REVISTA DE MENOPAUSIA

 

 

MENOPAUSIA AL DÍA

 

UN PARCHE DE TESTOSTERONA AUMENTA

EL DESEO SEXUAL EN MUJERES CON DESORDEN

DE DESEO SEXUAL HIPOACTIVO

 

Volumen 12 - No. 4 - Año 2006

 

 Haga su consulta por tema

 

 

Nivel de Evidencia: I

 

La testosterona liberada de un parche transdérmico aumenta significativamente el deseo y la satisfacción sexual en mujeres con menopausia natural con desorden de deseo sexual hipoactivo (HSDD) y que están tomando terapia hormonal.

 

Este estudio multicéntrico, randomizado, doble ciego, y controlado con placebo, con un grupo paralelo, se realizó en 549 mujeres con menopausia natural con síndrome HSDD y que estaban recibiendo estrógenos con o sin progestinas.

 

Ellas se randomizaron a recibir parches de testosterona (300 ug/día) o placebo en parches, dos veces por semana, por un total de 24 semanas. El estudio evaluó la eficiencia y seguridad de los parches de testosterona.

 

Definiendo la eficacia primaria como un cambio en la línea de base en la frecuencia de la satisfacción total de la actividad sexual en las cuatro semanas del estudio.

 

Las mujeres estaban entre 40 y 70 años de edad, y fueron reclutadas en Estados Unidos, Canadá y Australia entre junio del 2002 y octubre del 2003.

 

Las mismas participantes consideraron tener pocas actividades sexuales satisfactorias, bajo deseo sexual, y estrés acerca de su falta de deseo. También tenían por lo menos un horario. Los niveles de hormona folículo estimulante (FSH) tenían que ser mayores de 30 UI/L t para entrar al estudio.

 

Debido a los estrógenos aumentan los niveles de globulina transportadora de hormonas sexuales (SHBG) y suprimen la secreción de hormona luteinizante (LH), lo cual disminuye la disponibilidad de testosterona y la síntesis de andrógenos ováricos; la mujeres fueron incluidas para un análisis primario cuando tenían niveles menores o iguales a 160 nmol/L. Un total de 483 mujeres cumplieron todos los criterios y fueron incluidas para el análisis.

 

Las mujeres completaron el Sexual Activity Logs semanalmente, y el cuestionario de la escala para el Profile of Female Sexual Function (PFSF) and Personal Distress Scale (PDS) al ingreso y a las semanas 4, 8, 12 y 24 para medir la frecuencia sexual, la función y los sentimientos de distress.

 

Luego las mujeres regresan a los centros cada cuatro semanas para medicación de seguridad. La testosterona aumenta el número de episodios totalmente satisfactorios en un mayor grado que el placebo; testosterona frente a placebo: 2.1±

 

0.28 (+78%) frente a 0.5±0.23 (+19%) episodios por cuatro semanas; p < 0.0001. Un aumento comparable se vio en la población por intento de tratar (testosterona frente a placebo: 1.92± 0.26(+73%) frente a 0.5±0.21(+19%) episodios en cuatro semanas; p<0.0001). Este grupo incluyó todas las mujeres que fueron randomizadas y que se aplicaron por lo menos un parche de testosterona. El uso a corto plazo del parche fue bien tolerado y aumentó significativamente el deseo y la actividad sexual y disminuyó el estrés.

 

Los autores concluyen que ese es el primer estudio grande controlado de terapia de testosterona en el HSDD en mujeres con menopausia natural tomando estrógenos o terapia combinada

 

Comentario. El HSDD se presume que puede ser multifactorial, dejándonos las sensibilidades diagnósticas abiertas a todos los tratamientos y contextos. Además, la terapia hormonal local y la sistémica (estrógenos solos o estrógenos con progestágenos) pueden estar absoluta o relativamente contraindicadas en algunas mujeres. Este reporte es el primer estudio clínico con una población de estudio grande de aproximadamente 500 mujeres y una duración de 24 semanas que evalúa solo mujeres con menopausia natural.

 

Múltiples pequeños estudios de corta duración se enfocaron principalmente en mujeres con menopausia quirúrgica o en una población mezclada de menopausia natural y quirúrgica (ver la posición de la NAMS sobre testosterona)1. Como los dos reportes previos de estudios clínicos fase III sobre parches de testosterona en mujeres con menopausia quirúrgica 2, 3, este estudio utilizó la frecuencia de satisfacción de eventos sexuales, el PFSF y el PDS como objetivos de eficacia.

 

Los resultados altamente significantes reportados aquí son remarcablemente similares en ambas direcciones y la magnitud de esos estudios previos de parches de testosterona en mujeres con menopausia quirúrgica, terminando la especulación de que solamente mujeres con deficiencia profunda de andrógenos (como sucede en la menopausia quirúrgica) se podrían beneficiar de la terapia de testosterona.

 

Además, el tratamiento con testosterona aumenta significativamente el deseo sexual, la excitación, el orgasmo, el placer, la respuesta y la auto-imagen, mientras se disminuye la preocupación sexual.

 

Este estudio tomado junto con los otros 2-5, donde se utiliza este sistema de liberación no oral, podría proveer posterior reforzamiento a los clínicos y reguladores similares a la terapia con testosterona para mujeres posmenopáusicas con HSDD –cuando se da en dosis fisiológicas para mujeres posmenopáusicas junto con terapia estrogénica concomitante– no está asociada con un aumento significante de eventos cardiovasculares y cáncer de mama, ni hay un aumento significante en los efectos secundarios relacionados con los andrógenos (p. ej., hirsutismo, acné, alopecia, etc.).

 

Mientras tales productos estén disponibles, el clínico se verá reforzado a creer en los productos disponibles que no están aprobados para la HSDD (p. ej., Estratest, Estratest HS), productos compuestos con su variabilidad inherente y falta de pruebas de seguridad y eficacia, o dosis más bajas de productos de testosterona aprobados para hombres con su potencial abuso y de efectos secundarios de sobredosis.

 

James A. Simon, MD, CCD

Clinical Professor

George Washington University

Washington, D C

NAMS Menopause Practitioner

 

Referencias

 

1. The North American Menopause Society. The role of testosterone therapy in postmenopausal women: position statement of The North American Menopause Society Menopause 2005; 12: 496-511.

2. Buster J, Kingsberg S, Aguirre O, et al. Testosterone patch for low sexual desire in surgically menopausal women: a randomized trial. Obstet Gynecol 2005; 105: 944-952

3. Simon J, Braunstein G, Nachtigall L, et al. Testosterone patch increases sexual activity and desire with hypoactive sexual desire disorder. J Clin Endocrinol Metab 2005; 90: 5226-5233.

4. Davis SR, van der Mooren MJ, van Lunsen RH, et al. Efficacy and safety of a testosterone patch for the treatment of hypoactive sexual desire disorder in surgically menopausal women: a randomized, placebo controlled trial. Menopause 2006; 13: 386-397.

5. Shifren JL, Braunstein GD, Simon JA, et al. Transdermal treatment in women with impaired sexual function or oophorectomy. N Engl J Med 2000; 343: 682-688.  

 

 

 

 

 

| Ver más Revistas | Revistas Médicas | Medicina |