRAMUSCULAR INJECTION. CASE REPORT

 

 Haga su consulta por tema

 

 

 

• Evite mezclar medicamentos, a no ser que tenga la información acerca de su compatibilidad.

 

• No administre más de 1 ml por esta vía a recién nacidos.

 

• Envase el medicamento correcta­mente, siga las instrucciones de re­constitución de medicamentos.

 

• Verifique los cinco correctos para la administración de medicamen­tos. Informe al paciente el proce­dimiento, la indicación del medi­camento y el tipo de sensación que experimentará.

 

• Seleccione la zona de inyección.

 

 

• Siga la técnica adecuada de admi­nistración: lave las manos, limpie la zona con alcohol al 70% o gasa impregnada con clorhexidina, rea­lizando un movimiento circular del centro a la periferia, en una exten­sión de 5 cm, deje secar la solu­ción antiséptica por lo menos por 2 minutos para permitir el efecto antiséptico sobre la piel. Con los dedos índice y pulgar de una mano, tense la piel de la zona de modo que quede tirante. Solicite al pa­ciente que realice una respiración profunda; inserte rápidamente la aguja a través de la piel formando un ángulo de 90 grados. Introduz­ca la aguja hasta la profundidad deseada, aspire suavemente, si re­torna sangre, retire, deseche la je­ringa, envase e inyecte otra dosis. Sostenga la jeringa fija e inyecte el medicamento en forma lenta, 10 seg/ml, para reducir al mínimo las molestias y distribuir el medica­mento de manera uniforme. Espe­re aproximadamente 3 segundos antes de retirar la aguja para evitar la pérdida de medicamento. Reti­re la aguja en el mismo ángulo en que la insertó. Presione la zona con una gasa estéril seca. Si el medi­camento debe ser absorbido rápi­damente, haga masaje en la zona durante 1 a 2 minutos. Deseche el material contaminado y lave de nue­vo sus manos (figura 3).(6,7)

 

 

COMPLICACIONES RELACIONADAS CON LA ADMINISTRACIÓN DE MEDICAMENTOS POR VÍA INTRAMUSCULAR

 

1. Absceso: colección purulenta lo­calizada en el tejido celular subcu­táneo en cualquier parte del cuer­po.

 

2. Sufusión hemorrágica: se presenta cuando se rompe un vaso sanguí­neo y la sangre se deposita en los tejidos circundantes.

 

3. Lesión de nervios periféricos: se produce por el roce de la punta de la aguja en una terminación ner­viosa, puede causar dolor y pará­lisis del miembro afectado; los nervios afectados con mayor fre­cuencia son el ciático y el radial.

 

4. Gangrena postinyección: es una complicación grave, relacionada con la contaminación microbiana, en la mayoría de los casos, por falla en la técnica aséptica, se presenta especialmente en la región glútea

 

5. Otras complicaciones incluyen hi­per pigmentación de la piel, he­morragia intramuscular, absceso séptico o estéril, celulitis, fibrosis y necrosis tisular.(8)

 

RECOMENDACIONES

 

La vía intramuscular es una de las más utilizadas en los servicios de urgencias, por su rápido efecto y relativa rapidez en la administración; sin embargo, las circunstancias de congestión de estos servicios constituye un riesgo latente tanto para los pacientes como para las enfermeras, quienes en el afán de agi­lizar los cuidados al paciente, no se toman el tiempo suficiente para seguir los pasos del proceso de administra­ción de medicamentos, en especial los relacionados con el lavado de manos y la antisepsia de la piel.

 

Es importante recalcar que una ade­cuada técnica aséptica durante la ad­ministración, el correcto lavado de ma­nos, la antisepsia de la piel y una in­yección lenta del medicamento que permita su distribución uniforme, disminuyen la incidencia de complica­ciones infecciosas.

 

A pesar de que el absceso postinyección es una de las complicaciones más frecuentes, es escasa la literatura re­portada sobre estos eventos adversos, motivo que inspira no sólo el reporte del caso para el aprendizaje, sino el deseo de sensibilizar al personal de enfermería que ejecuta esta labor, para que no la realice de manera rutinaria, sino con plena conciencia de sus im­plicaciones tomando el tiempo nece­sario y utilizando las técnicas adecua­das.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

1. Información médica para el hogar. En: Manual Merck. España. Merck sharp & doh-me. 2005.

 

2. Curiel R, Curiel F. Absceso glúteo tras inyec­table: Intervención de enfermería con cura ambiente húmedo. Disponible en: http://www.ulceras.net/casos/ABCESO%20GLUTEO%20TRAS%20INYECTABLE.pdf Consultado en mayo 2009.

 

3. Goenaga MA, Millet M, Carrera JA, Garde C. Infección nosohusial por Pseudomona putida. Anales de Medicina Interna 2005; 22(4).

 

4. Pomarola A, Rodríguez-Torres A, García J A, Piedrota G. Microbiología y Parasi­tología Médica. España: Masson. 1995.

 

5. Lilley L, Aucker R, Lake R, Gómez del Campo R. Atlas fotográfico de la adminis­tración de fármacos. En: Lilley L, Aucker R, Lake R, Gómez del Campo R. Farma­cología en Enfermería. España: Eselvier. 1999.

 

6. Chalela S. Reglas de oro para la adminis­tración de medicamentos. Estándar ope­racional. Departamento de Enfermería. Hospital Universitario Fundación Santa Fe de Bogotá. Bogotá, 2006.

 

7. Sciutto E. Manual de inyectoterapia y termi­nología médica [en línea]. Disponible en: http://www.mailxmail.com/curso-ma­nual-inyectoterapia-terminologia-medica. Consultado en mayo 2009.

 

8. Vanegas S. El lavado de manos piedra an­gular en la prevención de infecciones aso­ciadas con el cuidado de la salud. Actual. Enferm 2008;11(3).

 

9. Wilches T, Luengo N. Administración in­tramuscular y subcutánea. En: Santos Ramos, B MD, Guerrero Aznar M. Administración de medicamentos, Teoría y Práctica. Es­paña: Díaz de Santos Editorial S.A., 1994.   

 

 

 

 

 

 

 

 

| Ver más Revistas | Revistas Médicas | Medicina |