|Martes, septiembre 2, 2014

Enfermedades Tropicales ¿Nos Ganan la Batalla?  

La patología tropical comprende las enfermedades prevalentes o más frecuentes en la zona intertropical. Las enfermedades tropicales son casi como sinónimos de higiene pública y la franja territorial entre el trópico de Cáncer y el de Capricornio –cruzada en la mitad por la línea ecuatorial- es a su vez como un sinónimo de pobreza y de condiciones sanitarias deficientes.

Esta zona intertropical también incorrectamente se ha llamado zona tórrida, ecuatorial, tropical o trópico. Sugiere calor –aunque no es donde se pueden observar mayores temperaturas en el mundo, mientras que en las áreas altas de los Andes hay frío- y playas vacacionales, sugiere vegetación eterna y selvas, sol picante, africanos, aborígenes, asiáticos, pobreza, subdesarrollo, indolencia, desorganización, escasez de agua potable y de saneamiento ambiental (como quien dice, sugiere insalubridad) y otra serie de cosas que distan mucho de ser exclusivas de estas regiones pero que sí concuerdan en su mayor parte con su descripción (¡así es la vida en el trópico!).

Y aunque incorrectas, trópico y tropical son las palabras más usadas para referirse a esta zona terráquea. Las enfermedades tropicales son aquellas cuyo estudio incluye principalmente enfermedades parasitarias, enfermedades transmisibles causadas por insectos y otros vectores artrópodos, las causadas por ofidios y animales ponzoñosos, pero en razón de la pobreza casi patognomónica de la zona tropical, por extensión se estudiarían además aquellas enfermedades infecciosas que disponen de insuficiente presupuesto para combatirlas y que afectan de manera desproporcionada a las poblaciones pobres y marginales, particularmente prevalentes en estas regiones.

En este orden de ideas, comenzaremos por decir que más de mil millones de personas presentan alguna de las enfermedades tropicales desatendidas.

En los países tropicales se encuentra un gran número de microorganismos patógenos que se diseminan muy fácilmente, debido en parte a las condiciones ambientales que caracterizan estas zonas (temperaturas promedio cercanas a los 32-37º C, humedad relativa de alta, gran cantidad y biodiversidad de seres vivos, etc.).

Antes de la globalización y del auge de la movilidad, un ciudadano americano poco debía preocuparse de la enfermedades tropicales, en especial de las parasitarias.

Ahora no sólo viajan los individuos a países lejanos e intertropicales, sino también lo hacen las bacterias y los virus –y lo más grave es que mutan y se vuelven más virulentos como en el caso del Virus del Nilo Occidental) o el individuo viaja con enfermedad en incubación. Así pues, los patógenos responsables de las enfermedades tropicales son de todas las clases, virus, bacterias, parásitos, hongos.

En la zonas de clima cálido, muchas bacterias se pueden diseminar de persona a persona, por aire o por contacto sexual. Es necesario cuidarse de la ingesta de agua y alimentos contaminados, lo que sólo debe hacerse en sitios seguros o con productos enlatados o embotellados. La infección por picaduras de insectos en asunto común en las zonas tropicales, particularmente a nivel del mar o a alturas intermedias.

Para citar algunas enfermedades tropicales, comencemos por los virus. Entre los arbovirus (generados por artrópodos como mosquitos, moscas, pulgas, etc.) están los que causan el dengue y la fiebre amarilla. Otros virus comunes en estas regiones son el rotavirus, el VIH, el virus del Ébola, el de Marburg y el que causa la fiebre de Lassa.

En el trópico hay también epidemias de cólera, infecciones por colibacilo, la tuberculosis, la lepra, salmonelosis y fiebre tifoidea, entre otras enfermedades causadas por bacterias. Entre las enfermedades causadas por parásitos están la malaria –como una de las más frecuentes y nocivas- la leishmaniasis, la tripanosomiasis, la esquistosomiasis, la filariasis, las causadas por protozoarios entéricos (criptosporidiasis, ciclosporiasis, amibiasis, giardiasis) y otros protozoarios como el Toxoplasma gondii y la tricomona. Además están las helmintiasis.

LOS ARTRÓPODOS COMO VECTORES DE ENFERMEDADES

* Los artrópodos pueden actuar como vectores inertes, que son simples transportadores del agente sobre su superficie corporal (moscas, cucarachas…) y como vectores activos, que son en los que vive y se desarrolla el agente. Hay vectores activos que incluso sufren enfermedad y llegan a morir.
* Algunas veces transmiten la infección a la propia descendencia (garrapatas y ácaros). La propagación del agente puede ser por regurgitación y depósito por picadura o simple aposición en zonas descamadas de la piel, por defecación sobre zonas erosionadas o de picaduras, o por la saliva.
* Dentro del vector, el agente se multiplica (variante propagativa), o cubre un ciclo biológico completo con transformaciones (ciclo obligado) o, además del ciclo, se multiplica (ciclo propagativo).
* El período de incubación extrínseco es el tiempo que transcurre entre la adquisición del agente por el vector y el momento en que lo puede transmitir a otra persona o animal superior.
* En las infecciones transmitidas por vectores (infecciones metaxémicas) son fáciles las re-infecciones (super-infecciones), en las cuales tienen gran importancia factores exógenos (suciedad) y endógenos (como el tipo de hemoglobina de los enfermos del paludismo).
* Los factores dependientes del vector son la capacidad del mismo para infectarse y transmitir el agente, su supervivencia, y la capacidad para hacer contacto con seres humanos al vivir en su proximidad (domesticidad). Los procesos que transmite a veces son exclusivamente del hombre, y otras veces compartidos entre éste y otros animales superiores (zoonosis). (http://hal140580.iespana.es)
* La importancia del vector en la génesis de enfermedades hace de la higiene privada y pública algo primordial. También es la base de la industria de los insecticidas, que aunque muy útiles, pueden ser tóxicos para las personas en contacto frecuente con ellos, y peligrosos para las mujeres embarazadas. Un problema frecuente es que los insectos y otros vectores mutan y se vuelven resistentes a muchos insecticidas.
* Los mosquitos que más frecuenten transmiten enfermedades están el Anofeles, el Aedes aegipty, el Culex y los flebótomos, Otros artrópodos vectores son garrapatas, chinches y moscas.

Nuestro país colombiano –ahora sin un Ministerio de Salud o de Higiene específico- ha visto resurgir (por diferentes razones) muchas de estas patologías tropicales, especialmente frecuentes en regiones del país donde el estado no llega por la pobreza, violencia y malas comunicaciones. Los indicadores muestran un retroceso en el control de varias de ellas. Debemos quebrar la tendencia de algunos indicadores, para salir de una situación parecida a la de varias décadas atrás y entrar de una vez por todas en el tercer milenio.

Alfredo Jácome Roca, MD Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*