REVISTA DE ENFERMERÍA 

 

Modelos y teorías de enfermería

Modelo de adaptación. Calista Roy, en su teoría, describe el concepto de "adaptación" de una persona como un punto en constante cambio, constituido por estímulos focales, contextuales y residuales que representan el estándar propio de la persona y al que se puede responder y/o reaccionar adecuadamente, con respuestas adaptativas a problemas desencadenados por situaciones relacionadas con carencias o excesos de necesidades.

En este caso es adaptarse a diagnósticos de enfermería, relacionados con la integridad del niño, su crecimiento y desarrollo.

Modelo de salud. Descrito por Margareth A. Newman, se basa en los siguientes conceptos: movimiento, tiempo, espacio y conciencia. Todos ellos están relacionados. La autora sostiene que el movimiento produce, y sin él no existe realidad manifiesta. Utiliza el ejemplo de la persona cuya movilidad ha sido restringida por patologías estructurales o psicológicas, y debe adaptarse a un ritmo de movimiento alterado.

El tiempo y el espacio guardan una relación complementaria. Cuando nuestro espacio vital disminuye como sucede por ejemplo, a través de la inmovilidad física o social, nuestro tiempo aumenta. La conciencia la define como la capacidad informativa del sistema y se manifiesta en la cantidad y calidad de interacción con el entorno. La expansión de la conciencia es la esencia de la vida y por ende, de la salud. En este modelo el tiempo incluye un sentido de perspectiva temporal, es decir, una orientación hacia el pasado, el presente y el futuro, pero se centra principalmente en el tiempo.

Teoría de déficit de autocuidado. Dorotea Oren define el autocuidado como una contribución constante del ser humano a su propia existencia, a su salud y a su bienestar continuo. El autocuidado es la práctica de actividades que los individuos realizan a favor de sí mismos para mantener la vida, la salud y el bienestar.

La demanda de autocuidado terapéutico se refiere a la totalidad de acciones que deben realizarse durante un cierto tiempo para satisfacer los requerimientos, mediante la utilización de métodos válidos y acciones relacionadas con el tratamiento.

Agencia de autocuidado es el poder de un individuo para dedicarse a actividades estimativas y de producción esenciales para su cuidado. Supone tres connotaciones: agente, persona que toma medidas; agente de autocuidado, es el proveedor del cuidado, y agente de cuidados dependientes, es el proveedor de cuidados a bebés, niños o adultos dependientes.

El déficit de autocuidado es la relación entre la agencia de cuidados y la demanda de esta acción terapéutica, en la que la primera no es adecuada para afrontar la demanda, determina cuándo y por qué se necesita el cuidado de enfermería.

Teorías de mediano rango. Para el escenario hospitalario las que tienen mayor aplicabilidad son las teorías de mediano rango, que la literatura de enfermería las describe como comprobables e intermedias en su ámbito, adecuadas en fundamento empírico: ni muy amplias ni muy estrechas, circunscritas y sustantivamente específicas.

Merton propone que las teorías de mediano rango se usen para apoyar la práctica, basada en la búsqueda empírica, donde se reconozca el quehacer, se identifiquen problemas de los pacientes, los posibles resultados sin la asistencia de enfermería y los efectos de las intervenciones de ésta.

Las teorías de mediano rango tienen las siguientes características: su función primaria es explicar y predecir un fenómeno (concepto), el cual debe ser lo suficientemente abstracto para ser aplicado en diferentes lugares y con diferentes problemas, es decir, deben ser fenómenos observables, donde se implique la habilidad de definir y capturar un aspecto de la experiencia con instrumentación válida y confiable, que permita predecir resultados que puedan ocurrir y explicar la relación entre el diagnóstico, la intervención y el resultado.

Los abordajes para generarlas son inductivos, construidos a través de la investigación, deductivos de grandes teorías de enfermería, sintetizados en investigaciones públicas y desarrollados en guías clínicas prácticas.

Entre los más comunes podemos enumerar: Incertidumbre en la enfermedad, síntomas desagradables, pena crónica, fin de la vida en paz, sin hogar y sin esperanza, secretos peligrosos y rechazo al compromiso, resistencia, propia trascendencia, facilita crecimiento y desarrollo, ruptura cultural, cuidado obstétrico en enfermería, manejo del dolor agudo, balance entre analgesia y efectos colaterales, intervención musical individualizada para agitación.

