REVISTA DE MENOPAUSIA 

4. Discusión

 

La evaluación de las consecuencias que la menopausia tiene sobre la mujer se ha hecho tradicionalmente a partir de escalas clínicas, cuyo propósito principal ha sido proporcionar una medición cuantitativa de la eficacia de las intervenciones médicas. El índice de Blatt-Kupperman ha sido el referente tradicional. Sin embargo, esta escala no refleja necesariamente, cómo las mujeres perciben esos síntomas o responden al tratamiento. Las deficiencias metodológicas han sido criticadas en la literatura reciente7. Entre las más destacadas, cabe mencionar la puntuación arbitraria de cada síntoma, la utilización de términos confusos tales como hormigueo y parestesia, y sobre todo, el error grave que supone sumar el puntaje de los síntomas, una maniobra estadísticamente incorrecta, si antes no se ha garantizado la independencia completa de ellos.

Hilditch y cols5, propusieron un acercamiento distinto, directamente orientado a calidad de vida desde su inicio. Para ello presentaron un listado de 106 síntomas, a 88 mujeres climatéricas a fin de que eligieran los que consideraban relacionados, de manera clara con el climaterio. De esa forma, se incorporó la percepción de la paciente, un requisito básico en las valoraciones de calidad de vida. Al final se identificaron 29 síntomas, agrupados en cuatro áreas o dominios, siguiendo la terminología de Greene: vasomotor, psicosocial, físico y sexual. El resultado fue el Cuestionario Específico de Calidad de Vida para la Menopausia, conocido por su sigla inglesa MENQOL (Menopause Quality of Life), un instrumento especialmente concebido para valorar calidad de vida en el climaterio, desde la perspectiva propia de las mujeres.

Al analizar las modificaciones de cada uno de los síntomas del Cuestionario Específico de Calidad de Vida para la Menopausia aplicado en el presente estudio a una población colombiana, observamos que los síntomas vasomotores seleccionados por Hilditch como propios del climaterio, aparecen también en estas mujeres en el período de la menopausia. No se observa igual concordancia con los síntomas psicosociales; no encontramos que aumenten durante el climaterio la tristeza, el nerviosismo, la impaciencia o el descontento con la vida personal, pero si, pérdida de la memoria, aumento del deseo de soledad y menor nivel de actividades. Igualmente, varias manifestaciones físicas que el test considera, tampoco parecen aumentar durante el climaterio en estas mujeres: cefalea, sequedad de piel, aumento de peso, hirsutismo, etc. Mayor discrepancia aún observarnos en la sexualidad; no encontramos cambios significativos, aunque se observó un leve deterioro con la menopausia. Al agrupar los síntomas por áreas sintomáticas o dominios, sí se observa pérdida de la calidad de vida con el climaterio, originada en síntomas de tipo vaso motor, psicosocial y físico. Los síntomas agrupados en el dominio de la sexualidad no se deterioran durante el climaterio.

Es interesante destacar que el deterioro del área psicosocial se revierte después de cinco años de menopausia, hecho también encontrado por otros autores. Stewart, por ejemplo, ha mostrado que la ansiedad, hostilidad, somatización, depresión, paranoia y psicoticismo, es mayor en la perimenopausia que en la postmenopausia8. Khan ha observado lo mismo, pero lo ha dicho de otra manera: las molestias psíquicas disminuyen después del cese definitivo de la función ovárica9. Igualmente, Blümel ha destacado el hecho de que la sintomatología climatérica de tipo psíquico aumenta antes de la menopausia y cede después de cinco años10. Nuestros resultados coinciden con los de estos autores.

