REVISTA DE ENFERMERÍA

Medir las actitudes
de cuidado

El cuidado del paciente ha sido tradicionalmente visto por las enfermeras y el público como propio de la profesión de enfermería. Sin embargo, el incremento en la tecnología y especializaciones en diferentes áreas específicas ha contribuido a la despersonalización del cuidado de la salud en nuestra sociedad actual. Para mitigar esta pérdida de identidad es fundamental crear pequeñas o grandes investigaciones que involucre a los componentes del cuidado. Enfermería investiga en espacios de cuidado limitado. Leninger ha estudiado el cuidado desde una perspectiva de insignia cultural y ha desarrollado una taxonomía de constructo (crítica de cuidado). Bevis describe las variables que afectan las actitudes de cuidado, incluyendo cultura, valores, costos, tiempo, estrés y desarrollo personal.

Muchos teóricos han explorado la definición de cuidado y han querido saber cuáles son las actitudes de cuidado para las enfermeras y para los pacientes. Para las enfermeras se ha encontrado, según Ford, que términos como: ‘kerdadero interés”, “dado personalmente”, fueron identificados en un estudio realizado a 81 enfermeras profesionales; "escuchar” fue la actitud más frecuentemente asociada con el cuidado por parte de las enfermeras. Roy realizó una investigación con pacientes y encontró que para ellos las actitudes de cuidado tenían que ver con: “contacto, escuchar y entender al otro” siendo estos los factores más importantes en la satisfacción del cuidado.

  

Es necesario que los enfermeros entendamos que enfermería brinda cuidado de apoyo, cuidado higiénico, cuidado de catéteres, sondas etc., pero es necesario entender que cuidar a Don Pedro ... envuelve y comparte la experiencia y existencia humana, en lo que se refiere a la filosofía existencialista de Marcel y Buber (Reiman, Valliot, Watson). Para esto se requiere que la enfermera tenga una actitud de respeto hacia el ser humano y además requiere una relación transpersonal de humano a humano. Recordemos a Bevis , que decía: “cuidado demanda contacto, meterse dentro y que las actitudes y sentimientos estén acompañados de pensamientos”; por esto cuidado requiere: cuidado por y cuidado de.

Cuidar es la inmersión de sí mismo en beneficio de otro (persona, grupo o institución) fuera de ser considerado como un beneficio personal. En Enfermería cuidar es la inmersión en la persona, es desarrollar el potencial en otros en orden de promover un buen momento. El personal de enfermería podría incluir todas sus cualidades y habilidades humanas ya que no están limitados únicamente a transmitir el conocimiento, experticia, tiempo y energía emocional. El proceso, una herramienta de cuidado de enfermería, puede ser considerado en cuatro niveles:

1. Reconocimiento
2. Decisión
3. Acción de cuidado
4. Actualización

 

Reconocimiento

Es el primer estado, es reconocer la necesidad que se va a cuidar, envuelve la conciencia de la experiencia humana del otro desde una perspectiva existencial, es describir el YO-TU, de modo que no se disminuya el potencial de cuidar.

Decisión

Es el criterio de la enfermera para la toma de decisiones en la selección de las prioridades del cuidado, es la valoración de la persona al interior de la enfermera. También es buscar el momento oportuno para brindar el cuidado al paciente, por ejemplo el paciente que requiere la curación del catéter venoso central, pero que en ese momento tiene dolor, angustia o una charla con el sacerdote. La elección del buen momento para realizar nuestra actividad completa la fase.

Acción de cuidado

Incluye las acciones y actitudes de las enfermeras intentando promover el bienestar del otro; Gaut describe el cuidado como una serie de acciones.

 

Actualización

La experiencia del cuidado de enfermería es el último resultado del proceso del cuidado al paciente. La realización de cuidado es promover el crecimiento y satisfacción de ambos, la enfermera y el otro (el paciente). Cuando se quiere medir el proceso de cuidado de Enfermería específicamente, se pueden usar instrumentos validados y probados por otros, que permitan monitorear las actitudes de cuidado.

En el siguiente instrumento se especifican actitudes verbales y no verbales que han sido identificadas previamente y que han sido indicadores de cuidado significativos, por ejemplo, los usados en investigaciones realizadas por Field, Gardner y Wheeler , Larson, Reimon y Weiss. El instrumento chequeo de actividades de cuidado midela presencia o ausencia de acciones de cuidado, pero no cuantifica el grado de cuidado.

Los anteriores instrumentos fueron diseñados para ser usados conjuntamente para medir el proceso de cuidado. Los instrumentos pueden ser usados en un medio hospitalario con pacientes que posean destrezas cognitivas necesarias par contestar el instrumento. Un observador da el puntaje al chequeo de Actitudes de Cuidado, en el cual observa una interacción enfermera-paciente por un período de tiempo de 30 minutos. Cada actitud de cuidado en el chequeo es un puntaje clasificado, como presente o ausente. (Tabla 3)

Tabla 3. instrumento 1. Chequeo de Actitudes

Actitudes Verbales Ausente Presente Actitudes no Verbales Ausente Presente
* Responder verbalmente a una expresión importante     * Se sienta al lado de la cama    
* Explica los procedimientos antes de iniciarlos     * Tiene contacto con el paciente en los proicedimientos    
* Validez verbal al estado físico del paciente     * Sostiene la mirada durante la interacción con el paciente    
* Validez verbal al estado emocional del paciente     * Entra a la habitación del paciente a su solicitud    
* Comparte las observaciones personales o percepciones (revelación personal) en respuesta a expresiones relacionadas     * Preve comodidad física    
* Tranquiliza verbalmente al paciente durante el cuidado          
* Discute los tópicos relacionados con el común de los problemas de salud del paciente.          

Traducido, tomado y adaptado de McDaniel Anna. The Caring Process in Nursing Two Instruments for Measuring Caring Behaviors. Measurement of Nursing Outcomes. vol 4. Springer Publishing company. New York 1990 pp 22

 

 Haga su consulta por tema