GUÍAS ALIMENTARÍAS GESTANTES

 

IMPORTANCIA DE LA EDUCACIÓN NUTRICIONAL EN LA APLICACIÓN DE LAS

GUÍAS ALIMENTARÍAS BASADAS EN ALIMENTOS (GABA)

 

El personal de las instituciones de salud, adecuadamente capacitado y motivado acerca de los beneficios de la alimentación saludable, tiene la ventaja del contacto directo con las personas atendidas y, por lo general, representa una autoridad que es escuchada y respetada por la población. El prestigio técnico del sector salud avala la credibilidad y uniformidad de los mensajes. Mejorar las habilidades educativas y de comunicación del personal de salud en aspectos de nutrición y alimentación representa una valiosa inversión para aumentar la efectividad de sus intervenciones con gestantes y madres en lactancia.

 

Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF

 

El programa Hogares Comunitarios de Bienestar en su modalidad “Familia, Mujer e Infancia” -FAMI- agrupa un gran número de gestantes y madres en lactancia de los estratos socioeconómicos 1, 2 y 3 en todo el país. Realiza con estos grupos actividades de orientación y atención preventiva, con el fin de mejorar la función socializadora de la familia, propiciar el desarrollo integral de sus miembros y fortalecer la responsabilidad de los padres y madres en la formación y cuidado de sus hijos.

 

Las características de este programa hacen que se constituya en un medio efectivo para implementar las Guías Alimentarias de la gestante y madres en lactancia, como un ingrediente educativo nutricional de este grupo de población, y tomar medidas alimentarias preventivas o correctivas en forma oportuna.

 

Sector educativo

 

La enseñanza de nutrición y alimentación en la escuela representa una manera eficiente y efectiva de intervenir en forma oportuna a un amplio sector de la  población, que incluye no sólo a niños, niñas y jóvenes, sino también a maestros, a sus familias y a la comunidad de la que forman parte. Las estrategias más efectivas han abordado la situación nutricional de manera integral, interviniendo la venta de alimentos al interior de los establecimientos, los programas de educación física y la participación activa de la familia y el hogar, todos estrechamente relacionados con la posibilidad de lograr comportamientos saludables.

 

Medios masivos de comunicación

 

Debido a su amplia cobertura, la radio, la televisión, la prensa y los impresos producen un importante impacto sobre las conductas alimentarias de gran parte de la población. El notable incremento del consumo de los alimentos que cuentan con apoyo publicitario, principalmente a través de la televisión, como los de paquete, las bebidas y las comidas rápidas, es la mejor demostración de esta realidad.

 

Lamentablemente el tipo de productos promocionados corresponde en su mayor parte a aquellos alimentos considerados “de riesgo” por su alto contenido de grasas totales, grasas saturadas, azúcar y sal. La promoción de alimentos saludables a través de estos medios, utilizando correctas estrategias de mercadeo, incrementa el consumo de productos saludables como el yogur o los cereales enriquecidos, además que permite suponer que serían igualmente efectivos para mejorar el consumo de verduras, frutas y otros alimentos saludables.

 

 

Industria y comercio de alimentos

 

El acceso a la gran variedad de alimentos que hoy pone a disposición la industria alimentaria, así como la competitividad en los precios, son aspectos importantes que inciden en las conductas alimentarias. Otro aspecto que está cambiando los hábitos de consumo es la alimentación fuera de casa de los preescolares en los jardines infantiles, los escolares y adolescentes en las escuelas y colegios y los adultos en sus sitios de trabajo. Esta situación hace pensar que las estrategias educativas para implementar las Guías Alimentarias deben cubrir estos sitios en donde se proveen alimentos a los distintos grupos de población y especialmente a las gestantes y madres en lactancia, que por tener aumentadas sus necesidades nutricionales requieren aumentar la cantidad y calidad de los alimentos y el número de comidas.

 

Por todo lo anterior, la implementación de las Guías Alimentarias basadas en alimentos, requiere gran dedicación al desarrollo de mensajes y estrategias educativas, para lograr cambios en las conductas alimentarias conducentes a mejorar la situación nutricional y alimentaria de las gestantes y madres en lactancia, y a prevenir los efectos nocivos de las deficiencias nutricionales.

 Haga su consulta por tema

| PRINCIPAL MEDICINA |