Llama la atención el que no hayamos encontrado deterioro de la sexualidad. Nuestros resultados difieren no sólo de Hilditch, sino también de los obtenidos por Blümel con el mismo test, el cual encuentra que la sexualidad se deteriora significativamente con el climaterio4. Estas diferencias poblacionales se reflejan en que mientras nosotros tuvimos 35% de mujeres sexualmente inactivas en el grupo con más de cinco años de menopausia otros estudios en Latinoamérica han encontrado que en ese período 50% de las mujeres están sexualmente inactivas11. Puede que las colombianas tengan diferencias culturales y/o de hábitos físicos o nutricionales que hagan que tengan menos deterioro sexual con el climaterio que el observado en otras latitudes. Collins considera que las variables culturales y el estilo de vida son más importantes que el estatus menopaúsico en el bienestar psicológico de la mujer12. Otro estudio13, también destaca la importancia de lo sociocultural, mostrando que las mujeres japonesas tienen menos síntomas climatéricos que las norteamericanas. Pero estas diferencias podrían deberse no a variables culturales propiamente tales, sino a hábitos o costumbres de esos países, como la dieta o la actividad física. Así, se ha comunicado que la harina de soya disminuye los bochornos en mujeres postmenopáusicas14 y que el ejercicio físico reduce la sintomatología física y psíquica del climaterio15. Una revisión de cinco estudios, los cuales evalúan el impacto del climaterio en diferentes culturas, concluye que existen enormes diferencias en la experiencia de la menopausia entre mujeres de la misma cultura y entre las distintas culturas y que los síntomas menopáusicos parecen ser causados por una combinación de cambios físicos, influencias culturales y percepciones individuales16.

Podríamos concluir este estudio, diciendo que el climaterio deteriora la calidad de vida de la mujer, pero que los instrumentos usados en otros países para medir esta pérdida no necesariamente detectarán los cambios en calidad de vida en la mujer colombiana. El dilema que se nos plantea es que si desarrollamos instrumentos propios, nuestros resultados no podrán ser comparados internacionalmente y si usamos instrumentos extranjeros, no detectaremos las peculiaridades del climaterio en nuestra población. Las sociedades científicas deberán ser el lugar donde se planteen estas diferencias y se adopten las conductas que deberemos seguir.

Bibliografía

 

  1. Organización Mundial de la Salud. Quality of life assessment: International Perspectives. Berlin. Spinger-Verlag. 1994.

  2. Bullinger M, Anderson R, Cella D, Aaronson N. Developing and evaluating cross-cultural instruments from minimun requirements to optimal models. Qual Life Res 1993; 2(6): 451-9.

  3. Ledésert B, Ringa V, Bréart G. Menopause and perceived health status among the women of the French GAZEL cohort. Maturitas 1995; 20: 113-120.

  4. Blumel JE, Castelo-Branco C, Binfa L, et al. Quality of life after the menopause: a population study. Maturitas 2000; 34: 17-23.

  5. Hilditch JR, Lewis J, Peter A, et al. A menopause-specific quality of life questionnaire: development and psychometric properties. Maturitas, 1996; 24: 161-175.

  6. Punyahotra S, Dennerstein L, Lehert P. Menopausal experiences of that women. Maturitas 1997; 26: 1-7.

  7. Alder E. The Blatt-Kupperman menopausal index: a critique. Maturitas 1998; 29: 19-24.

  8. Stewart DE, Boydell K, Derzko C, Marshall V. Psychologic distress during the menopausal years in women attending a menopause clinic. Int J Psychiatry Med 1992; 22 (3): 213-20.

  9. Khan SA, Pace JE, Cox ML, Gau DW, Cox SA, Hodkinson HM. Climacteric symptoms in healthy middle-aged women. Br J Clin Pract 1994; 48(5): 240-2.

  10. Blumel JE, Roncagliolo ME, Gramegna G, Tacla X, Sepulveda H. Prevalencia de síntomas psíquicos y vasomotores en diferentes períodos del climaterio. Rev Chil Obstet Ginecol 1997; 62(6): 412-8.

  11. Gramegna G, Blumel JE, Roncagliolo ME, Aracena B, Tacla X. Patrones de conducta sexual en mujeres chilenas. Rev Med Chil. 1998; 126: 162-68.

