|Miércoles, abril 23, 2014

Una Clasificación del Estrés  

Cuando nos referimos a las clasificaciones, en primer lugar nos detenemos en el principio de causalidad y luego en el género, la edad y en qué circunstancia se presenta en la naturaleza y qué tiene que ver con su frecuencia o intensidad, lo negativo o positivo que puede ser el estrés, ocasionando problemas o molestias en distintos campos en que tenga sus repercusiones (físicas, psíquicas, económicas, familiares, sociales, escolares, en el medio ambiente, en uno o varios a la vez); de la misma manera es factible clasificar la actitud psicobiológica que se tenga ante el estrés. A la vez, es factible darle clase a cómo se puede evitar, prevenir, controlar y manejar el estrés con ciertas guías, las cuales no siempre son exactas y efectivas; por lo tanto, nos avocamos a una serie de criterios a los que es mejor dar un tratamiento conceptual de interrelación, más que otro taxativo. En cuanto a la edad, esta hay que considerarla desde la gestación (primeras semanas de embarazo) cuando el feto inicia su desarrollo, aquí es importante tener en cuenta los criterios de la neonatología, los cuidados maternos en la época del embarazo para que la relación madre-feto sea lo más adecuada posible desde distintas perspectivas hasta llegar al trauma del parto con disminución o sin el sufrimiento fetal en el momento del nacimiento. Luego viene todo el paulatino descubrimiento del mundo externo pleno de factores estimulantes y de estrés. Por lo expuesto podemos pensar que existe un estrés inevitable y otros evitables, normales y anormales, necesarios e innecesarios, productivos e improductivos, identificables y no identificables, prevenibles y no prevenibles, manejables e inmanejables, controlables e incontrolables. Aquí llegamos a las edades; es diferente la presencia del estrés aparecido en la edad fetal que los presentados en la niñez, adolescencia, madurez o ancianidad. Existen varias clasificaciones con respecto a las edades; algunas se inician en el momento de la gestación y luego se cuentan por semanas o meses de embarazo; los cuidados y criterios a tener en cuenta están de acuerdo con el desarrollo del feto y los estímulos internos o externos que pueden afectarlo. Una vez el bebé nace vienen los más importantes cuidados maternos en sus tres, seis, nueve primeros meses hasta el año cuando el bebé inicia sus primeros pasos y luego se puede comunicar gestual y en forma verbal para expresar sus necesidades, dolores y satisfacciones. Todo esto es bien estudiado por la perinatología, la pediatría y el psicoanálisis con los cuidados de la relación madre-bebé, hasta llegar a la edad pre-escolar; aquí aparecen la adaptación social, el aprendizaje de múltiples informaciones, la renuncia al predominio de la omnipotencia para así llegar a la escuela primaria y secundaria y con ella a todos sus acondicionamientos en donde indefectiblemente aparece el estrés que va a acompañar al sujeto en la adolescencia, la adultez hasta la ancianidad.

CUADRO DE EDADES

Edad en años

Clase de estrés

0  al parto Vida fetal intrauterina
0 a 2, 3 y 4 Primera infancia, cuidado materno, medio ambiente
4 a 6 Niñez. Preescolar
6 a 11 Niñez. Escolar Primaria
12 a 16 Pubertad. Escolar Secundaria
17 a 22, 23 y 24 Adolescencia. Universidad
24 a 42 Adultos Jóvenes. Postgrados, trabajo
42 a 64 Adulto Mayor
65 a 85 Mayores Viejos
+85 Ancianos

Cada persona según su sexo, edad, familia y medio ambiente, historia y cultura tendrá diferentes clases de estrés, por lo tanto así se tendrá que contemplar el principio de causalidad, los instrumentos para manejar las consecuencias y también evitarlas.

CAUSALIDAD DE ESTRÉS
(en el mundo externo)

Estudio
Trabajo
Estilo de Vida
Medio ambiente familiar
Medio ambiente socio cultural y económico
Medio ambiente escolar
Medio ambiente los desastres
Medio ambiente laboral
Medio ambiente eventos (ocasionales)

El estrés puede ser intenso y mayor grave, mediano, ligero o no vivido conscientemente. Las consecuencias hay que estudiarlas en el sentido de buscar las repercusiones en los problemas físicos (por exceso de actividad) o el estrés no manejable y/o por falta de entrenamiento o motivación en la labor que se realiza. Los problemas psíquicos pueden presentarse con síntomas de ansiedad ligera, mediana o severa, con duelos de separación, con carencias afectivas y pérdidas vinculares emocionales, con síntomas obsesivos, depresivos, de ira o agresión paranoide, inseguridad y falta de autoestima y aún llevar a la regresión. El malestar debido al estrés es posible encontrarlo por factores económicos (carencias) o rechazos socio-familiares por no tener la educación y/o seguir la normatividad familiar o social en el medio laboral o escolar normal o por exigencias externas o internas deseando o esperando que el resultado sea de perfección; esto mismo ocurre en el medio estudiantil con una serie de vicisitudes por parte del sujeto, la familia, y las existencias curriculares.

Existen otras causas externas del medio ambiente productoras de estrés como ser los desastres naturales, o por conflagraciones, la confusión producida por el peligro de muerte o secuestro o amenazas. De una manera u otra el ser humano vive el estrés y ahora en el Siglo XXI está siempre presente debido al bombardeo de información por los medios de educación que alarman a la población o la inundan con propaganda de productos en la sociedad de consumo la cual prohíja la compra-venta, la competitividad en sus diferentes niveles, la rivalidad, la sobre exigencia en la evidencia de resultados productivos; esto significa un poder adquisitivo con distintos patrones provenientes de la minería y la explotación del subsuelo o del suelo con productos de pancoger o los ilícitos que manejan las dependencia a nivel internacional sin descontar todo el reto de la industrialización y el concepto de desarrollo económico.

Del Estrés Principios Interrelación

PUBLICACIONES RELACIONADAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*