|Viernes, agosto 1, 2014

Espaciar Embarazos, Saludable y Costo-Efectivo  

Bogotá. Si se espacian adecuadamente los embarazos –para que se presente entre los dieciocho y los cincuenta y nueve meses después del último parto- es factible reducir resultados perinatales adversos (tales como partos prematuros, fetos pequeños para la edad gestacional y un bajo peso al nacer), afirmó un grupo de investigadores colombianos liderados por el ginecólogo Agustín Conde Agudelo, de la Fundación Santafé. El meta-análisis -realizado sobre sesenta y siete estudios internacionales y más de once millones de embarazos- sugiere que millones de muertes de bebés podrían ser evitadas a nivel mundial con una mejor planificación familiar.

Los estudios seleccionados fueron tanto de cohorte como de corte transversal y de casos y controles, cuyos resultados fueron ajustados por edad maternal y status socio-económico. El análisis determinó que por cada mes inferior a los dieciocho meses entre embarazos, el riesgo de nacimientos prematuros aumentó en un 1,9%. Para cada mes mayor a los cincuenta y nueve meses entre embarazos, las posibilidades de nacimiento prematuro aumentaron en un 0,6%. El epidemiólogo Conde –anteriormente vinculado a la Universidad del Valle, que ha publicado con el actual, veinticinco estudios indizados- comentó después de la publicación en la tradicional revista de la Asociación Médica Americana que tanto el embarazo como la lactancia agotan el depósito de nutrientes, por lo que si una mujer queda embarazada antes de tener la posibilidad de recuperarlos, tiene riesgos mayores en su embarazo. Por el contrario, si se espacian demasiado (más de cinco años) se disminuye la capacidad reproductiva de la paciente, por lo que factores que disminuyen la fertilidad también podrían conducir a un pobre desarrollo del feto. El costo financiero de los programas para planificar los nacimientos es inferior a lo que cuesta la muerte de un recién nacido. La epidemióloga Rachel Royce -del Instituto de Investigaciones Internacionales Triangle, en Carolina del Norte- escribió también un editorial comentando la investigación suramericana, en el que señaló que la Organización Mundial de la Salud debería estudiar la posibilidad de recomendar intervalos más prolongados entre nacimientos.

Conde-Agudelo A, Rosas-Bermudez A, Kafury-Goeta AC. Birth spacing and risk of adverse perinatal outcomes: a meta-analysis. JAMA. 2006; 295(15):1837-8. http://jama.ama-assn.org

Otros artículos indizados recientes de este grupo:

Conde-Agudelo A, Belizan JM, Norton MH, Rosas-Bermudez A. Effect of the interpregnancy interval on perinatal outcomes in Latin America. Obstet Gynecol. 2005 106 (2):359-66.
Conde-Agudelo A, Belizan JM, Breman R, Brockman SC, Rosas-Bermudez A. Effect of the interpregnancy interval after an abortion on maternal and perinatal health in Latin America. Int J Gynaecol Obstet. 2005 Apr;89 Suppl 1:S34-40.
Conde-Agudelo A, Belizan JM, Lammers C. Maternal-perinatal morbidity and mortality associated with adolescent pregnancy in Latin America: Cross-sectional study. Am J Obstet Gynecol. 2005 Feb;192(2):342-9.

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*