REVISTA DE PEDIATRÍA

 

 

LA REALIDAD DEL NIÑO TRABAJADOR EN

COLOMBIA Y AMÉRICA LATINA;

OTRA FORMA DE MALTRATO

 

 

Dr. Pedro Alberto Sierra Rodríguez
Profesor Asistente, Universidad Nacional
Departamento de Pediatría
Coordinador Servicio de Lactantes, Hospital de la Misericordia

 

"Todos los niños tienen derecho a la educación. Todo trabajo que dificulte la educación del niño deberá ser considerado inaceptable11.

 

INTRODUCCIÓN

 

Nosotros como pediatras que debemos vela por la salud integral de los niños, cada día nos debemos preocupar mas por el trabajo infantil y la explotación del niño a través del trabajo.

 

En una de sus cláusulas de declaración de los derechos del niño, articulo 44 de la Constitución Nacional de 1991 dice: son derechos fundamentales de los niños: la vida, la integridad física, la salud y la seguridad social, la alimentación equilibrada, tener una familia y no ser separados de ella, el cuidado y el amor, la educación y la cultura, la recreación... serán protegidos contra toda forma de abandono, violencia física o moral... explotación laboral o económica y trabajos de riesgo; el trabajo infantil esta cercenando el derecho a educarse el niño.

 

Los derechos de los niños y niñas tienen una jerarquía superior indiscutible, su inaplicación y la falta de espacios y oportunidades que permitan el ejercicio de los mismos, significa una falta grave y ningún sector de la sociedad puede eludir su responsabilidad frente a la niñez y a la juventud.

 

No solo el pediatra, sino las asociaciones medicas y la Sociedad Colombiana de Pediatría, deben luchar por la abolición del trabajo infantil.

 

Consecuentes con la realidad social colombiana que impone el trabajo al menos como medio de subsistencia e incluso, se considera que debe admitirse el trabajo de los menores normalmente a partir de los 16 años y en circunstancias muy especiales antes de esa edad, pero nunca a menores de 12 años.

 

No solo nos debemos oponer al trabajo real de los niños menores de 18 años en condiciones desventajosas, sino al trabajo invisible que realizan muchos niños en Colombia a veces en condiciones de mucho riesgo para su desarrollo psicosocial.

 

Las normas de orden legal no deben estimular, ni desestimular dicho trabajo, pero si deben señalar, unas pautas mínimas, que impidan la explotación económica del menor y estar en contra del desempeño de cualquier trabajo, que pueda ser peligroso para el menor o entorpecer su educación, o sea nocivo para su salud y para su desarrollo físico, menta, moral o social.

 

Es así que los derechos se hayan explícitos. Sin embargo el niño se ve casi obligado a trabajar por necesidad personal o de su familia o por la exigencia de los padres con la consecuencia exposición a la accidentalidad laboral, la explotación económica y muchas veces a la explotación sexual.

 

Se considera maltrato cuando se obliga al menor a cumplir actividades que impliquen riesgo para su salud física o mental o para su condición moral o impidan su concurrencia a los establecimientos educativos (Articulo 272, Parágrafo 1, Código del menor 1989).

Se ha encontrado que la deserción escolar, es una de las causas más importantes en la desadaptación social, que colocan al menor en grave riesgo de caer en situaciones irregulares mucho mas graves. Cobra aquí importancia la responsabilidad que atañe a padres, educadores y al estado mismo, a través de sus distintos organismos en lo pertinente a la facilidad para el ingreso escolar, control de asistencia y medidas que se consideren oportunas para que el menor se eduque.

 

La explotación laboral de muchos niños en muchas ciudades y áreas rurales, impide que el niño se realice como niño y disfrute esta etapa de su vida maravillosa, donde todo debe ser juego, fantasía, emociones, ilusiones e imaginación.

 

Reconocer al niño como sujeto pleno de derecho, es permitir que el niño sea niño y no un adulto prematuro, es ser consecuente y admitir que sea un fin en sí mismo.

 

"El presente infantil y juvenil de la humanidad, son los niños y las niñas y ese solo hecho justifica toda la atención y respeto que ellos necesitan para desarrollarse como seres humanos y para poder hacer futuro en cualquier país".

 

TRABAJO INFANTIL

 

Toda actividad remunerada o no de comercialización, producción, transformación, distribución, o venta de bienes o servicios, realizada en forma independiente o al servicio de otra persona natural o jurídica, por personas que no han cumplido los 18 años1.

 

TRABAJOS PROHIBIDOS

 

Todo trabajo infantil realizado por personas cuya edad es inferior a los 14 años, o que no garantiza a los menores entre 14 y 18 años los derechos consagrados en la ley (Código del Menor, decreto 2737 de 1989, Articulo 230), y se considera explotación económica o laboral, especialmente:

 

  1. Que exige capacidades superiores a las que posee el niño, de acuerdo al momento particular de su desarrollo o que afecten o coloquen en riesgo el natural proceso de desarrollo físico, mental, psicológico, emocional o afectivo.

  2. Que impida o dificulte su ingreso, permanencia, desempeño y logros en el sistema educativo.

  3. Que nos ofrezca tiempo suficiente y espacios adecuados para la recreación, la practica del deporte, el aprovechamiento del tiempo libre y el descanso.

  4. Que no ofrezca al niño las garantías laborales, especialmente el acceso a la seguridad social integral, la remuneración mínima legal, una jornada de trabajo de acuerdo con lo establecido por la ley y la vinculación con programas de formación para el trabajo.

  5. Que conduzca a que la familia del niño o terceros se apropien del ingreso de su actividad productiva.

  6. Que constituya actividad nociva o de alto riesgo para su salud e independencia física o psicosocial.

  7. Que no responda a sus capacidades particulares de persona en desarrollo.

En la conversación sobre los Derechos del Niño se considera el trabajo infanto-juvenil como toda ocupación laboral que afecte sustantivamente la asistencia y rendimiento escolar.

 

ORNADA DE TRABAJO MÁXIMA ESTABLECIDA POR EL REGIMEN LABORAL COLOMBIANO:

 

La duración máxima legal de la jornada de trabajo es de ocho (8) horas diarias y cuarenta y ocho (48) horas diarias y cuarenta y ocho (48) a la semana15.

 

La duración máxima legal de la jornada de trabajo del menor, se sujetará a las siguientes reglas:

 

  • La jornada de trabajo del menor entre 16-18 años no podrá exceder de ocho (8) horas diarias y cuarenta y ocho (48) a la semana.

  • El menor entre 14-16 años solo podrá trabajar una jornada máxima de seis (6) horas diarias y treinta y seis (36) horas a la semana.

  • La jornada de trabajo del menor entre 12-14 años sólo podrá ser máximo de cuatro (4) horas a la semana.

Es así que el régimen laboral colombiano no acepta el trabajo del menor de 12 años.   

 

 

 

 

 

 

 Haga su consulta por tema