REVISTA DE PEDIATRÍA

 

 

EL PROFESOR EFRAIM BONILLA ARCINIEGAS

 

La presentación del Profesor Efraím Bonilla Arciniegas puede ser una labor muy fácil, por tratarse de una persona conocida en todos los ámbitos, tanto a nivel nacional como internacional, pero al mismo tiempo hay una gran dificultad, pues se trata de un ser humano de las mas excelsas calidades humanas y científicas, de quien no es fácil hacer un resumen. Vamos a tratar de mencionar, a manera de compendio, lo que consideramos de mayor relevancia.

 

Nació el profesor Bonilla, en la ciudad de Santa, concretamente en (foto 1) la Calle de la cárcel  # 8-10 (foto 2), el 3 de abril de 1928 y fue bautizado en la Catedral de Santa Marta (foto 3).

 

Hizo sus estudios en el famoso Liceo Celedón de la misma ciudad (fotos 4 y 5) de donde se graduó como bachiller en 1945 (foto 6) y posteriormente viajó a la ciudad de Bogotá para iniciar sus estudios de medicina en la Universidad Nacional de Colombia, obteniendo allí su título de Médico en 1952 y luego se fue a Fundación (Magdalena) donde realizó su año rural desde mediados del 53. En diciembre 19 de 1953 contrajo matrimonio con su amor de siempre, Alba Luz Barros (foto 7 y 8), a quien había conocido desde que tenía 14 años, con quien tuvo 4 hijos: Efraím José, Lourdes María, Ligia Mercedes y Javier Enrique. Ya casado regresó a Fundación y terminó su rural en los primeros meses de 1954, pero permaneció en ella como Director del Centro de Salud hasta 1957 cuando viajó a México donde adelantó sus especializaciones, gracias a sendas becas obtenidas por concurso, la primera de Mead Jonson, para hacer pediatría en el Hospital Infantil de México, afiliado a la Universidad Autónoma de México y la segunda de la Organización de Estados Americanos (OEA) para cirugía pediátrica, su verdadera vocación, en el mismo Hospital y las cuales terminó en 1962, fecha para la cual regresó al país. Antes de su regreso había tenido algunos contactos, durante los cuales le ofrecieron una interesante posición como Jefe de Consulta de Urgencias en el Hospital Departamental del Valle, posición que no aceptó pues su devoción era la cirugía. Estuvo también en contacto con el Dr. Bernardo Ochoa, quien es considerado el verdadero pionero de la Cirugía Pediátrica en Colombia, pero los esfuerzos ni del uno ni del otro fructificaron y nuestro maestro se dirigió a Bogotá. El Dr. Ernesto Plata Rueda, entonces  Director de Pediatría de la Universidad Nacional, con enorme visión lo vinculó a la Cátedra en esa universidad y fue allí en donde inició, el 1º de febrero de 1962, su deslumbrante carrera como cirujano pediatra y como el Gran Maestro que hoy estamos acompañando y que un interminable número de médicos, discípulos suyos directos en el Hospital de la Misericordia o quienes hemos tenido la fortuna de acompañarlo o conocerlo y además quienes hemos recibido el beneficio directo de sus extraordinarios conocimientos humanos, médicos y quirúrgicos reconocemos en él.

 

Muchos, son los honores que el Dr. Bonilla ha recibido a lo largo de su magnífica carrera. Prolongadísima la lista de trabajos en los que ha sido autor o coautor y me haría interminable enumerando su currículum  vitae. Mencionemos, además de su cátedra en Cirugía Pediátrica del Hospital de la Misericordia, de la que ya hemos hablado y que se le debe a él, por supuesto con la ayuda y valiosa colaboración de otros excelentes cirujanos dentro de los cuales no me perdonaría no mencionar al Dr. Mizrahinn  Méndez Manchola, real autor de la presentación del “Profe” en su conferencia magistral y su inseparable compañero en las lides quirúrgicas del Hospital de la Misericordia. El Dr. Méndez me facilitó, además, casi todos los documentos que me han permitido hacer esta presentación que le correspondía a él, pero que por los afanes de la imprenta, osadamente tuve que asumir, con el único mérito de ser uno de sus amigos, su “amigo, camarada y copartidario” como cariñosamente nos saludamos desde que tuve la fortuna de compartir inolvidables jornadas en la Clínica Colsubsidio, donde fui su discípulo, fuera de su cátedra en el Hospital de la Misericordia, es decir en el quirófano en el de aquel pequeño y acogedor, pero sobre todo eficiente, Centro Médico Infantil Colsubsidio, hace ya varios años.

 

Con orgullo dice el profesor: "De todo mi trabajo considero la más honrosa e importante haber sido PIONEO DE LA CIRUGÍA PEDIÁTRICA EN COLOMBIA a partir de 1962 cuando no existía esta Especialidad y haberla creado en la Universidad Nacional de Colombia para formar ESPECIALISTAS COLOMBIANOS" y para completar añadía: "Haber sido docente de la Universidad Nacional de Colombia para Estudiantes de Medicina, para especialistas en Pediatría, Cirujía Generales y Cirugía y Cirujanos Pediatras, desde la misma fecha hasta hoy". La verdad, ese ese el "Profe".

 


Foto No 5.

Foto No 6.

Foto No 7.

Foto No 8.

 

Veamos pues esas resoluciones y posteriormente la conferencia Magistral con que el Dr. Bonilla abrió las sesiones dedicadas al proceso de humanización del pediatra. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Haga su consulta por tema