|Sábado, abril 19, 2014

Generalidades en Atención Prehospitalaria: Valoración de la Escena  

Jorge Iván López Jaramillo
Médico y Cirujano de la Universidad de Antioquia,
Especialista en Gerencia de la Salud Pública CES,
Magíster Internacional en Protección Comunitaria y Promoción de la Seguridad
de las Universidades de Papua (Italia), Karolinska (Suecia) París XI
(Francia) y Porto (Portugal)

Introducción

El principio fundamental de acceso a la zona de impacto en una emergencia, es el de evitar efectos secundarios del mismo que puedan afectar al personal que acude a prestar asistencia a las potenciales víctimas.

El concepto de organización del entorno en el lugar del accidente se entiende como el procedimiento previamente establecido tendiente a proteger la vida e integridad física de los auxiliadores mediante la adopción de medidas de precaución y técnicas de delimitación y señalización del área, así como la distribución adecuada de funciones.

El objetivo debe estar orientado a evitar los efectos diferidos del evento, tanto para el personal, como para los lesionados y espectadores, así como procurar el control de la situación y reducir los riesgos asociados.

El propósito de esta guía es el de establecer la secuencia de acciones a realizar en el escenario de la emergencia para el control del riesgo en caso de emergencia, desde antes de llegar a la zona de impacto.

Recursos Necesarios

  • Luces giratorias o intermitentes.
  • Linternas para control de tráfico.
  • Traje completo manga larga con bandas
  • reflectivas o chalecos reflectivos.
  • Conos de señalización.
  • Cintas de señalización.
  • Torres de iluminación portátiles.

Descripción Detallada

Antes de llegar a la zona de impacto:

Las acciones de prevención deben comenzar desde desplazamiento mismo de las personas o grupos de atención de la emergencia. Hay acciones previas de preparación que pueden conducir a una reducción del riesgo, tales como:

Identificación

El porte de emblemas y prendas que identifiquen claramente las características del grupo de respuesta, así como la uniformidad de la tripulación, su documentación, el seguimiento de las normas establecidas para vehículos de emergencia (color, señalización, luces de emergencia) y el uso de la indumentaria adecuada según el terreno, son algunas medidas que pueden reducir el riesgo inherente al desarrollo de operaciones en el terreno.

Autoprotección

La integridad del personal de atención prehospitalaria es una prioridad en el manejo de operaciones de emergencia. Antes de llegar al lugar del evento, se debe verificar la presencia o no de otras entidades de socorro, seguridad o grupos comunitarios, así como hacer una estimación visual de las condiciones del terreno y la presencia de posibles riesgos.

Al Llegar a la Zona de Impacto

La atención de un evento deberá estar basada siempre en proteger, informar y socorrer, utilizando en primer lugar todas las medidas de protección a los afectados con el fin de evitar aumentar sus lesiones.

Valoración Inicial

Al momento de llegar a la zona de impacto, el responsable o coordinador del equipo debe realizar una inspección rápida del lugar, evaluando la naturaleza del evento, las condiciones de seguridad del entorno y la magnitud estimada, y hacer de inmediato en respectivo reporte al centro regulador o a la central de comunicaciones.

Ante la presencia de otras entidades, se debe apoyar la coordinación interinstitucional y ponerse a órdenes de quien coordina de acuerdo con la capacidad de respuesta y la competencia específica.

Si le corresponde liderar el manejo inicial de la atención de la emergencia, procurar coordinar, delegar y supervisar las acciones que sean prioritarias.

Ubicación del Vehículo de Emergencia

Una vez la tripulación se baje del vehículo en el lugar más cercano a la zona de impacto, si las condiciones de seguridad lo permiten, el vehículo debe ser ubicado en el lugar más seguro, tanto para el personal de atención prehospitalaria como para los heridos y para el propio vehículo, manteniendo activadas todas las señales luminosas hasta que se retiren del lugar del evento.

Si el evento presenta una pendiente, el vehículo debe ubicarse en la parte superior. Si se trata de una curva en carretera, debe interponerse el vehículo entre el escenario y una posible fuente de riesgo, evitando bloquear innecesariamente la circulación de otros vehículos.