  12. Collins A, Landgren BM. Reproductive health, use of estrogen and experience of symptoms in perimenopausal women: a population-based study. Maturitas 1994; 20 (2-3): 101-11.

  13. Lock M. Menopause in cultural context. Exp Gerontol 1994; 29 (3-4): 307-17.

  14. Murkies Al, Lombard C, Strauss BJ, Wilcox G, Burger HG, Morton MS. Dietary flour supplementation decreases post-menopausal hot flushes: effect of soy and wheat. Maturitas 1995; 21(3): 189-95.

  15. Slaven L, Lee C. Mood and symptom reporting among middle-aged women: the relationship between menopausal status, hormone replacement therapy, and exercise participation. Health Psychol 1997; 16(3): 203-8.

  16. Robinson G. Cross-cultural perspectives on menopause. J Nerv Ment Dis 1996; 184(8): 453-8.

Anexo A
Cuestionario Específico de Calidad de Vida en la Menopausia
Universidad de Toronto. Adaptado por Prosam (Chile)

  1. Instrucciones: Lea completo todo el texto. No se salte líneas
    Cada una de las preguntas viene en la siguiente forma

 

  1. ¿Tiene bochornos?             No Si
    Si usted no ha tenido el problema en el último mes
    Marque "No"———
    Si usted ha tenido el problema en el último mes
    Marque "Si"——— y ponga nota a la intensidad de las molestias
    No molesta_______________________________  Molesta mucho_______________________________

1. ¿Tiene bochornos? No Si ................> 0 1 2 3 4 5 6

Para cada una de las siguientes preguntas, indique si usted ha sentido o tenido la molestia en el último mes. Si la ha tenido coloque una nota a la intensidad de la molestia entre 0 (no le molesta nada) y 6 (molesta mucho).

1. ¿Tiene bochornos?
2. ¿Transpiraciones nocturnas?
3. ¿Más transpiración que lo normal?
4. ¿Está descontenta con su vida personal?
5. ¿Nerviosismo, ansiedad?
6. ¿Pérdida de memoria?
7. ¿Hace menos cosas que las que acostumbraba?
8. ¿Se siente deprimida o triste?
9. ¿Es impaciente con las otras personas
10. ¿Siente necesidad de estar sola? 
11. ¿Tiene flatulencia, gases o hinchazón abdominal?
12. ¿Tiene dolores musculares y/o articulares?
13. ¿Se siente cansada o agotada físicamente?
14. ¿Tiene dificultad para dormir?
15. ¿Tiene dolores de cabeza o de nuca?
16. ¿Tiene disminución de la fuerza física?
17. ¿Tiene disminución de la resistencia física?
18. ¿Tiene sensación de falta de energía?
19. ¿Tiene sequedad de la piel?
20. ¿Tiene aumento de peso?
21. ¿Tiene aumento de pelos en la cara?
22. ¿Cambios en la piel como arrugas, manchas?
23. ¿Retiene líquido?
24. ¿Tiene dolor de cintura?
25. ¿Orina frecuentemente?
26. ¿Se orina al reírse, toser, o hacer un esfuerzo?
27. ¿Ha tenido cambios en su deseo sexual?
¿Tiene sequedad vaginal durante el acto sexual?
¿Evita las relaciones sexuales?

 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6
 No Si > 0 1 2 3 4 5 6

Puntaje: Si la respuesta es No, asigne un puntaje de 1, si la respuesta es si y 0, asigne 2, si es Si y 1, asigne 3 y así sucesivamente hasta Si y 6, a la cual asigna 8. El test se divide en 4 áreas: Vasomotora, preguntas 1 a 3; psicosocial, preguntas 4 a 10; física, preguntas 11 a 26 y sexual, preguntas 27 a 29. Se saca el puntaje promedio de cada área. No existe un puntaje global, sino de cada área en particular.

 

 

 Haga su consulta por tema

 

  

| Ver más Revistas | Revistas Médicas | Medicina |