|Sábado, noviembre 1, 2014

Prescripción del Ejercicio, Esquema General y Evaluación, Parte II  

SERRATO, M.1
1 Coordinador Ciencias Aplicadas Centro Javeriano de Formación Deportiva.
Director Médico Centro De Alto Rendimiento en Altura.
2 El método puede ser consultado en la referencia 1

Las recomendaciones en Actividad Física ya fueron definidas y descritas en la primera parte de esta serie de revisiones. Esta segunda parte inicia la revisión de los aspectos integrativos del proceso de la prescripción del ejercicio, desde el punto de vista práctico y con la información basada en la evidencia con la que actualmente disponemos las Ciencias Aplicadas al Deporte. En la tercera y cuarta parte trataremos la parte final de la evaluación, elaboración del plan de prescripción, los aspectos fundamentales de las estrategias de adherencia y aspectos administrativos de un programa de ejercicio.

Definiciones

El arte de la Prescripción del Ejercicio. La Prescripción del Ejercicio es una práctica individual y no un dogmatismo en si. De acuerdo con el concepto del ACSM (American College of Sports Medicine) se trata de la «interacción exitosa entre las ciencias del ejercicio y las técnicas comportamentales que resultan en la adherencia a largo plazo y el logro de las metas individuales» (1). Por ser una práctica, el profesional va adquiriendo experiencia que le permite ir perfeccionando su quehacer diario, haciendo de la prescripción del ejercicio un arte. Si bien la Prescripción del Ejercicio esta basada en la ciencia y en su evidencia, la finalidad de la prescripción es el logro exitoso de un cambio comportamental del individuo para que incorpore el ejercicio dentro de sus hábitos que le permitan alcanzar sus propios objetivos. Por lo tanto su alcance va mucho mas allá de realizar unas pruebas físicas o entregar un plan de ejercicios.

Se trata de intervenir el perfil de salud y comportamiento de un individuo que ha tomado la dedición de iniciar la práctica de actividad física regular. Ante este difícil reto, es fundamental la participación de las ciencias del comportamiento para poder aplicar todas las herramientas disponibles que puedan llevar al reforzamiento de las motivaciones y a la interiorización de las actividades saludables.

El ejercicio prescrito como un programa estructurado debe cumplir con un efecto medible sobre el perfil de fitness del individuo, por lo tanto la intervención debe ser eficaz no solo en términos de adherencia sino de aumento o mantenimiento de los componentes de la aptitud física. La Prescripción del Ejercicio se realiza con tres objetivos fundamentales: aumento del fitness, mantenimiento de la salud (7) y darle al ejercicio un margen de seguridad.

El proceso de la Prescripción del Ejercicio. Como proceso, la prescripción debe cumplir varias fases y requisitos que se describirán a continuación.

Tamizaje. Cuando se manejan programas de ejercicio con gran cantidad de población, no es viable que todos los sujetos sean sometidos a una evaluación médica previa para iniciar un programa de ejercicio, debido a que es altamente costoso y dispendioso. El ACSM en conjunto con la «American Heart Association» (AHA) (2), realizaron un consenso de las estrategias para realizar el tamizaje de los individuos con riesgo para realizar ejercicio, que deben ser vistos previamente por el médico antes de iniciar su programa. Esta fase es auto administrada de manera que es un procedimiento sencillo que termina con la clasificación de los individuos según el nivel de riesgo, el nivel de preparación de las instalaciones para la atención de emergencias y la calificación del personal requerido. En la tabla 1 se muestra un resumen de la clasificación de la ACSM(1).

Tabla 1. Adaptado del ACSM.

CLASIFICACIÓN CLASE CARACTERÍSTICAS
APARENTEMENTE SANO A1 Hombre <45, mujer < 55, Sin factores de riesgo
RIESGO AUMENTADO A2 Hombre >45, mujer >55, sin factores de riesgo
  A3 Hombre >45, mujer >55 y 2 ó mas factores de riesgo.
ENFERMEDAD C/V CONOCIDA B Enfermedad CV conocida, NYHA I o II, prueba máxima: >6METS, respuesta presora OK, sin taquicardia ventricular, entiende el Bohr
  C 2 o mas IAM previos, NYHA > III, < 6 METS, ST > 1, antes de 6 METS, Respuesta presora anormal, Problema médico grave, TV en < 6 METS, Paro cardiaco previo.
  D Contraindica el ejercicio

Los individuos A1 y A2, pueden realizar el programa sin ningún tipo previo de evaluación médica ni supervisión calificada, mientras que los A3 deben realizarse una prueba de esfuerzo con 12 derivaciones electrocardiográficas. Si la prueba resulta negativa, serán considerados como A2, si la prueba resulta positiva ya son B y tienen que ser tratados o diagnosticados adecuadamente.

