REVISTA DE MENOPAUSIA

 

 

ACTUALIDAD INMEDIATA

 

EL PAPEL DE LOS ESTRÓGENOS LOCALES VAGINALES PARA EL TRATAMIENTO

DE LA ATROFIA VAGINAL EN MUJERES POSMENOPÁUSICAS*

 

Volumen 13 - No. 3- Año 2007

 

 Haga su consulta por tema

 

 

Al desarrollar esta declaración de posición, la NAMS hizo una lista de cinco personas del comité editorial compuesta por expertos en endocrinología, ginecología y enfermedad genitales femeninas. El comité editorial revisó, sintetizó e interpretó los  datos publicados, sacó conclusiones e hizo recomendaciones.

 

Si la evidencia era contradictoria o inadecuada para sacar conclusiones, un consenso basado en opiniones fue establecido. Los estándares de parámetros prácticos de la posición de la NAMS se describieron en un editorial4. El Comité ejecutivo de la NAMS fue responsable por la revisión final y la aprobación de esta declaración de posición.

 

Causas de atrofia vaginal

 

La vagina se compone de una capa interna de epitelio escamoso estratificado, una pared media muscular y una capa exterior fibrosa. Antes de la menopausia en la presencia de estrógenos endógenos, la vagina se caracteriza por una superficie gruesa rugosa, un flujo sanguíneo aumentado y lubricación vaginal.

 

Los estrógenos son el mecanismo regulador dominante de la fisiología vaginal.

 

Los receptores estrogénicos alfa están presentes en los tejidos vaginales de mujeres pre y posmenopáusicas, mientras los receptores estrogénicos beta parece que están presentes solo en los tejidos vaginales premenopáusicos5,6. La TE exógena tiene múltiples efectos sobre la vagina; incluyendo el flujo sanguíneo, mejora el grosor epitelial, reduce el pH y aumenta las secreciones.

 

Disminución de los niveles de estrógenos

 

La atrofia vaginal está asociada comúnmente con la disminución de los niveles de estrógenos que acompaña la menopausia (espontánea o inducida) y el envejecimiento. La disminución de los niveles de estrógenos está también asociada con atrofia de la vulva y el tracto urinario bajo, comúnmente referido como atrofia urogenital. Sin embargo, este artículo se enfoca solo en la atrofia vaginal. El término atrofia vaginal describe las paredes vaginales como delgadas, pálidas secas y a veces inflamadas (p. ej. vaginitis atrófica). Cuando los niveles normales de estrógenos circulantes en la premenopausia disminuyen durante la perimenopausia o después de una menopausia inducida, la  vagina se acorta y se estrecha. Las paredes vaginales pueden mostrar pequeñas petequias (es decir, puntos redondos, no protuberantes, rojo-púrpura causados por hemorragia intradérmica o submucosa) y se vuelve más delgada (a menudo solo unas pocas capas de células de grosor), menos elástica, y progresivamente más lisa en cuanto disminuyen más los pliegues rugosos. El flujo sanguíneo vaginal disminuye.

 

Aunque las glándulas sebáceas permanecen prominentes, su secreción disminuye y el inicio de la lubricación durante el acto sexual se demora7. La información de ciencias básicas sobre el epitelio vaginal es escasa.

 

En un sistema modelo que usó cultivos de células epiteliales vaginocervicales,  tanto la edad como la disminución de niveles de estrógenos se encontraron como factores independientes en la disminución de la permeabilidad para células vagino-cervicales, la cual a su vez podría tener un impacto sobre la sequedad vaginal8. Los cambios citológicos en los tipos de células epiteliales vaginales se caracterizan por un aumento de las células parabasales e intermedias y una disminución sustancial de las células superficiales.

 

En las mujeres premenopáusicas, predominan las células intermedias y superficiales; se encuentran pocas células parabasales7. Otros factores que pueden jugar un papel en la salud vaginal incluyen el factor de crecimiento epidérmico, los retinoides y el óxido nítrico.

 

En las mujeres premenopáusicas, el pH ácido del fluido vaginal es un componente importante en las defensas no específicas contra los patógenos. Con la estimulación de estrógenos, el epitelio vaginal produce glucógenos, que se desdobla a glucosa. Especies de bacilos metabolizan la glucosa y producen ácido láctico, el cual es responsable del pH ácido de la vagina. Cuando la estimulación estrogénica falta, los lactobacilos disminuyen, lo cual cambia el pH de la vagina a la alcalinidad9. El pH aumenta 5.0 o más sobre el rango de 3.5 a 4.510. Este pH más alto permite la colonización de la vagina por flora fecal y otros patógenos.  

 

 

 

 

 

| Ver más Revistas | Revistas Médicas | Medicina |