|Martes, septiembre 2, 2014

Evolución de las Raciones de Campaña y Gasto Energético de la Operación Militar  

CATALINA CHICA M.D.*,
JULIETH CANTILLO M.D.*

1 Postgrado de Medicina del Deporte,
Universidad el Bosque, Bogotá, D.C.
2 Departamento de fisiología del ejercicio,
Centro de Servicios Biomédicos, Coldeportes Nacional, Bogotá, D.C.

Introducción

La condición física de un militar tiene un impacto directo sobre su capacidad de combate1,2,3. El momento histórico en el que se encuentra Colombia ha propiciado que nuestro ejército esté sometido a una combatividad mayor que en otros países haciendo necesario un rendimiento militar óptimo que disminuya la posibilidad de fallas que ocasionen un resultado negativo individual o colectivo. El rendimiento y la resistencia física son cualidades que se desarrollan y optimizan en el ser humano gracias a un entrenamiento adecuado y a una nutrición específica basados en el seguimiento de un control biomédico orientado hacia tal fin. La nutrición es el medio mediante el cual el cuerpo obtiene energía para el trabajo biológico y químico, y debe ser capaz de aportar los componentes necesarios para suplir la demanda energética que exige cada actividad1.

Está bien documentado que el aporte nutricional contribuye al aumento o la disminución del rendimiento físico; y diferentes métodos de alimentación han sido utilizados en el marco de la medicina del deporte con el fin de optimizar el rendimiento específico en una actividad deportiva de acuerdo al sustrato de uso para la misma4,5.

El rendimiento físico militar, requiere igualmente un entrenamiento enfocado y un aporte energético predeterminado para desarrollar y optimizar un estado físico y unos parámetros fisiológicos tales que le permitan al oficial, suboficial o soldado desarrollar su máximo potencial durante operaciones prolongadas y sostenidas específicas y especiales, como a los que están expuestos únicamente los militares3,6.

Los conflictos armados obligan a que grandes grupos de personas sean bien alimentados bajo condiciones muy desfavorables. Teniendo la tarea de proveer subsistencia al personal militar a través de la historia, distintos gobiernos y empresas del sector privado han invertido esfuerzos de todo tipo en el desarrollo de lo que hoy se conoce como la RACIÓN DE CAMPAÑA7.

Las raciones militares de campaña no son menos importantes hoy. De hecho, la importancia de la nutrición para el rendimiento físico que exige la época actual con la alta tecnología puede hacerlo mas crítico que en el pasado8. De manera evidente las raciones se han modificado a través de los tiempos en una evolución que refleja los alcances de la ciencia.

Historia

En las primeras guerras documentadas, la alimentación dependía de cada combatiente. Esto hacía que se movilizaran animales y productos agrícolas con el ejército, viéndose en muchos casos familias completas acompañando a las tropas en su tarea. No fue si no hasta 1775 que una resolución del Congreso de Estados Unidos le asignó raciones de comida al ejército según hombres por semana.

Incluía panes, carnes y legumbres que se preparaban en el campo por grupos pequeños y se complementaban o suplementaban, según la necesidad, con comida local. Así permaneció durante cien años7.

Durante la guerra civil de EE.UU. (1861-1865) la comida se repartía y preparaba de manera similar pero se asignó personal para esta tarea permitiendo la distribución a grupos más grandes y compañías completas8. En 1896 se desarrolló la ración individual de emergencia seguida por raciones para guarnición, para campo y para movilizaciones militares, época en la cual intuyeron por primera vez la necesidad de desarrollar y procesar raciones que apoyaran las situaciones cambiantes, los climas y las condiciones extremas a las que se veían sometidas las tropas8.

Con la llegada de la primera guerra mundial en 1914 ocurrió la primera gran catálisis del desarrollo de las raciones. Los combates intensivos en las trincheras, con barro y posible contaminación con gas hicieron necesario el desarrollo de empacados especiales para la comida surgiendo así los enlatados y los productos deshidratados. Se distribuían herméticamente sellados en contenedores de hierro galvanizado de 53 kg y alimentaban 25 hombres7.

La segunda guerra mundial (1940-1945) aportó cambios mucho más grandes en el desarrollo de las raciones ya que la guerra se peleaba en diferentes frentes y bajo una gran diversidad de climas y de condiciones. Por primera vez se unieron para la optimización de las raciones la industria privada, las fuerzas militares y las universidades; grupos que hicieron énfasis en desarrollar una variedad de por lo menos 15 raciones.

Realizaron investigaciones en la longevidad de los productos y en métodos de empaque con el fin de proteger a las raciones de las condiciones climáticas drásticas como la humedad y lluvias torrenciales del sur de Europa y Asia, y de los extremos fríos que congelaban los productos en las áreas nórdicas7,8.

Para esta época las vitaminas, que ya se habían reconocido en la primera guerra mundial, se estaban comprendiendo e identificando. Algunas de estas vitaminas pudieron ser adicionadas de manera fácil y barata a las comidas comenzando a concentrarse en la palatabilidad y fortificación a las raciones7.

De ahí surgieron las primeras raciones de la era moderna de nombre C y K. La ración C (Ración individual de combate) se dividía en unidades y continuó su evolución hasta la ración actual. Mientras que la ración K (Ración de paracaídas) creada para asaltos aéreos era más compacta y de mayor contenido nutricional, pero de muy poca aceptación por su baja palatabilidad que la hizo desaparecer7,9.

Las Raciones de Campaña Actualmente

En 1980 se instauró la ración MRE (Meal Readyto-Eat) que se rige por las recomendaciones de aportes diarios (RDA) de los militares llamados «MRDA»8. Es la ración utilizada en operaciones militares sobre la cual se continúa investigando y continúan habiendo cambios. Actualmente está compuesta por menús que incluyen platos principales y acompañamientos, todos empacados juntos en una bolsa para el consumo de un individuo en un día. El propósito general de la MRE es que sea cargado por el combatiente y consumido en situaciones de conflicto u operaciones en donde no hay disponibilidad de elementos para cocinar o en donde las condiciones tácticas no lo permiten. A partir de la ración MRE han surgido otras raciones adaptadas para las circunstancias en la que se encuentren las tropas. De ahí surgen las raciones básicas T, A, y B8,9.

La ración bandeja (Ración T) fue creada con el propósito de suplir a 18 soldados durante diez días con 10 desayunos y 10 almuerzos dispuestos en contenedores de metal con sus respectivos cubiertos, servilletas y bandejas. Le aporta comida caliente a grupos con personal limitado para su preparación pero quienes se encuentren en condiciones donde se permita el almacenamiento de alimentos y donde haya disponibilidad de elementos con que calentar8. Diferente de la ración B, que siendo igualmente para grupo, requiere de una cocina de campo y cocinero, pero cuyos elementos no requieren refrigeración. Ya la ración A es una comida para ser preparada por cocinero en una cocina de campo en donde adicionalmente exista la posibilidad de mantener productos refrigerados. Estas también proveen 10 desayunos y 10 comidas8.

En Estados Unidos, debido a los avances en la tecnología, la importancia de las tácticas de guerra y la multiracialidad, el desarrollo de las raciones en la actualidad también se ha enfocado en satisfacer los hábitos dietarios de los diversos grupos étnicos o religiosos manteniendo los requerimientos nutricionales que demanda cada tipo de operación. Así figuran raciones como: ración de clima frío, ración de alto contenido graso, ración de clima caliente, ración de patrullaje prolongado, ración liviana y otras como la ración vegetariana, ración para cuaresma y la ración MFM o «multicredo»7,8,9,10.

PUBLICACIONES RELACIONADAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*