Según las características de la población, con un buen sistema de tamizaje solamente un 10 a 20% de los individuos requerirán evaluación medica preparticipación.

Todos los sujetos deben firmar un consentimiento informado sobre los riesgos de las evaluaciones físicas y de la practica del ejercicio (3).

En la gráfica 1 se muestran los pasos de la Prescripción del Ejercicio.

vam-102 - Gráfica 1. Pasos para la ejecución del programa de Prescripción del Ejercicio
Gráfica 1. Secuencia de los pasos para la ejecución del programa de Prescripción del Ejercicio

Aptitud y Riesgo. Siempre se debe realizar una evaluación de aptitud y del riesgo individual. La aptitud hace referencia a las condiciones propias del individuo que restringen o limitan la realización de ejercicio (4). Este proceso es consecuencia de la realización de una adecuada anamnesis y examen físico completo. En la tabla 2 se muestran las posibles conclusiones de una evaluación de aptitud. En la anamnesis deben quedar muy claros algunos datos fundamentales en el proceso de la prescripción; el primero es la razón que motiva a la persona a iniciar un plan de ejercicio (remitido por un médico, búsqueda de interacción social, entre otros), cual es el objetivo individual, los antecedentes deportivos, la cantidad actual de actividad física o deporte que realiza, incluyendo el modo, la intensidad y frecuencia para establecer la cantidad de horas semanales de Actividad Física acumuladas y finalmente los gustos y preferencias individuales.

Los riesgos pueden ser de tipo cardiovascular, osteomuscular y neurológicos (4,8). En el primer caso, los riesgos cardiovasculares hacen referencia a la probabilidad de presentar un evento durante el ejercicio, haciendo necesarias restricciones en intensidad del ejercicio. Los riesgos osteomusculares delimitan el modo de realización del ejercicio, ya sea por una lesión reciente o antigua, obesidad u otra alteración que impidan la realización de alguna técnica o modalidad.

Los riesgos neurológicos pueden aumentar la probabilidad de un accidente durante el ejercicio y por lo tanto limitan algunos modos de ejercicio. Por ejemplo un vértigo restringe el uso de la banda sin fin. Si el individuo ha tenido antecedente de trauma cráneo encefálico se debe tener en cuenta las restricciones para evitar el síndrome del segundo impacto (4).

Evaluación. El paso siguiente requiere la evaluación del estado de fitness, incluyendo sus 5 componentes principales; la composición corporal (relaciones peso talla, porcentaje de grasa y distribución regional de la grasa), resistencia cardiovascular (potencia aeróbica), fuerza (fuerza resistencia y máxima), flexibilidad (movilidad) y potencia (fuerza explosiva) (1,5,6,11). Se deben realizar pruebas estandarizadas y diseñadas para ser toleradas por la población general, que tengan bajo riesgo en su realización, así como de bajo costo.

Tabla 2. Posibles resultados de la evaluación de aptitud.

ESTADO DE APTITUD  
1 Apto Restricción:
2 Apto con Restricción en el modo
3 Apto con Restricción en intensidad
4 No Apto  Recomendación

Las pruebas deben obtener los valores numéricos para que puedan ser analizadas y calificadas en percentiles de acuerdo con la edad y el sexo. Una vez percentilados, todos los test se encuentran en una misma unidad para obtener un perfil de fitness que puede ser fácilmente interpretado para realizar las recomendaciones específicas dentro del plan de prescripción.

Plan de prescripción. El paso a seguir consiste en la elaboración de un plan coherente de prescripción, que tenga en cuenta los antecedentes y la información obtenida hasta el momento, para poder trazar metas realistas. El plan de prescripción debe tener claramente especificada una fase de inicio, las características del ejercicio propiamente dichas asi como el modo, frecuencia, intensidad, duración y densidad. Se deben hacer las indicaciones semana a semana, incluyendo las fechas de los controles con el objetivo de evaluar la progresión y el logro de las metas individuales. El plan debe tener clara la distribución del tiempo total de ejercicio de acuerdo con los énfasis que se deban practicar según los puntos débiles encontrados en el perfil de fitness. El plan de prescripción, debe basarse en la metodología del entrenamiento para el desarrollo de las diferentes cualidades físicas

Vol.10 No.1 Evaluación para la Prescripción

 

PUBLICACIONES RELACIONADAS