REVISTA DE ENFERMERÍA

 

 

 

ROL DEL PROFESIONAL EN ENFERMERÍA EN LA REANIMACIÓN CARDIOPULMONAR DE ADULTOS

 

ROLE OF NURSING PROFESSIONALS IN CARDIO PULMONARY RESUSCITATION

  

 Haga su consulta por tema

 

 

Diana Marcela Achury Saldaña*

 

RESUMEN

 

La reanimación cardiopulmonar (RCP) se define como el conjunto de pautas estandarizadas de desarrollo secuencial constituida por dos niveles, el soporte vital básico y avanzado, cuyo fin es sustituir, restaurar la circulación y la respiración garantizando una oxigenación tisular suficiente, con el objetivo de preservar la vida, restituir la salud, aliviar el sufrimiento y limitar la incapacidad. Los resultados de la reanimación dependen de la uniformidad, protocolización, capacidad técnica, científica y humana que apliquen los profesionales de la salud.

 

El papel protagónico del profesional en enfermería exige poseer una actitud y aptitud efectiva, seguridad y auto-control producto de conocimientos, destrezas, habilidades y principios éticos. Todos estos elementos contribuirán a una coordinación precisa, oportuna dirigida a las necesidades reales de las personas en paro cardio respiratorio.

 

Palabras clave: enfermera, rol, reanimación.

 

ABSTRACT

 

Cardio pulmonary resuscitation (CPR) consists on standardized sequential set of practices at two levels: Basic Live Support (BLS) and Advanced Live Support (ALS). Aiming to restore circulation and breathing, ensuring oxygen supply to the tissues in order to preserve live, restore health, relive suffering, and reduce incapacity. Outcomes of CPR depend on the standardization of protocols, technical, scientific and human capacity.

The protagonist roll of the nursing professional requires effective attitude and aptitude, self-confidence, and self-control derived from knowledge, skills, and ethical principles. All these elements contribute to a precise and timely coordination, directed to the real needs of the patients suffering a cerebral cardio respiratory arrest.

 

 

 

Key words: Nurse, Role, Resuscitation.

 

INTRODUCCIÓN

 

El paro cardio respiratorio (PCR) se define como la detención súbita de la función cardiaca y respiratoria que tiene como consecuencia anoxia tisular y muerte en caso de no ser atendido en forma adecuada. El tratamiento efectivo y oportuno depende de la aplicación temprana de la reanimación cerebro cardiopulmonar. La reanimación cardiopulmonar (RCP) es el conjunto de pautas estandarizadas que se desarrollan en forma secuencial y sistemática cuyos objetivos son: restaurar la función cardiaca y respiratoria buscando garantizar la oxigenación tisular suficiente en los órganos vitales, preservar la vida, restituir la salud, aliviar el sufrimiento y limitar la incapacidad.(1)

 

La reanimación cerebro cardiopulmonar tiene dos niveles, el primero corresponde al apoyo vital básico que incluye el reconocimiento del paro, activación del código azul y la reanimación básica. El segundo corresponde al apoyo vital avanzado y se refiere a los intentos por restablecer la circulación natural utilizando la RCP básica más el control avanzado de la vía respiratoria, intubación endotraqueal, desfibrilación y medicamentos intravenosos.(2)

 

Datos estadísticos muestran resulta-dos de reanimaciones exitosas en 55% de los casos, egresos con personas vivas en 25% y sobrevida a un año en 4% a 20%.(3 -5) Estas cifras confirman la necesidad de seguir desarrollando estrategias dirigidas a la capacitación en reanimación al profesional de la salud que permitan lograr un número significativo de reanimaciones exitosas, cuyo propósito sea la sobrevida de las personas. El éxito de la reanimación depende de una serie de factores como:

 

Personal idóneo: los profesionales de la salud que intervienen en las maniobras de reanimación deben estar preparados y los servicios de atención deben poseer capacidad técnica, científica y humana. Cabe destacar el papel protagónico del profesional en enfermería, el cual debe poseer una serie de características, entre ellas: conocimientos, habilidades, destrezas, motivación, responsabilidad, autocontrol, seguridad, liderazgo y principios éticos que le permitan estar preparado, actuar en forma oportuna y precisa con el fin de disminuir la mortalidad y establecer la supervivencia.

