|Monday, November 24, 2014

Marco Conceptual para Dermatitis de Contacto Ocupacional  

6. Marco Conceptual: Definiciones y Características Clínicas de las Enfermedades Asociadas

6.1 Definiciones

• Dermatitis de contacto alérgica. Grupo de procesos inflamatorios cutáneos, agudos o crónicos, de causas exógenas, como las sustancias capaces de producir sensibilización cutánea mediante procesos de hipersensibilidad celular cuando entran en contacto con la piel. Es el prototipo cutáneo de reacción de hipersensibilidad retardada mediada por células específicas para el antígeno (tipo IV).

• Dermatitis de contacto irritativa. Se define como un grupo de procesos inflamatorios cutáneos no inmunoespecíficos, agudos o crónicos, de causa exógena, desencadenados por la exposición única o repetida de la piel a un irritante físico o químico tóxico para los queratinocitos.

Los anteriores desenlaces corresponden a los siguientes códigos de la CIE-10:

• L20: dermatitis atópica.
• L23: dermatitis alérgica de contacto.
• L24: dermatitis de contacto por irritantes.
• L25: dermatitis de contacto, forma no especificada.

6.2 Fisiopatología y Etiopatogenia

Se define dermatitis de contacto como la respuesta de la piel a un agente exógeno. Clásicamente se ha dividido en dos grandes grupos: irritativa y alérgica, dependiendo de si la respuesta es mediada o no por la producción de anticuerpos específicos. Es una causa importante de enfermedad de origen ocupacional.

6.2.1 Dermatitis de Contacto Irritativa

La dermatitis de contacto irritativa es el resultado de la exposición cutánea a un irritante sin que medie una respuesta alérgica. Su aparición y presentación clínica depende de múltiples factores internos y externos. Puede ser clasificada en diferentes clases:

• Dermatitis de contacto irritativa aguda: se presenta luego del contacto de la piel con un irritante fuerte y puede afectar a cualquier individuo. Su espectro de gravedad es variable, incluso es posible que se presente como un cuadro de quemadura grave. En casos más leves, sin embargo, se observa un área de dermatitis usualmente bien delimitada. La curación depende de la gravedad del proceso, pero es usualmente completa, a menos que haya nuevo contacto con el irritante.

• Dermatitis de contacto irritativa aguda retardada: se presenta luego del contacto con el irritante, pero la reacción se observa luego de 8 a 24 horas. El diagnóstico diferencial se plantea con dermatitis de contacto alérgica, pero se descarta por la prueba de parche. El síntoma predominante es el prurito y su pronóstico es bueno.

• Reacción irritativa: es más frecuente en trabajadores en contacto con irritantes leves o humedad. Se presenta al inicio de su trabajo y tiende a ser monomorfo (más frecuentemente eritema). Se puede curar con “endurecimiento” cutáneo o ser el inicio de una dermatitis de contacto.

• Dermatitis de contacto irritativa crónica: se presenta cuando la piel se expone reiteradamente a un irritante (pueden ser húmedos como agua, jabón, detergente, solventes, ácido o álcalis, o secos como factores ambientales tipo baja humedad calor, aire o polvo). La dermatitis se vuelve persistente y crónica (mayor de seis semanas). Clínicamente se presenta como resequedad y eritema seguido de engrosamiento y formación de fisuras. Se desarrolla después de tiempo variable de exposición y clínicamente es imposible de diferenciar de la dermatitis de contacto alérgica, a menos que se realicen pruebas de parche. El pronóstico es variable.

• Dermatitis de contacto irritativa traumática: se observa en un área cutánea que ha tenido quemadura, laceración o dermatitis irritativa aguda severa, y se caracteriza por eritema, vesículas, pápulas y dificultad de cicatrización.

• Dermatitis no eritematosa o suberitematosa: en estadios tempranos de dermatitis irritativa no se observa daño, pero este puede ser comprobado con técnicas de bioingeniería. Clínicamente se expresa como sensación de ardor y prurito sin cambios clínicos.

• Dermatitis por fricción: se desarrolla por contactos con fricción leves que producen eritema, descamación, fisuras y prurito en el área friccional. Ocupacionalmente se ha asociado al contacto con el papel.

6.2.1 Dermatitis de Contacto Irritativa

La dermatitis de contacto irritativa es el resultado de la exposición cutánea a un irritante sin que medie una respuesta alérgica. Su aparición y presentación clínica depende de múltiples factores internos y externos. Puede ser clasificada en diferentes clases:

• Dermatitis de contacto irritativa aguda: se presenta luego del contacto de la piel con un irritante fuerte y puede afectar a cualquier individuo. Su espectro de gravedad es variable, incluso es posible que se presente como un cuadro de quemadura grave. En casos más leves, sin embargo, se observa un área de dermatitis usualmente bien delimitada. La curación depende de la gravedad del proceso, pero es usualmente completa, a menos que haya nuevo contacto con el irritante.

• Dermatitis de contacto irritativa aguda retardada: se presenta luego del contacto con el irritante, pero la reacción se observa luego de 8 a 24 horas. El diagnóstico diferencial se plantea con dermatitis de contacto alérgica, pero se descarta por la prueba de parche. El síntoma predominante es el prurito y su pronóstico es bueno.

• Reacción irritativa: es más frecuente en trabajadores en contacto con irritantes leves o humedad. Se presenta al inicio de su trabajo y tiende a ser monomorfo (más frecuentemente eritema). Se puede curar con “endurecimiento” cutáneo o ser el inicio de una dermatitis de contacto.

• Dermatitis de contacto irritativa crónica: se presenta cuando la piel se expone reiteradamente a un irritante (pueden ser húmedos como agua, jabón, detergente, solventes, ácido o álcalis, o secos como factores ambientales tipo baja humedad calor, aire o polvo). La dermatitis se vuelve persistente y crónica (mayor de seis semanas). Clínicamente se presenta como resequedad y eritema seguido de engrosamiento y formación de fisuras. Se desarrolla después de tiempo variable de exposición y clínicamente es imposible de diferenciar de la dermatitis de contacto alérgica, a menos que se realicen pruebas de parche. El pronóstico es variable.

• Dermatitis de contacto irritativa traumática: se observa en un área cutánea que ha tenido quemadura, laceración o dermatitis irritativa aguda severa, y se caracteriza por eritema, vesículas, pápulas y dificultad de cicatrización.

• Dermatitis no eritematosa o suberitematosa: en estadios tempranos de dermatitis irritativa no se observa daño, pero este puede ser comprobado con técnicas de bioingeniería. Clínicamente se expresa como sensación de ardor y prurito sin cambios clínicos.

• Dermatitis por fricción: se desarrolla por contactos con fricción leves que producen eritema, descamación, fisuras y prurito en el área friccional. Ocupacionalmente se ha asociado al contacto con el papel.

• Misceláneo: dermatitis de contacto irritativa aerotransportada, en la cual el empleado tiene contacto con una sustancia irritante dispersada en el aire y produce una clínica similar a dermatitis alérgica aerotransportada. La fitofotodermatosis representa una respuesta de la piel al contacto con un vegetal y la luz ultravioleta. Ocupacionalmente puede presentarse en manipuladores de vegetales y alimentos.

Índice Dermatitis OcupacionalDermatitis de Contacto Alérgica

PUBLICACIONES RELACIONADAS

Leave a Reply

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*

Current ye@r *