En emergencias mayores, el personal de atención prehospitalaria, debe reportarse al puesto de avanzada respectivo en la zona de impacto o área crítica y el vehículo debe ubicarse en la central de transportes en el área táctica, a la espera de ser llamado para la evacuación de lesionados. Debe por tanto evitarse una concentración de vehículos en la zona de impacto, pues esto entorpecerá la labor de coordinación .in situ. de la emergencia.

Delimitación y Señalización

La labor de delimitación del área de riesgo la debe realizar el conductor usando señales luminosas, conos, cintas o banderas reflectivas, procurando dejar acceso a otros vehículos de emergencia.

La delimitación debe contemplar la zona de impacto o área crítica (al interior de la cual sólo debe acceder los grupos de salvamento y rescate), el puesto de avanzada (en el límite de la anterior), lugar donde se ubica en primer nivel de mando y la zona de seguridad, que permita limitar el acceso de curiosos y personas no necesarias para el manejo de la emergencia.

Funciones del Personal

La intervención en la zona de impacto debe coordinarse con todas las entidades que hagan presencia en la misma para atender el evento. En ocasiones suele haber más recursos de los necesarios en comparación con la magnitud del evento. Debe aplicarse en todo momento las normas de bioseguridad, tanto para la tripulación como par los lesionados.

El control del tránsito y del orden público compete a los organismos de seguridad del Estado, por lo que su función debe limitarse a prestar apoyo en caso necesario, sin pretender desplazar su función.

Si se trata de la primera tripulación, deben asignarse funciones precisas a los tripulantes, de manera que puedan cubrirse las acciones prioritarias en espera del apoyo de otras unidades. Una vez llegue el apoyo, se pueden mantener las funciones que se detallan a continuación, distribuyendo el área para cada unidad, dependiendo de la cantidad y calidad de apoyo que llegue al sitio del evento. Se debe por tanto informar a la central de comunicaciones la necesidad o no de apoyo adicional, para evitar la congestión en el lugar y la duplicación de esfuerzos.

En la tabla 1 se plantean las funciones que podría desempeñar el personal de una tripulación en la zona de impacto, teniendo en cuenta el desplazamiento de cuatro personas por tripulación. Estas funciones deben ser flexibles y dependerán en todo caso de un sinnúmero de condicionantes. Sin embargo, puede servir de guía preliminar para la organización de la atención en el sitio de la emergencia.

TABLA 1: DISTRIBUCIÓN DE FUNCIONES DEL PERSONAL DE ATENCIÓN PREHOSPITALARIA

 Funciones del Personal

Casos Especiales

Evaluación de Riesgos

Al evaluar los riesgos existentes en el lugar de la emergencia, se debe tener en cuenta tanto el evento en sí mismo, como las condiciones de tráfico, los espectadores y las vías de acceso.

Así mismo, pueden darse otros riesgos y amenazas conexas tales como:

Riesgo eléctrico: caracterizado por la caída de cables eléctricos dentro del escenario de emergencia.

Riesgo químico: cuando se está ante la presencia de materiales peligrosos.

Riesgo biológico: cuando se está ante la presencia de material biológico peligroso.

Amenaza de incendio o explosión: cuando se ha iniciado un incendio o existe la posibilidad de explosión en la escena.

Amenaza de origen antrópico: cuando por causa del evento se producen peleas o riñas en el escenario de la emergencia, o en lugares con presencia de actores armados.

Amenaza de colapso de estructuras: cuando se está ante le presencia de estructuras que corren peligro de colapsar.

Control de factores de riesgo y amenazas conexas

Dependiendo de los factores de riesgo y de las amenazas conexas se debe determinar la competencia para controlarlos. Si se considera competente para controlar todos los factores de riesgo existentes y poseer el equipo necesario, siga los procedimientos de aseguramiento del área propios de cada evento y reubique el vehículo a la mayor distancia contemplada en dichos procedimientos.

Si no es competente, permanezca dentro del vehículo y alerte a las entidades competentes.

Control del público

Uno de los factores que pueden dificultar el manejo adecuado de la emergencia lo constituye la presencia de espectadores en la escena, para lo cual debe procurarse su ubicación fuera de la zona de impacto o área crítica.

