|Monday, December 22, 2014

Historia de la Medicina: Galeno de Pérgamo y las Ciencias Neurológicas  

Académico Dr. Germán Peña Quiñones*

Estatua Galeno

La medicina hipocrática basada en una detallada observación y acumulación de conocimientos fue deformada en forma progresiva por diferentes corrientes filosóficas que reemplazaron la experiencia y el conocimiento adquirido por especulación esteóricas, lo que culminó en la formación de diversas escuelas médicas que estaban enfrentadas entre sí. Entre estas escuelas estaban los dogmáticos, seguidores de la línea de humores de Hipócrates; los empíricos que seguían sólo sus propias observaciones, haciendo énfasis en el conocimiento de los fármacos; los metódicos que pensaban que la enfermedad depende de la mayor o menor relajación de las partes sólidas del cuerpo; los pneumáticos que pensaban que las enfermedades de pendían de alteraciones de los átomos del cuerpo por una sustancia que existe en el aire (pneuma); y los eclécticos, médicos que llevaban a cabo enormes disputas públicas por el predominio de su escuela y por las posiciones médicas. Entre los dogmáticos estaban Sátiro, Estratónico y Eficiano y entre los empíricos Es crión.

Este era la situación en el segundo siglo de nuestra era cuando apareció Galeno, en medio de una cultura griega dentro de un mundo manejado por Roma; Galeno un griego, orgulloso de serlo, quién de acuerdo con Nuland, fue un pensador lógico que tomó de cada tendencia su parte de verdad e introdujo la medicina por el concepto anatómico de enfermedad guiado por la doctrina de que un conocimiento detallado de la estructura del cuerpo y de su funcionamiento era la base para entender la enfermedad; fue además el primero en desafiar los conceptos hipocráticos basado en conocimientos y criterios científicos.

Nació en septiembre del año 129 durante el reinado del Emperador Adriano; fue hijo de Nicón un arquitecto y terrateniente de Pérgamo (Jonia, hoy Turquía), quién ejerció gran influencia en su formación; le dio una buena educación en la lengua griega y en las diferentes escuelas filosóficas y científicas de su tiempo, estoicismo, platonismo, peripatetismo y epicureismo. Fue también su padre quién lo guió para que escogiera un método científico que le permitiera adoptar la parte importante de cada escuela para encontrar la verdad y además le inculcó una forma austera de vida que fue determinante a lo largo de toda la vida de Galeno y que lo hizo partidario de la independencia e inquietud científicas. Esta disciplina le impidió aceptar las cosas sin explicación, siguiendo las enseñanzas de Aristóteles de que el mundo se rige por leyes naturales y que todo debe tener una explicación.

Su padre también influyó de manera importante para que Galeno estudiara medicina; se dice que durante el sueño Nicón fue visitado por Asclepiades (Esculapio) quién le dijo que su hijo debería estudiar medicina y así fue como Galeno entró muy joven al Aesculapion de Pérgamo, un centro muy famoso, dedicado a la actividad religiosa y a la ciencia de curar, donde se concentraban las personas mas importantes en las diversas disciplinas de la ciencia y donde Galeno aprendió a curar basándose en información sobre conceptos anatómicos y de fisiología. Fue alumno de los dogmáticos Sátiro, Estratónico, Eficiano y del empírico Escrión. Sátiro le enseño anatomía, cirugía y terapéutica y sus demostraciones anatómico quirúrgicas en animales vivos despertaron en Galeno el deseo por conocer más sobre la anatomía y fisiología. Estratónico lo inició en la práctica clínica y en la importancia de la relación con el enfermo y en las enseñanzas hipocráticas. Posteriormente recorrió centros similares de cultura médica en diversas islas griegas especialmente en Esmirna y Corinto hasta llegar a Alejandría, siguiendo a su maestro Numisiano.

Alejandría era el sitio más importante para estudios de anatomía y fisiología del mundo antiguo y permaneció allí hasta los 28 años cuando volvió a Pérgamo, ciudad muy importante como centro cultural, cuya biblioteca competía con la de Alejandría. (De allí se inició el término pergamino, del omento desecado utilizado para escribir).

Alejandría en ese momento era uno de los centros culturales más importantes de la civilización griega y desde el punto de vista médico su importancia era tal vez mayor, especialmente en los conocimientos de anatomía pues allá se llevaban a cabo disecciones y vivisecciones en animales y parece que también en humanos; allí trabajó con Heracliano, experto anatomista e hijo de Numisiano y la experiencia que adquirió le permitió convertirse, él también en un experto en anatomía, disciplina indispensable para conocer las funciones de cada parte del cuerpo.

Galeno estaba convencido que sólo mediante la disección podía aprender anatomía, y solamente conociendo la anatomía se podía aprender la función de los diferentes órganos y sólo con este conocimiento podía el médico localizar el sitio de la lesión y así curar las enfermedades. También amplió sus conocimientos en terapéutica y se relacionó con físicos, astrónomos y matemáticos cuyos conocimientos le ayudaron en su formación médico-científica, que le permitió enunciar una teoría sobre la visión, basándose en los descubrimientos geométricos de Euclides basado en que los rayos de luz viajan en línea recta; se interesó mucho en la inervación de los músculos del ojo y en la demostración de la vía óptica y diferenció entre la visión monocular y la binocular. El proceso metodológico de la geometría le permitió a Galeno extenderlo a la medicina para crear un método científico de resolver problemas a partir de axiomas que le permitían deducir teoremas. Pensaba que un médico debía dominar las tres partes fundamentales del saber: la lógica, la física y la ética y concluyó que la medicina implica procedimientos teóricos para terminar deduciendo que “un buen médico ha de ser filósofo”. Manifestó que el diagnóstico, el pronóstico y la terapéutica, los tres grandes campos de la práctica médica exigían el conocimiento de la lógica.

A su retorno a Pérgamo fue nombrado médico de los gladiadores del templo de Esculapio y se dedicó a tratarlos combinando su experiencia quirúrgica con lo que aprendía de los heridos y de experimentos en animales.

Adquirió grandes conocimientos anatómicos que le facilitaron la cirugía y fueron determinantes de su éxito quirúrgico; estuvo en Pérgamo durante cinco años, al cabo de los cuales viajó a Roma en el año 162; allí la práctica de la cirugía estaba desacreditada y llena de riesgos, especialmente entre las clases sociales altas, entre la cuales discurría la vida y trabajo de Galeno; tuvo una serie de éxitos médicos y quirúrgicos que le abrieron las puertas entre la aristocracia romana, los intelectuales y el círculo imperial. Esto le facilitó que pudiera hacer demostraciones públicas en el Templo de la Paz, donde dio a conocer sus trabajos sobre la fisiología de la respiración, sobre los uréteres y la vejiga urinaria lo que le valió un gran reconocimiento entre la aristocracia y algunos médicos pero al mismo tiempo le produjo la enemistad de otros muchos, especialmente los metódicos que se sentían ofendidos por los conocimientos y arrogancia de Galeno que con argumentos sólidos refutó algunas doctrinas médicas aceptadas como ciertas durante muchos años por los seguidores de Erasístrato. Galeno trabó amistad con el Cónsul Flavio Boecio, quién se convirtió en su protector y mecenas después de que Galeno curó a su esposa.


* Miembro de Número Academia Nacional de Medicina de Colombia. Neurocirujano Hospital Universitario Fundación Santa Fe de Bogotá. Profesor Titular de Neurocirugía. Universidad El Bosque.

PUBLICACIONES RELACIONADAS

Leave a Reply

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*

Current ye@r *