 

Trabajo en equipo: mejora la realización de las maniobras, minimiza el tiempo de atención directo a las personas y logra el éxito de los resultados.

 

Coordinación oportuna y precisa: garantiza la optimización de recursos, organización de funciones, medio para la consecución de objetivos y armonización de las decisiones.

 

Tiempo: determina la probabilidad de supervivencia. Se considera una regla de oro puesto que los personas con interrupción de la circulación y respiración en un tiempo menor de cuatro minutos tienen mayor probabilidad de recuperación total si la RCP se administra en forma rápida en los siguientes cuatro minutos. En el periodo comprendido entre cuatro y seis minutos puede ocurrir daño cerebral y después de los seis minutos casi siempre ocurre daño cerebral irreversible; de esta forma una reanimación en el menor tiempo garantiza un desenlace adecuado y mínimas complicaciones.(5)

 

Persona: durante la reanimación no se puede olvidar el paciente como persona integral digna de respeto y atención oportuna y adecuada; la reanimación reta a los profesionales de la salud a tomar decisiones rápidas, bajo presión y en escenarios dramáticos requiriendo seguridad absoluta y autocontrol.

 

El rol del profesional en enfermería se desarrolla en tres etapas: antes, duran-te y después de la reanimación.

 

ANTES DE LA REANIMACIÓN

 

En esta etapa el profesional en enfermería debe considerar una serie de aspectos fundamentales que le permiten estar preparado en el momento de actuar en la reanimación.

 

Es necesario que diseñe, conozca y evalúe el equipo de código azul de la institución de salud. Los objetivos de este equipo son: a. lograr una reanimación básica en los primeros cuatro minutos, b. disminuir la mortalidad y c. mejorar la sobrevida.(6) A continuación se describen algunos elementos necesarios para el diseño y la evaluación del equipo de código azul:(5-8)

 

Diseño

 

Para conformar el equipo de código azul es necesario crear un comité que cuente con la participación de asesores científico, áreas administrativas, departamento y coordinación de enfermería, y coordinador de urgencias o unidades de cuidado intensivo.

 

Establecer el número de personas que conforman el equipo de código azul, es importante que el equipo humano no exceda las cinco personas, éste es un número adecuado que permite mantener el orden y la coordinación en las maniobras. El equipo humano está formado por:

 

     Un médico

 

     Un terapeuta respiratorio

 

     Uno o dos profesionales en enfermería

 

     Uno o dos auxiliares en enferme-ría.

 

Médico, profesional en enfermería o terapeuta que reconocen la emergencia

 

Estos profesionales deben estar en capacidad de reconocer la necesidad de activar un código azul y atender la parte básica de la reanimación cardiopulmonar.

 

Auxiliar en enfermería

 

     Debe tener entrenamiento en soporte vital básico (certificado).

 

     Verifica el llamado al equipo. Trae el carro de paro, en caso de que no haya llegado.

 

     Colabora con la preparación de drogas y mezclas.

 

     Programa y regula el volumen de las soluciones a administrar, en coordinación con el profesional en enfermería.

 

Persona encargada del monitor y manejo del desfibrilador (profesional en enfermería)

 

     Debe tener entrenamiento en so-porte vital avanzado (certificado)

 

     Ubica los electrodos para monitorizar al paciente

 

     Analiza el trazado electrocardio-gráfico

 

     Prepara el desfibrilador y desfibrila

 

     Valora la respuesta del paciente a las intervenciones

 

     Interpreta los ritmos en el monitor para que sean registrados en la hoja de Código Azul. 

 


 

*   Enfermera magíster en el Cuidado de la Salud Cardiovascular. Universidad Nacional de Colombia Profesor asistente Ponti-ficia Universidad Javeriana.

Correspondencia: [email protected] Recibido: mayo de 2009

Aceptado para publicación: mayo de 2009. Actual. Enferm. 2009;12(3):14-22  

 

 

 

 

 

| Ver más Revistas | Revistas Médicas | Medicina |