El ejemplo más práctico de uso en el escenario hospitalario sería el de la "Teoría de los síntomas desagradables", que son los llamados de cuidado más evidentes, cuando el paciente está hospitalizado.(2)

Teoría de síntomas desagradables. Fue propuesta como medio para integrar la información existente acerca de una variedad de síntomas.

Fue desarrollada a través de un esfuerzo colaborativo de investigadores que están también comprometidos en la práctica clínica.

Tiene tres componentes mayores: los síntomas que el individuo está experimentando, los factores influyentes que aumentan o afectan la naturaleza de la experiencia del síntoma y las consecuencias de la experiencia del síntoma.

Los síntomas son de vital importancia en el cuidado de enfermería. Son los indicadores percibidos del cambio en el funcionamiento normal como lo experimentan los pacientes. Cada síntoma se conceptualiza como una experiencia multidimensional, que puede conceptualizarse y medirse separadamente o en combinación con otros síntomas. Se pueden caracterizar con dimensiones comunes en poblaciones clínicas: intensidad, se refiere a la severidad, fuerza o cantidad del síntoma que experimenta, siendo fácilmente cuantificable; coordinación, se refiere a la duración, frecuencia de la ocurrencia, grado de incomodidad y molestia, nivel percibido de angustia y calidad. Se asume que estas dimensiones son separadas, pero relacionadas la una con la otra.

Los factores influyentes. Se identifican tres categorías de variables como influyentes: la ocurrencia, que es el momento que condiciona la aparición del síntoma, la intensidad, que ya se describió y la calidad, que está condicionada por los factores fisiológicos, psicólogicos y situacionales.

Los fisiológicos son los procesos de alteraciones patológicas, de la funcionalidad de los sistemas y del sustrato energético (la nutrición).

Los factores psicológicos son el estado mental (depresión), la reacción al estado de la enfermedad (apoyo social).

Los factores situacionales que involucran el estilo de vida son las experiencias personales.

Consecuencia de la experiencia del síntoma. Es el componente final de la teoría de los síntomas desagradables, es la realización, el "resultado o efecto de la experiencia del síntoma", incluye actividades cognitivas y funcionales. Actividad física, actividades de la vida diaria, sociales e interacciones; actividades cognitivas que incluyen concentración y resolución de problemas.

El uso de la teoría en la práctica: es clínicamente aplicable, útil en servicios de urgencias, cuidado intensivo y hospitalización, desarrolla escalas de valoración en pacientes cardíacos e incluye no sólo la intensidad de los síntomas, sino su duración, angustia y calidad del "dolor", "la disnea" y "la angustia", entre otros.

Así concluimos que su aplicabilidad puede generar la estructuración de guías de cuidado de enfermería y/o protocolos.

Promoción de la salud. Desde el punto de vista general, la promoción de la salud consiste en proporcionar los medios necesarios para mejorar la salud y ejercer mayor control sobre la misma. Para ejercer este control un individuo o grupo debe ser capaz de identificar y realizar sus aspiraciones, de satisfacer sus necesidades y de cambiar o adaptarse al medio ambiente. Las herramientas básicas son: educación, comunicación y participación social; las cuales se usan con el fin de modificar o adaptar los estilos de vida para mantener la calidad de vida.(3)

Apoyo social - red social. La red social es definida como el conjunto de relaciones de un individuo o como el conjunto de reglas entre un grupo de personas. La red puede ser descrita desde el punto de vista de la composición o número de personas, como también por el contenido de relaciones (amistades o parentesco).

El apoyo social es el soporte que percibe el individuo; puede estar fuertemente asociado con los resultados del estado de salud, porque es la indicación más directa del apoyo proporcionado por una persona. El apoyo social puede tener una variedad de componentes, cada uno cumple con una diversidad de funciones. El apoyo emocional incluye intimidad, habilidad para confiar en el otro y un sentimiento de afecto, que contribuye a dar a una sensación de ser cuidado por otro y de pertenencia a un grupo. El apoyo tangible involucra, de forma directa, ayuda o servicios, incluida la provisión de dinero o comida: se constituye en una función cuidadora. El apoyo informativo incluye proporcionar consejo o información para ayudar en la solución de problemas y ofrece retroalimentación respecto al progreso del individuo.(4)

 

RESULTADOS

Se concentraron en un grupo de 80 familias pertenecientes a la Asociación Colombiana de Fibrosis Quística, de las cuales 50 están inscritas a la I.P.S. del ISS, en la Clínica Jorge Bejarano.