Iluminación

En algunas ocasiones, especialmente en horas de la noche, es importante que la zona de impacto se encuentre debidamente iluminada, para lo cual deben emplearse torres portátiles de iluminación acondicionadas a los vehículos de emergencia a fin de garantizar suficiente luz para el adecuado desarrollo de las operaciones.

Aseguramiento Específico del Área

Accidente de tránsito

En estos casos, además de las normas generales antes descritas, se debe procurar el aseguramiento del (los) vehículo(s) accidentados, desconectando el contacto o la batería de los vehículos implicados en el accidente, inmovilizando y asegurando el vehículo o vehículos accidentados.

Se debe comprobar el posible derrame de gasolina y aceite, señalizando su existencia y pedir la colaboración de los espectadores para que los cubran con tierra o arena, mientras se cuenta con el apoyo de unidades contraincendio.

No fumar ni permitir que se haga en las proximidades del accidente. En la noche utilizar las luces del vehículo e iluminar la zona de impacto o pedir que los otros conductores la iluminen con sus vehículos.

En caso de niebla extremar la protección, la señalización y la iluminación.

Si existe fuego en los vehículos y no se encuentran los bomberos en el lugar, tratar de apagar el mismo por medio del extintor de polvo de nuestro vehículo. Si aún no están presentes las autoridades de tránsito y se cuenta con las suficientes unidades asistenciales, se deber á regular el tráfico hasta su llegada o se pedirá e indicará la forma de hacerlo a los espectadores presentes. Sólo se deberá ingresar a los vehículos una vez se determine la seguridad de los mismos y se tenga la seguridad mínima necesaria para las acciones de socorro.

Accidente aéreo

Se deben poner las unidades a disposición de las autoridades aeronáuticas o de bomberos aeronáuticos; éstos aplicarán lo estipulado en el plan de emergencias de cada aeropuerto con los grupos de apoyo y ayuda mutua.

En el caso de accidentes aéreos en plataforma de aeropuertos, debe esperarse la autorización expresa de ingreso por parte del inspector de rampa respectivo.

Incendio

En estos casos corresponde a las unidades contraincendio la valoración y control de los riesgos conexos. Ante la posibilidad de presencia de materiales peligrosos, se deben extremar las medidas de seguridad y el porte de equipos de protección personal y bioseguridad.

Se debe observar especial cuidado en la ubicación de los vehículos de emergencia y la presencia y dirección del viento, ya que esto puede conducir al avivamiento de las llamas y la dispersión de humo y gases tóxicos. La distancia de seguridad para el estacionamiento de los vehículos se incrementa de forma proporcional a la magnitud del evento. En estos casos las labores de rescate se anteponen a la asistencia a los lesionados.

Entorno hostil

Siempre que se sospeche una situación anómala, se deben extremar las medidas de seguridad para el personal, según se detalla en la Guía sobre Atención de Situaciones Críticas.

Lecturas Recomendadas

1. Morra, Antonio. Odento, Lorenzo. Desastre Medicine: from alarm to evacuation. En: emedicine.com
2. Alvarez, C. et al. Seguridad y control del lugar del accidente. Monografía. Revista Jano 1985.
3. ASTM F-30 Committe. Estándar guide for planning and response to a multiple casualty incient. Book of standars. 1.996. 219-32.
4. Palomino, Paco et al. Organización del entorno en incidents con múltiples víctimas. Cantabria. Documentode Internet.
5. Grant, Harvey. Vehicle Rescue: A system of operations. Delaware State Fire School. Maryland.
6. Torres Aguilera, Rolando. Aseguramiento de Areas en Accidente Automovilistico. Documento de Internet. Febrero, 2001.
7. www.copeco.hn/publicaciones_archivos/ FOSIDERE/Protocolo%2010 – 51k 8. Precauciones de Seguridad. Documento de Internet: http://www.tc.gc.ca/canutec/erg gmu/sp/ Precauciones_de_seguridad

Índice Atención Médica Montaje del Módulo de Estabilización

PUBLICACIONES RELACIONADAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*