Los porcentajes que se describen a continuación fueron determinados en un grupo de 25 familias, el resto de características descritas se determinaron con dinámicas diferentes como talleres y conversatorios.

Características del grupo

En su mayoría son familias de tipo nuclear, con modificaciones particulares de separación, que representan a mujeres solas con apoyo de la familia extensa.

El 70% corresponde a niños menores de 7 años y el 30% a mayores de 7 años, esto determina que las necesidades de cuidado sean más dependientes de los cuidadores, que en su mayoría son las madres. El 5% no cuenta en la actualidad con los servicios de una I.P.S.

La mayoría fueron diagnosticados en el primer año de vida, lo cual ha permitido un mejor afrontamiento, representado en la conformación de un grupo, que actualmente es la "Asociación de Padres de Familia de Fibrosis Quística"

Estilos de vida

En el 82% de las familias el estilo de vida cambió desde que conocieron el diagnóstico: cambios que fueron condicionados por centrar la atención en un solo miembro de la familia, impacto e incertidumbre de la evolución de la enfermedad, manejo de tratamientos de difícil acceso, relacionado con las condiciones económicas y por no contar con servicios especializados, además de las continuas crisis emocionales.

En relación con los hábitos alimenticios e higiénicos, 70% de los niños mayores de 7 años se desarrolla en forma independiente, no requieren apoyo directo de sus cuidadores; en los niños menores de 7 años, 57% requiere una asistencia total, el resto son asistidos ocasionalmente, siendo relevante la asistencia alimenticia, dadas las alteraciones nutricionales que genera la enfermedad.

El manejo del autocuidado se condiciona en 70% con demandas de la enfermedad, 20% con problemas personales y el resto con una marcada sobreprotección. Se evidencian dificultades en el manejo de la enfermedad relacionadas, en orden de prioridad, con el manejo de medicamentos, complicaciones de la misma enfermedad, desconocimiento, tiempo requerido para el cuidado directo, angustia e incomprensión familiar.

Afrontamiento de la enfermedad

Los sentimientos que ha generado la enfermedad en el 42%, son de resignación, responsabilidad, fe y amor. El 36% rabia, tristeza, dolor, culpa y depresión, el 22% angustia, cansancio, preocupación, miedo, negación y desconcierto.

El 80% manifiesta tener dificultades que le producen angustia, las cuales están relacionadas con los signos y síntomas manifestados por la enfermedad, como las frecuentes infecciones respiratorias, la diarrea y la desnutrición.

El 60% manifiesta tener conocimiento acerca de la enfermedad, en el resto se evidencia desconocimiento parcial y negación. La información que reciben es suministrada, en su mayoría, por profesionales de la salud, en especial médicos, el resto, que es un mínimo porcentaje, la obtiene por otros padres y consultas a medios como libros e Internet.

Apoyos

Cuentan con los servicios de una I.P.S. 80% acude a ésta en situación de crisis, el resto acude a otros centros. 50% se siente satisfecho con el servicio, el resto tiene dificultades relacionadas con oportunidad y pertinencia en el momento que solicita ayuda, disponibilidad de medicamentos, desconfianza en el manejo de la enfermedad, espacios físicos inadecuados, organización administrativa y acceso a los especialistas.

En relación con el cuidado de niños, 45% de ellos son cuidados por los padres, 32% por empleadas y vecinas y un 23% por otros familiares.

El apoyo familiar que reciben, en su mayoría, es emocional y asistencial, sólo en un mínimo porcentaje es económico.

Necesidades de cuidado
de enfermería

El apoyo del personal de enfermería lo perciben cuando el niño está hospitalizado, la mayoría lo identifica como soporte terapéutico: solicita mayor acercamiento y reconocimiento, hay un énfasis importante en la necesidad de un cuidado ambulatorio, seguimiento en consulta y cuidado en el hogar.

Con dinámicas grupales se determinaron:

• Necesidades educativas en temas como: administración de medicamentos, conocimiento de la enfermedad por parte de los niños, medios de diagnóstico, manejo de signos y síntomas
• Solicitud de personal de enfermería idóneo en el manejo de la enfermedad
• Actitudes que demuestren una auténtica presencia y un cuidado más humano
• Cuidado en casa que apoye el tratamiento, en especial la administración de medicamentos
• Durante la hospitalización solicitan un cuidado más personalizado y oportuno.

 

 Haga su consulta por tema